Opinión

Barrilete nicaragüense motivó canción histórica

Ese pasatiempo ha servido para realizar experimentos científicos-técnicos

Aurora Rondón |

Cuando amanece en verano, nuestro cielo aparece lleno de centenares de cometas, objetos ligeros de madera, tela o papel generalmente confeccionados a mano, que constituyen un pasatiempo infantil y que han demostrado con el tiempo su utilidad social.

Sobre su origen hay dos versiones; una afirma que fue creada por un general chino llamado Han Sin quien la utilizó hace dos mil años para anunciar la llegada de los refuerzos a una ciudad sitiada. La otra atribuye su invención, al griego Arquitas.

Pero lo que nadie discute, es su presencia en casi todos los rincones del planeta, con un uso más amplio en el Oriente, especialmente en China, Japón e Indonesia, donde constituye uno de los pasatiempos más antiguos y populares.

En Nicaragua, al cometa se le llama barrilete y está íntimamente ligado a la vida nacional, pues constituye un entretenimiento barato y útil, y además motivó una canción que explicaba las razones de la lucha sandinista contra la dictadura de Somoza.

Ese pasatiempo infantil de amplio uso a través de las distintas generaciones quedó eternizado en la canción Quincho Barrilete, que interpretan infantes y adultos mientras lo ven ondear como un guardián que anima en los barrios, sueños y proyectos.

Al cometa en algunas partes lo conocen como Papalote o Volantín, también le llaman Papagayo, Gallinazo o Pava, por la forma de moverse, y se afirma su relación con la palabra Kite (cometa en inglés), que significa milano, un ave de origen europeo.

Aunque el nombre más común es Cometa, que proviene del vocablo griego Kómes que significa cabellera, por el parecido de ese objeto con los cometas estelares y su cabellera de luz, que de acuerdo a creencias antiguas, anunciaban cambios en la vida del hombre.

Anécdotas hay muchas. Algunas cuentan que en la antigüedad, los griegos y romanos interpretaban el porvenir mediante el vuelo de los cometas. En cambio en Vietnam, se usan para dispersar en el aire sulfuro de arsénico en polvo, para evitar epidemias.

En Latinoamérica se hicieron populares las peleas de cometas, pero la costumbre fue legalmente prohibida, porque las cuchillas y punzones que les ponían los papaloteros para tumbar la cometa del contrario, muchas veces causaban graves cortaduras.

Nicaragua y Quincho Barrilete

Los cometas o barriletes tienen importancia histórica en Nicaragua, dada a través de una pieza musical que refleja una página de la lucha de la nación centroamericana contra la explotación y además motivó una Asociación que centra su atención en los menores.

La Asociación Quincho Barrilete (AQB), trabaja en cuatro barrios vulnerables de Managua, entre ellos, el 18 de Mayo y Milagro de Dios, donde atiende a niños y adolescentes que están en riesgo de sufrir cualquier tipo de violencia y abuso.

La protección a esos menores está enfocada en prevenir la explotación sexual comercial, la violencia sexual, así como trabajar con el Ministerio de Salud (Minsa), para que ese sector de la población no contraiga el VIH y el Sida, señalan directivos de la AQB.

La asociación labora junto a diferentes entidades y promotores del Gobierno Sandinista en la defensa y promoción de las prerrogativas de los niños, niñas y adolescentes, para restituir su derecho a la educación, a la salud, a su desarrollo pleno.

Asimismo la AQB estimula a niños y adolescentes a confeccionar hamacas, pulseras, souvenirs  y manualidades, que entregan como recuerdo en el intercambio con otros organismos y apoyan  la autosostenibilidad de los talleres que imparte esa organización.

Quincho Barrilete es el personaje hipotético de una canción con la que un cantante de Nicaragua ganó el Festival de la OTI en 1977, y trata de  la vida de un niño que trabajaba para ayudar a su madre a mantener a sus hermanitos y sólo tenía esos juguetes.

La letra fue escrita por el destacado músico nicaragüense Carlos Mejía Godoy basada en la historia heroica de José Agustín Martínez Gómez quien encarnaba a la niñez  latinoamericana en los países explotados y al crecer se integra a la guerrilla sandinista.

Hace poco, durante un intercambio de la AQB con estudiantes de Estados Unidos y Canadá, Antonia María Navarro, adolescente integrada en ese programa de atención comunitaria, expresó que le gustaba mucho esa pieza musical, sobre todo cuando dice:

“Que viva Quincho, Quincho Barrilete / su nombre, no se olvidará/
porque en las calles, plazas, parques y barriadas /el pueblo lo repetirá.”

Utilidad para la ciencia

La cometa se empleó  en el siglo pasado con fines meteorológicos. Contribuía a dar un pronóstico bastante cercano del estado del tiempo y en los siglos XVIII y XIX se empleó para realizar experimentos científicos.

En 1752, Benjamín Franklin construyó una cometa que hizo volar durante una tormenta. La electricidad que se transmitió a tierra por el hilo  de seda que la sostenía demostró la naturaleza eléctrica del relámpago.

Por su parte, el científico Guillermo Marconi en 1894, lanzó su primera señal de comunicación a través del Océano Atlántico, con la ayuda de  una cometa que elevó la antena de la estación receptora en Newfounddland.

Cuando se observa danzar en el espacio a esos lindos pájaros de tela o papel, todo hombre honesto tiene el anhelo de que  ¡qué sirva para provocar la risa de los infantes, y no, las ansias agresivas de los que perturban la paz!

https://www.youtube.com/watch?v=bJXjJ0KIfFo

también te puede interesar