Opinión

No descansar ni un minuto

Nunca serán pocas las medidas a tomar para reducir la accidentalidad en nuestro país

Cruzada nacional
En esta cruzada nacional contra la accidentalidad, todos tenemos alguna participación |

Nivaldo Cantero Sardiñas |

Frecuentemente en los medios de comunicación masiva aparecen llamados para reducir la accidentalidad en el país. Campañas educativas, medidas contra conductores y peatones, aumento de la severidad en las multas a los infractores, planes especiales durante diferentes momentos del año, vinculados a momentos importantes dentro de la vida nacional, marcan las acciones que las autoridades emprenden para disminuir los accidentes de tránsito y sus consecuencias.

Y aunque podemos decir que los resultados están ahí, palpables en la disminución de la ocurrencia de esos sucesos, no podemos sentirnos satisfechos, pues aún queda mucho por obtener en este aspecto, que cobra cada año cientos de vida a la población nicaragüense.

Por ello, la nueva campaña promovida por el Gobierno Nacional, para hacer conciencia entre la población del país de la importancia de salvaguardar vidas mediante el cumplimiento de las leyes de vialidad, es otra de las tantas formas de influir en la sociedad para reducir en todo cuanto se pueda la ocurrencia de esos sucesos.

Cuando sucede un accidente de tránsito, son muchas las pérdidas. Las primeras y más importantes son las humanas, esas que lloramos, pues la vida de cualquier ser humano es lo más importante y en ello debemos pensar cuando salimos a manejar e ingerimos bebidas alcohólicas, sin meditar en las consecuencias de esos actos, que a la larga traen desgracia y desolación para muchas familias nicaragüenses.

A ello pueden agregarse las pérdidas materiales, que significan también recursos tirados por la borda por irresponsabilidad y desidia.

Otro tanto sucede cuando los vehículos no tienen las condiciones técnicas necesarias, o cuando transitamos entretenidos sin prestar la debida atención al cruzar una calle, una avenida, un camino.

No menos importante es lograr una conciencia en los peatones. Hoy, con el desarrollo de las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones, muchos utilizamos los teléfonos como equipos de música y, cuántas veces llevamos los audífonos puestos al transitar por cualquier calle sin prestar la debida atención o el claxon de alerta de los vehículos.

En esta cruzada nacional contra la accidentalidad, todos tenemos alguna participación. Las familias, las instituciones, tanto las educativas, como el resto de las que dependen el orden y la legalidad en el país, así como los medios de comunicación y cada ciudadano en particular.

No debemos olvidar que en esta materia no hay derecho a descansar mientras ocurra un accidente y provoque la pérdida de algún ser querido para alguna familia nicaragüense, esas a las que están dirigidas estas líneas, en la búsqueda de más felicidad y menos tristeza.

también te puede interesar