Opinión

Custodia de los sueños de mi país

Los nicaragüenses confiamos en el Ejército como institución garante de la seguridad y protección nacional

El Pueblo es la Raíz del Ejército
El Pueblo es la Raíz del Ejército | Jairo Cajina

Juan Raimundo Cervantes |

Es harto conocido que para dormir bien hay que sentirse seguro. De poco valen numerosas horas de sueño si a la cama se va con “un ojo cerrado y otro abierto”. Los estimados lectores coincidirán en que la tranquilidad y salvaguarda del hogar es, si no lo más importante, al menos un requerimiento indispensable para dedicar esfuerzos a las labores del día a día y al sostén de la familia.

Con esta idea en mente imagine el gran hogar llamado Nicaragua y la numerosa familia que es el pueblo pinolero. Como buen padre o madre a cargo de la protección de los suyos, usted debe saber que propiciar seguridad y protección a tan extensa “morada” y aún guardar fuerzas para prosperar no es, ni de lejos, una tarea sencilla. No obstante, ahí está el país, sobresaliendo en la región centroamericana por sus índices de crecimiento económico.

Reflexionemos un poco. Para lograr tal desempeño la familia Nicaragua necesita que sus hijos (obreros, campesinos, profesionales, artesanos, comerciantes) salgamos a trabajar cada día con bríos para la prosperidad del hogar común. Ahora, ¿quedaría usted tranquilo si mientras se dedica en cuerpo y alma al progreso de la nación un miembro de la casa es víctima de vejámenes o el peligro asecha desde algún rincón? A todas luces la respuesta es “no”.

Para bien de todos, esta casa que llamamos Patria tiene hijos entregados por entero a salvaguardar el bien común y los sueños de cada uno de los ciudadanos. Uno de esos hijos lleva por nombre Ejército de Nicaragua.

Un estudio realizado el pasado mes de diciembre por la firma M&R Consultores dio una idea del nivel en que la familia pinolera se siente protegida por la fuerza armada del país.

La encuesta, realizada a mil 720 personas de 55 municipios, mostró que el amplio 91,4 por ciento de los nicaragüenses confía en la entidad marcial. Del total, la confianza del 41,1 es mucha o muy alta.

Asimismo, el 75,8 por ciento de los entrevistados vinculó la actuación del Ejército con los intereses de la población. Solo 10 personas (0,6) opinaron que esta institución no toma en cuenta a la ciudadanía.

En la investigación sobresalió, además, el amplio número de nicaragüenses que considera a ese cuerpo armado un muro de contención efectivo contra el narcotráfico y el crimen organizado. El 87,5 por ciento dijo sentirse protegido por los militares contra estos delitos.

Por los resultados en las labores para garantizar la seguridad de Nicaragua, el 92,9 por ciento de los pinoleros consideró al Ejército como una institución profesional.

Los entrevistados también calificaron varias de las tareas realizadas y en todas ellas los militares merecieron valoraciones positivas.

En orden descendente del grado de aprobación por la ciudadanía estas misiones son: asistencia a la población en caso de desastres naturales (92,1 por ciento de calificaciones favorables); protección y defensa de aguas territoriales (91,1); logro de la seguridad nacional (90,8); lucha contra el crimen organizado (90,8); lucha contra el narcotráfico internacional (90,7); y protección de las fronteras con Honduras y Costa Rica (90,1).

Por encima del 85 por ciento se ubicaron la vigilancia y protección de los aeropuertos (87,9); la de los puertos marítimos y lacustres (87,8); el apoyo a la población en las jornadas de vacunación y erradicación de vectores (87,6); la protección del medioambiente, reservas naturales y áreas protegidas (87,1); la seguridad en las faenas agrícolas (86,1); y la preservación de la flora, la fauna y los recursos hídricos del país (85,8).

Solo el apoyo a la población en la reparación y construcción de caminos rurales en zonas productivas estuvo por debajo del 85 por ciento, pero con un elevado 83,2.

Para lograr tan altos índices, el Ejército necesita trabajar en coordinación con la ciudadanía. No en balde, una de sus mayores fortalezas es la unidad con el pueblo, destacada por políticos y líderes nacionales, de Latinoamérica y el orbe.

Como aseguró el Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega, el Ejército de Nicaragua es una institución nacida del pueblo, por lo que encarna sus mismos valores y principios.

En contraste con ciertos países donde la ciudadanía rechaza a los militares, en Nicaragua los respetamos y cooperamos con ellos. En nuestra Patria la fuerza armada es el pueblo mismo uniformado y está al servicio de la paz y el desarrollo.

también te puede interesar