Opinión

Un derecho conquistado

La atención médica a las madres y a las familias nicaragüenses no tiene retroceso. Es un derecho imposible de arrebatar

Atención médica a las madres y a las familias nicaragüenses
Atención médica a las madres y a las familias nicaragüenses |

Nivaldo Cantero Sardiñas |

De tanto leerlo, puede uno acostumbrarse a no considerarlo en toda su dimensión. Me refiero a las políticas emprendidas por el Gobierno Sandinista en favor de las madres nicaragüenses. Pero lo común no debe llevarnos a olvidar el valor de las acciones cotidianas.

Durante todo el año, las autoridades del Ministerio de Salud emprenden diversas iniciativas con el propósito de brindar una atención esmerada a las madres nicaragüenses, como parte de los derechos rescatados desde enero del 2007, cuando retornó al poder el gobierno encabezado por Daniel y Rosario y quedaron atrás los tristes momentos de desatención y olvido de los políticos neoliberales que mal gobernaron Nicaragua durante 16 largos y tortuosos años.

Pero la llegada a la presidencia del Frente Sandinista de Liberación Nacional y sus líderes significó un cambio radical en las maneras en que se comenzó a brindar la atención de salud en la nación, y en especial a las madrecitas de nuestro país, quienes hoy reciben los mayores cuidados de las instituciones, gracias a las políticas trazadas, que tienen como prioridad la salud del pueblo.

Estas jornadas especiales de salud, anunciadas por la compañera Rosario en su intervención ante los medios del Poder Ciudadano, son un regalo a las madres en este mes de Mayo, las cuales tienen la garantía de contar con especialistas que las atienden en toda su dimensión.

Y junto a ello, la Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, nos decía que se realizarán jornadas especiales en todos los hospitales y centros de salud, con el propósito de impulsar el embellecimiento, el cuidado y la higiene en todas las unidades que prestan esos servicios a la ciudadanía.

Y cuando uno lo ve así, simplemente no calcula, a veces, el alcance de acciones como estas que se proponen ahora y que están dirigidas a mejorar la calidad de vida de quienes hoy pueden estar en desventaja social y médica.

Se conoce, porque las propias autoridades de nuestro país lo han señalado, que falta mucho aun por recorrer en el camino del mejoramiento de las condiciones y la atención médica en una parte de la población, porque fueron muchos, pero muchos años, los que el sistema de salud nacional estuvo al pairo, abandonado, sin la atención requerida y recuperarlo no es tarea de un día.

Lo que si no se puede negar es que existe voluntad política, se han alcanzado resultados y se tienen bien definidas las acciones a realizar en esta importante esfera del desarrollo social del país.

Ejemplos hay muchos, de cómo el Gobierno Sandinista ha prestado atención a los más necesitados, pero con solo mencionar el Programa Todos con voz, que se centra en las personas con capacidades diferentes, bastaría para ejemplificar cómo ha sido la postura de las autoridades ante las necesidades de los más desfavorecidos.

El Gobierno Sandinista ha visitado, según reportes de prensa consultados, a más de 110 000 familias para actualizar los datos y fortalecer un proyecto social destinado a empoderar a personas con discapacidad. ¿Se quiere un acto de justicia más concreto que esta preocupación?

Ciegos seríamos si no viéramos este y otros muchos proyectos en favor de mejorar la salud del pueblo nicaragüense. Pero a la par de estas prioridades otros impulsos acompañan la visión del Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional, el que se enrumba hacia mejores momentos en la atención médica  a nuestros compatriotas. Otra conquista cimentada ya en la realidad diaria del pueblo y a la que no es posible renunciar después de haberse alcanzado. Bien lo saben los más humildes de esta tierra. Es un derecho conquistado, imposible de arrebatar.

también te puede interesar