Opinión

La bandera del museo

Las ideas detrás de la bandera o al revés

Bandera confederada
Bandera confederada |

Manuel Segovia |

Una bandera, por sí sola, es solo un trozo de tela de unos o varios colores, con dibujos y en algunos casos, letras. No inspira nada. Es el simbolismo de cada una de sus partes lo que mueve o provoca sentimientos en las personas que la reconocen como pertenencia, que puede llegar a ser sagrada en dependencia del contexto en que se encuentre.

No conozco de alguien que se haya inmolado o asesinado a su vecino por ver deteriorarse o usar inapropiadamente la bandera de su escuela o de su equipo de fútbol.

Los vikingos llevaron a sus ejércitos a la guerra contra Inglaterra bajo la Merki (un tipo de bandera) o bajo la gunnefane (bandera propiamente de guerra). Por el año 878 ese paño tenía representado un cuervo, aunque el rey Olaf tenía otro con un dragón. Reproducciones de las banderas vikingas se venden hoy en algunas tiendas nórdicas de souvenirs y hay otras en museos.

Tampoco he escuchado que alguien, tomando un estandarte de estos y blandiendo un hacha, haya tratado de vengar la mayor derrota sufrida por un ejército vikingo, en Tettenhall, por el centro de Inglaterra. Quizás mañana aparezca un loco y asesine a cinco ingleses por ello, pero es poco probable. Los descendientes de Eric El Rojo ya ni se acuerdan de aquella batalla.

¿Por qué, entonces, recién se ha desatado una tormenta en torno a la bandera confederada de los Estados Unidos? Los medios masivos de comunicación llevan días llevando y trayendo esta historia en la que se ha involucrado hasta el mismísimo presidente norteamericano, Barack Obama. Hace unos días mencionó que la bandera debería estar en un museo y en ninguna otra parte.

La historia de la bandera la pueden leer en la Wikipedia. Lo importante es lo que ella significa en estos momentos, y por qué un joven estadounidense, blanco, se hace retratar con ella para luego ir a una iglesia y asesinar a unos cuantos compatriotas negros.

Según ha dicho el asesino, Dylan Roof, “la verdadera libertad norteamericana se perdió cuando se perdió el nazismo, los cabeza rapada y los nobles, valientes y sinceros miembros de Ku Klux Klan (sic)”.

Así que (todo según él) se tomó el derecho y la justicia por su mano. Carolina del Sur está convulsionada, y la convulsión se sintió hasta en la Casa Blanca, con grado de 7,0 en la escala Richter. Recordar el origen del inquilino y de su familia.

El estandarte  representaba hace más de un siglo a los ejércitos confederados que luchaban por mantener el régimen de esclavitud en el sur en contra de las ideas del entonces presidente Lincoln. Así que si para los negros es un símbolo de sufrimiento, humillación, racismo y odio, para algunos blancos lo es de “herencia cultural” y recordatorio de la causa por la que murieron cientos de miles de sureños de su raza.

En estos días se esgrime el argumento de que exhibir la bandera es una provocación y un insulto a las víctimas de Charleston.

Gobernadores y políticos a todos los niveles están llamando a eliminar las mal guiadas ideas de Roof sobre la superioridad blanca, los prejuicios y todo lo que se le parezca (esto ya tiene más sentido). Se ha puesto también en marcha un proceso para legalizar la retirada de la “confederada” de las instituciones oficiales y públicas.

La van a retirar de todos lados. Se va del Capitolio estatal, se va de las instituciones, se va hasta de Walmart, que también anunció su deseo de no ofender a los  clientes con sus productos.

también te puede interesar