Opinión

Recuperar es volver a tener

La reutilización de los desechos es también una industria a la que prestar atención, que además es muy amigable con el medio ambiente

Reciclaje
|

Nivaldo Cantero Sardiñas |

Ahora que nos llega la noticia de que en Managua se evalúa un proyecto para la recuperación de desechos plásticos y reciclarlos, es bueno conocer el valor intrínseco que puede tener una idea como esa, a la cual puede apostarse por varios motivos.

La industria del reciclaje es muy prometedora en el mundo. Grandes compañías mueven altas cifras de dinero con empresas dedicadas especialmente a la recirculación y aprovechamiento industrial de los múltiples desechos generados por las industrias y la sociedad en general.

La basura, sin que se tome la expresión de manera despectiva, es también fuente y motor para el desarrollo. En muchos lugares, su recuperación significa una manera de devolver para su empleo miles de toneladas que antes iban a la quema o al entierro en los grandes vertederos.

Hoy, en algunos sitios, existe la conciencia de que muchos productos pueden ser reciclables y ser útiles si se les da un tratamiento adecuado.

Por ello, los informes que nos hablan sobre los propósitos de la alcaldía de Managua de evaluar un proyecto para el reciclaje de productos plásticos, debemos verlos como positivo por distintas razones.

Una primera está relacionada con la posibilidad de no desperdiciar restos de materiales de ese tipo que pueden ser reutilizables y que significan ahorros por cualquier lado que se mire. La materia prima que de ahí se extraiga disminuye el costo de la compra de una nueva para obtener un mismo producto.

Por otro lado, el daño al medio ambiente se reduce. No tiene que necesariamente ir a la contaminación de la tierra, o de las aguas o de otros lugares, un material que puede volver a aprovecharse en bien de la producción de productos para el uso en diferentes esferas de la vida social.

La idea de los solicitantes del proyecto es convertir el plástico que se recolecta en el relleno sanitario de Managua en combustible sintético o energía limpia, lo que sin dudas es también un aporte a la preservación de la vida en el planeta, en tanto es otra vía para la protección del medio ambiente.

Debe recordarse que años atrás, el Gobierno Sandinista que encabezan el Comandante Daniel y la Compañera Rosario, junto a una agencia española, construyó una planta procesadora de plástico, que además de resumir las bondades de protección medioambientales, garantiza hoy el trabajo honrado a varias familias del barrio Acahualinca, en lo que fuera la tristemente célebre La Chureca, un basurero que es mejor olvidar por los malos recuerdos que puede traernos.

Aquel proyecto, hoy consolidado, devolvió los derechos a una vida digna y sana a cientos de familias que antes vivían entre la basura, y que ahora tienen viviendas dignas, un entorno ambiental saludable, un trabajo digno, escuelas, Centros de Desarrollo Infantil (CDI), Centros de Salud y apoyo Psicosocial.

Ahora se debe esperar por la aprobación del proyecto para llevarlo a ejecución, pero mientras tanto es loable resaltar el alcance que pueden tener proyectos como este en lograr una energía limpia y renovable, otra contribución más del gobierno sandinista a detener el rápido deterioro ambiental que sufre el planeta.

Podrá pensarse que es algo pequeño lo que se piensa, pero las miradas deben ir más allá de la consecución de un proyecto concreto. Hay una intención que supera cualquier mirada estrecha y que nos pone sobre aviso de que hay una voluntad manifiesta en quienes dirigen hoy los destinos de Nicaragua de promover por todas las vías el cuidado de nuestro medio ambiente, amenazado por la desenfrenada producción de bienes y servicios incontroladamente en las cada vez más agobiantes sociedades de consumo.

Para nuestra suerte, en Nicaragua se comprende bien que recuperar, es volver a tener y en ello todos los ciudadanos debemos y, tenemos, que contribuir.

también te puede interesar