Opinión

Los terroristas no descansan, señor John Kerry

El Secretario de Estado de EE.UU. afirmó este viernes que Al Qaeda está neutralizada horas antes de un mortífero ataque de la organización terrorista en Mali. Al mismo tiempo, el Estado Islámico tiene a Europa al borde de un ataque de nervios

Secretario de Estado de EE.UU., John Kerry
Secretario de Estado de EE.UU., John Kerry |

Alejandro Guevara |

Si hace unas horas advertimos sobre la necesidad de parar una guerra que ya está en marcha, este viernes reiteramos la alerta por los numerosos sucesos acontecidos en torno a las amenazas terroristas.

Desde cierto punto de vista algunas de las situaciones son hilarantes, aunque la seriedad de los hechos borra cualquier sonrisa.

Y digo hilarantes porque este día inició con unas declaraciones del secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, quien aseguró, según Reuters, que el grupo terrorista Al Qaeda está «neutralizado”.

Kerry basó su afirmación en la muerte de Osama bin Laden, la personificación del mal luego de los ataques terroristas a las Torres Gemelas de Nueva York el 11 de septiembre de 2001, día en que, por cierto, cambió el mundo para siempre.

Recordemos que Bin Laden fue ultimado por un grupo de Navy Seals en 2011 mediante un operativo realizado en su casa de Abbottabad, Paquistán. Y si bien se dio muerte al líder de esta organización, no significó esto que hubiera “fallecido” Al Qaeda.

Así, la vida le dio una bofetada al señor Kerry este mismo viernes y de forma terrible. Resulta que Al Mourabitoune, un grupo afiliado a Al Qaeda en el Magreb Islámico, atacó un hotel en Mali y dejó decenas de muertos. No, los terroristas no descansan, señor Kerry, y siempre serán pocos los esfuerzos para eliminarlos.

Acaso es por eso que la otra afirmación de Kerry en la que espera que EE.UU. acabe con el Estado Islámico “más rápido” que con Al Qaeda, se antoja ahora mismo poco probable, especialmente si analizamos la situación con la cabeza fría.

Lea además: La guerra mundial que debe ser detenida

Estado Islámico, un monstruo bien alimentado

Si se analiza un resumen hecho por el periodista Tim Anderson publicado por Global Research, una organización de noticias con sede en Canadá, se verá a las claras cómo y quienes apoyan al Estado Islámico.

Anderson reveló por adelantado contenido de su nuevo libro, “The Dirty War on Siria” (La guerra sucia en Siria). En él señala que naciones como Arabia Saudita, Turquía, Francia, Reino Unido, Catar, Israel y Estados Unidos son las que mantienen a este monstruo operando en Siria e Irak por el simple interés de los yanquis —los directores de esta orquesta— de derrocar el gobierno de Bashar al-Assad y apoderarse de los recursos de esa nación árabe.

En el caso de los sauditas, desde 2006 apoyaron la creación del EI para evitar que Irak se acercase a Irán en posiciones políticas. Desde allí fluyó el financiamiento inicial, mientras Turquía proveía de salvoconductos a los yihadistas para ingresar en suelo sirio.

Una vez que estallaron las revueltas en Damasco allá por 2011, el resto de las naciones mencionadas han tenido papeles diversos para armar a los “rebeldes”. ¿Recuerdan que los hoy confirmados como terroristas antes eran los “opositores” de Al Assad? ¿Por qué este cambio de postura por parte de Occidente?

Múltiples son las respuestas para esta interrogante, pero la más clara la tenemos hace una semana en París. 129 fueron los inocentes fallecidos ese día a manos de los terroristas. Si a este hecho unimos la caída del avión ruso Airbus A321 en el Sinaí egipcio, y los más recientes atentados en un mercado de frutas y verduras de Nigeria y un barrio de El Líbano, veremos que a estas “potencias” se les ha ido de las manos el juego.

Pero lo peor es que no piensan parar.

Francia testaruda, Europa histérica

El presidente Francois Hollande, aun cuando París trata de salir del shock provocado por los ataques terroristas, declaró que no piensa colaborar con Bashar al-Assad, pues este es parte del “problema” en Siria.

Al Assad, dando muestra de altura política, le ha respondido a Hollande que a él nadie lo escogió para decidir sobre los destinos de Siria, y hará caso a declaraciones como esta cuando sean “serias”, además de reiteró su voluntad al diálogo en igualdad de condiciones, relata una entrevista reseñada por Global Research.

Mientras esto sucede, Europa está al borde de un ataque de nervios. Este viernes fue desalojada la fábrica de Airbus en Toulosse por una amenaza de bomba. El incidente se produjo en el edificio C62 de una fábrica de montaje del consorcio aeronáutico, donde trabajan unas 200 personas, las cuales evacuaron de forma segura.

Según los medios franceses, esta alerta se debió a que en el inmueble había una caja con latas interconectadas que los vecinos estimaron como sospechosa.

Entretanto, el vuelo AB8787 de Air Berlin, que había partido desde la ciudad italiana de Catania hacia Dusseldorf, en Alemania, aterrizó de emergencia en su destino, aunque se desconocen las causas de esta alarma.

No muy lejos, en Roma, se desató el pánico en el hospital San Giovanni cuando un hombre armado con un rifle entró en la instalación sobre las 11 de la mañana por la puerta principal. El sujeto caminó por la recepción y luego se fue del hospital. Es actualmente buscado por las autoridades, que a esa hora estaban además en medio de otra amenaza terrorista.

Paralelamente a la alarma en el hospital, los cuerpos de seguridad italianos fueron advertidos sobre la existencia de una supuesta bomba en la estación del metro de Battistini, en Roma. La estación fue evacuada y el movimiento de trenes en la línea quedó interrumpido. Las fuerzas del orden que revisaron la zona no registraron anomalías en la estación. Unas horas después el servicio fue restaurado, informó el diario Corriere della Sera.

Este continuo caos ha provocado que el Consejo de la Unión Europea decida «reforzar el control de las fronteras exteriores de la comunidad, incluyendo a los beneficiarios del derecho de libre entrada».

Según el viceprimer ministro y el ministro de Seguridad Interior de Luxemburgo, Etienne Schneider, citado por la agencia TASS, la medida también afectará «a todos los titulares de pasaportes europeos que regresan a Europa».

Y es que contra el terrorismo, ya lo decíamos, cualquier medida es poca.

también te puede interesar