Opinión

El Canal Interoceánico va

El presidente Daniel reafirmó el inicio de la construcción del Gran Canal Interoceánico al final del presente año, megaobra que beneficiará al país

Buque carguero
|

Redacción Central |

Managua.- La construcción del Gran Canal de Nicaragua comenzará en diciembre del presente año, y será una megaobra que proporcionará muchos beneficios económicos al país y que acabará con la extrema pobreza y el desempleo, se confirmó oficialmente mediante un comunicado del presidente Daniel Ortega y Wang Jing, titular de HKND Group difundido este fin de semana en Managua.

Sin lugar a dudas esta es la noticia más sobresaliente de la semana que recién finalizó relacionada con la construcción del Gran Canal. Todo indica que este mes se informará la ruta que tendrá la vía interoceánica y que facilitará una labor más efectiva de los estudios de factibilidad, fundamentalmente los relacionados con la protección del medio ambiente, principal preocupación del proyecto.

El documento oficial emitido por el presidente Daniel y Wang Jing, titular de la entidad que posee la concesión para la construcción del Gran Canal, asegura que las obras se iniciarán en la fecha prevista, diciembre del presente año, lo que indica que los estudios previos resultan positivos y que desde ya beneficia al país, porque brinda confianza a inversionistas y entes financieros.

Esta buena noticia sobre el proyecto contribuye a fortalecer el optimismo, la confianza y la esperanza del pueblo nicaragüense, y es un incentivo más sobre el desarrollo socio-económico de la nación a partir de la gestión del Gobierno Sandinista, que tiene una excelente redistribución de las riquezas del país, en beneficio de todos, fundamentalmente de los más pobres.

El texto del documento saluda a la población nicaragüense en este nuevo año y ratifica el Calendario de la construcción del Gran Canal Interoceánico, previéndose más adelante informar el resultado de los estudios de factibilidad, así como el gran movimiento de recursos para el inicio de la construcción de la megaobra, que significará desde su inicio un mayor empleo para todos los nicaragüenses, de todas las regiones, porque hacen falta medios de alimentación, guantes, calzado y otros medios para las labores, así como hospedaje y hasta lugares recreativos para tiempos de descanso.

El Gran Canal de Nicaragua interconectará los océanos Atlántico y Pacífico a través, fundamentalmente, del río San Juan, que permitirá el paso de buques de grandes dimensiones, los cuales no pueden transitar hoy día por el Canal de Panamá, por lo que ambas vías se complementarán y revolucionarán el comercio entre el continente americano con el asiático, europeo y de África.

El presidente Daniel Ortega y el directivo de la compañía HKND Group plasmaron en el documento la ratificación del calendario de trabajo para las obras del megaproyecto.

Esta noticia dada de forma oficial alentó aún más a los nicaragüenses optimistas, consolidó las esperanzas de muchos inversionistas y dejó anulados criterios de aquellos opositores que tenían la esperanza de que fuera imposible la construcción del Gran Canal, no porque quisieran lo mejor para el país, sino todo lo contrario, porque tienen intereses políticos y personales, que para ellos están por encima de la Patria.

La confirmación del inicio de la construcción de esta vía interoceánica proporciona al país una mayor seguridad de un futuro más próspero, el fin definitivo de la extrema pobreza y el hambre, la posibilidad de una mayor asistencia social para todos, con especial atención a la salud y educación gratuita, de alta calidad, además del desarrollo de la cultura nacional y el deporte para todas las esferas sociales, porque habrán más recursos para redistribuir.

Además, con los beneficios económicos que proporcionará el Gran Canal cuando esté en pleno funcionamiento, el país podrá pasar a otra etapa y saldar sus deudas externas, mejorar su infraestructura de todos los sectores y posibilitar el pleno empleo, porque seguirán las producciones agroalimentarias y mineras, así como industriales en las Zonas Francas, sin contar que existirán mayores posibilidades de desarrollar la industria y dejar de ser solo exportadores de materias primas, con mayor valor agregado a sus producciones.

La población está consciente de ello y por eso es que apoya la decisión del Gobierno Sandinista de construir esta gran obra, porque están convencidos que en el futuro se hablará de Nicaragua con opiniones de antes y después del Gran Canal Interoceánico.

Por otro lado, los Ministerios de Educación y las Universidades han emprendido la creación de programas docentes para ampliar conocimientos a los profesionales existentes en el país, así como para que los jóvenes egresados de estudios secundarios puedan optar por especialidades que sean útiles en el manejo del Canal Interoceánico, porque es preferible utilizar la fuerza laboral nacional que tenerlas que importar.

Esta posibilidad real fue anunciada a principios de semana por César Zamora, asesor de la Comisión del Proyecto de Desarrollo del Gran Canal de Nicaragua, y Adolfo Jarquín Ortel, subprocurador de Derechos Humanos, quienes expresaron su confianza en la posibilidad de la construcción de la vía interoceánica, porque se estaban dando pasos muy responsables, como un estudio de factibilidad con buenos profesionales y el desarrollo de un proyecto por un equipo capaz, como el HKND Group, que pudieron apreciar en su reciente visita a China.

Sobre la utilidad del Gran Canal de Nicaragua se expresó también esta semana Telémaco Talavera, presidente del Consejo Nacional de Universidades y uno de los asesores de la Comisión Técnica, quien señaló que esta vía permitirá el paso de grandes buques, con capacidad de hasta 18 000 contenedores, los cuales no pueden pasar por el Canal de Panamá, ahorrándoles tiempo y recorrido para llegar a sus destinos, porque podrán pasar del Pacífico al Atlántico, o a la inversa, por esta ruta.

Al respecto aseguró que este aportará beneficios a las economías internacionales al aumentar los volúmenes de comercio con un tipo de transportación más efectiva, en tanto afirmó que el proyecto va avanzando con mucho éxito, en los tiempos previstos.

Talavera reiteró asimismo que esta construcción también estaría ahorrando muchos recursos económicos, incluso a países industrializados como Estados Unidos, cuyos buques comerciales están obligados a esperar de 12 hasta 14 días aparcados para poder atravesar el Canal de Panamá, porque este tiene la tecnología de esclusas y el de Nicaragua será a través del río San Juan, fundamentalmente.

también te puede interesar