Opinión

Colombia aun litigia reserva Seaflower devuelta a Nicaragua

Las autoridades sandinistas ejecutan medidas para dotar a ese enclave marítimo restituido por la Corte Internacional de Justicia de La Haya en el año 2012 con las condiciones que propicien su desarrollo

Cayos nicaraguenses en el mar Caribe
Cayos nicaraguenses en el mar Caribe | Internet

Aurora Rondón |

Nicaragua trabaja en sus planes para dotar a la Reserva de Seaflower, territorio marítimo devuelto por la Corte Internacional de Justicia, con las condiciones técnicas y científicas adecuadas para su desarrollo, pero Colombia litigia aún la posesión de ese espacio, en rechazo a la decisión tomada en La Haya.

El Gobierno Sandinista comenzó a cumplir el fallo de la CIJ emitido el 19 de noviembre de 2012, con una serie de medidas, entre las que destaca el ejercicio de soberanía y vigilancia por parte del Ejército de Nicaragua en la zona recuperada.

Al referirse a esas medidas, la dirigente sandinista Rosario Murillo, destacó los vínculos de Nicaragua con la madre Naturaleza, con la madre Tierra, y dijo que el Presidente Daniel Ortega había dicho que “el país tiene un compromiso ético con el entorno”.

Desde esa fecha, el Gobierno se ocupa de la protección del medio ambiente y de las labores de pesca artesanal e industrial en el Caribe nicaragüense, para lo cual coordina acciones con las naciones vecinas que históricamente han faenado ahí.

Es la razón por la que dialogamos con las autoridades de Costa Rica, Honduras, Jamaica y de Colombia, expresó Daniel y, afirmó, no estamos negando derechos de pesca a ninguna nación hermana, pero ahora, hay que solicitar permiso a Nicaragua.

El líder nicaragüense subrayó que además de solicitar permiso de pesca, deben existir acuerdos para el cuidado del medio ambiente, en lugares como la Reserva de la Biosfera Seaflower Flor de Mar, declarada por la Unesco área protegida, en el año 2000.

En opinión de la Compañera Rosario, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, “la Reserva Flor de Mar, forma parte de la diversidad marina que tenemos que proteger porque es parte de nuestro patrimonio y de la comunidad internacional”.

La reserva Seaflower que se asienta en la plataforma marítima de Nicaragua abarca 90 mil kilómetros cuadrados de mar, y según expertos, es un área potencialmente rica porque posee una gran diversidad de vida marítima y gran atractivo turístico.

En ella habitan más de 400 especies de peces, corales, moluscos, medusas, además de crustáceos, aves y reptiles —afirma el Dr. Juan Bautista Arríen, Representante Permanente de la Unesco en Nicaragua—, quien destaca que la reserva posee una  importante riqueza gasífera y petrolera.

Tema sobre el que el Presidente Daniel ha afirmado, “sería un disparate eliminar esa Reserva de la Biosfera, justamente por razones de petróleo”. El mandatario dejó claro que la zona, no será utilizada para exploraciones petroleras.

Sin embargo, Colombia continúa su desacato a la decisión de la CIJ que dictaminó en 2012 su soberanía sobre el archipiélago de San Andrés y sus cayos adyacentes, y extendió 200 millas náuticas las fronteras de Nicaragua en aguas del mar Caribe.

Esta semana, el doctor Mauricio Herdocia, jurista internacional, calificó de disparate la negativa de las autoridades de Bogotá en no acatar el fallo de la CIJ.

Herdocia se refería a la reciente resolución de la Corte de Constitucionalidad de Colombia (CCC), para no acatar a La Haya, hecho que tiene su antecedente en declaraciones del presidente Juan Manuel Santos, quien ha dicho que ese fallo era inaplicable.

La negativa colombiana contrasta con la actitud de Nicaragua, que mostró disposición a que las poblaciones raizales pesquen en el área y a trabajar de forma conjunta con Colombia, para proteger el medio ambiente en la Reserva Flor de Mar, afirmó Herdocia.

Por su parte, Carlos Guerra, vicepresidente de la Corte Centroamericana de Justicia, dijo que la decisión del CCC, pone en duda la capacidad diplomática colombiana y recordó que no se trata de la pérdida de un juicio, sino la recuperación de un territorio usurpado.

Censuró que Colombia intente alcanzar un nuevo tratado sobre el tema, pero dejó claro que la CIJ de La Haya ya se pronunció al respecto en 2012 y su dictamen es definitivo y obligatorio su cumplimiento.

Potencial económico de Seaflower

Esta reserva es una de las principales zonas marinas caribeñas y uno de los sistemas productivos interconectados más extensos a nivel oceánico en el Caribe, aspectos que la promueven como candidata a ser declarada Patrimonio Natural de la Humanidad.

Estudios de la Universidad Nacional, precisan que en ella viven 48 especies de corales duros y 54 tipos de corales blandos, y que en ese mismo hábitat hay cientos de esponjas, moluscos, crustáceos, tortugas marinas y ballenas.

Esas especies comparten el espacio con 157 especies de aves y grandes manglares, y además con el caracol pala, así como con más de 130 tipos de peces que forman parte de la segunda barrera de arrecifes más grande y mejor conservada del Caribe, indica la casa de altos estudios.

Por su parte, el Gobierno de Nicaragua a través del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena) ejecuta un Plan de manejo y protección de esa reserva, para proteger las especies marino-costeras y otras riquezas de esas aguas.

Para ejecutar el plan, el Marena ha establecido un programa de educación para mediante la ciencia y la investigación, desarrollar medidas técnicas que contribuyan tanto a proteger los recursos marino-costeros, como los recursos sistémicos de la marina continental.

La afirmación la hizo Juanita Argeñal, titular del Marena, quien agregó que el propósito del Gobierno es proteger el patrimonio nacional y promover el desarrollo económico sostenible, en armonía con la Madre Tierra en beneficio de toda la población.

Argeñal puntualizó que “los planes de acción para el manejo y protección de la reserva incluyen la ficha técnica y las valoraciones necesarias para realizar investigaciones, y el monitoreo de las especies, para definir cuál será el uso que se le dará a toda la reserva”.

El presidente Daniel Ortega ha ratificado que para proteger la reserva y el área devuelta, debemos trabajar unidos con nuestra Fuerza Naval, para mantener la vigilancia y control de este patrimonio natural de los nicaragüenses, como se cumple en otras reservas.

Atractivos turísticos

La reserva tiene gran potencial turístico debido a su agradable clima casi todo el año,  sus recursos pesqueros, sus lugares paisajísticos y sus playas románticas, donde se puede nadar en medio de las azules aguas que bridan al visitante un curioso fenómeno.

En Seaflower el agua del mar es tan clara que los visitantes pueden ver en el fondo sus arrecifes de coral, así como innumerables criaturas marinas y muchos grupos de rocas y acantilados que parece que se mueven junto a las olas del mar.

En este espacio, además de la caza y la pesca, los visitantes disfrutan un regalo único de la naturaleza que les permite ver, cómo al combinarse el color del cielo y el mar, el azul se despliega en varias tonalidades, por eso llaman a Seaflower, mar de los siete colores.

también te puede interesar