Opinión

Obama se acuerda del Estado Islámico

El Presidente de Estados Unidos afirma que la lucha contra los fundamentalistas islámicos será “efectiva” pero “tomará tiempo”

Presidente de Estados Unidos Barack Obama
Presidente de Estados Unidos Barack Obama |

Alejandro Guevara |

En una inusitada visita al Pentágono, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció este lunes que será “eficaz” la estrategia de su gobierno para liquidar al Estado Islámico (EI), aunque advirtió que esta lucha “tomará tiempo”.

Desde el Departamento de Defensa y reunido con una treintena de periodistas, el mandatario estadounidense trajo a la palestra pública declaraciones de amenaza contra un grupo terrorista cuyo origen apunta —según incontables análisis en la web— a una reacción en cadena de la propia política exterior de Washington.

Obama aseguró que la guerra contra el EI es una campaña a largo plazo, y adelantó que Estados Unidos podría intensificar sus incursiones bélicas en la zona para cortar el flujo de suministros allí donde operan los terroristas.

“Nuestra misión para mantener seguro a nuestro país, será difícil, tomará tiempo, habrá reveses al igual que progresos”, indicó. “Esto no es simplemente un esfuerzo militar. A las ideologías no las vencen las armas. Son derrotadas por mejores ideas”. Bonitas frases que no dejan de contradecirse.

Y es que se trata, en otras palabras, de la destrucción de infraestructura que hoy es operada por el EI en los territorios ocupados de Irak y Siria. Más pobreza para esas naciones, sin dudas.

Con estos augurios, Obama dejó claro además que Estados Unidos busca enfrentar de forma más directa a los yihadistas, luego de que transcurriese un mes de que su administración reconociera “que a Estados Unidos le faltó una estrategia integral para entrenar y equipar a las fuerzas iraquíes que intentan derrotar al EI en esa nación”, según recordó PL en un despacho.

No le queda de otra. Cuando los vientos electorales comienzan a ganar en intensidad en todo Estados Unidos, la presión de un Congreso mayoritariamente Republicano se hace sentir.

Por eso el Presidente y su equipo tratan de demostrar que tienen un plan para evitar que el grupo terrorista actúe más allá de Medio Oriente. Una labor, digamos, un poco ardua luego de que los tentáculos del fundamentalismo hayan anclado y con fuerza, por ejemplo, en África, con el grupo terrorista Boko Haram como un aliado fiel del EI.

Ahora la coalición que lidera Washington para enfrentar al grupo terrorista buscará continuar sus ataques aéreos, algo que Obama se encargó de recordar. El presidente afirmó que se han efectuado más de cinco mil ataques aéreos contra objetivos del EI, y que este perdió una cuarta parte de la zona que ocupaba cuando inició la ofensiva militar en agosto de 2014.

Al mismo tiempo, argumentó que muchos combatientes de la agrupación islámica se han desilusionado “por las tácticas brutales del grupo”, y señaló que las naciones del Medio Oriente no la apoyan.

En su discurso Obama afirmó que no se enviarán nuevas tropas a Irak, algo que levanta suspicacias, pues hace poco enviaron un contingente de 450 Marines a esa nación, desafiando a todas las encuestas.

A todas luces, el discurso de Obama hoy podría interpretarse de dos formas: por un lado van a enfrentar al EI, pero lo harán sin prisa por el complejo escenario a enfrentar. Cabe cuestionarse entonces ¿por qué no tiene prisa un país que en menos de dos meses afirmó que Saddam Hussein poseía armas de destrucción masiva para luego destruir a Irak de forma relampagueante?

Acaso el tiempo nos dará las respuestas. Lo cierto es que en medio de la retórica gubernamental estadounidense Irak continúa desangrándose y Siria está cada día más destruida por mantener su soberanía. Recordemos que, a fin de cuentas, el objetivo primigenio de Washington, antes de que el EI se hiciera “famoso”, es derrocar al presidente sirio, Bashar al Assad.

también te puede interesar