Opinión

San Hugo de América

(por Miguel d’Escoto Brockmann) Presentamos este artículo del presidente del Capítulo nicaragüense En Defensa de la Humanidad, sobre el legado del Comandante-Presidente Hugo Chávez

Redacción Central |

https://www.lavozdelsandinismo.com/img/info/hugo-chavez-2012-10-01-49318.jpg
(por Miguel d’Escoto Brockmann) Presentamos este artículo del presidente del Capítulo nicaragüense En Defensa de la Humanidad, sobre el legado del Comandante-Presidente Hugo Chávez

Aristóteles, en su sicología racional, nos dice que el humano, a diferencia de los animales irracionales, nace sin instintos. Según él, todos nosotros y nosotras nacemos apenas con un cuasi instinto, que él llamaba sindéresis, el cual, en forma vaga y general, nos dice que debemos evitar el mal y hacer el bien pero sin especificar, con claridad, cuál es ese bien que debemos hacer y cuál es ese mal que debemos evitar.

El ser humano, por lo tanto, norma su vida, su conducta, por hábitos que adquiere en su etapa de formación y a lo largo de su vida. A los malos hábitos Aristóteles los llamaba vicios y a los buenos hábitos, virtudes. Esta es la razón por la cual al ser humano, en el proceso de adquisición de las virtudes que le ayudarán al buen vivir, le es muy útil y, posiblemente indispensable, contar con el ejemplo de personas que, en forma heroica, han practicado virtudes esenciales para el buen vivir. Esas son personas que se convierten en seres paradigmáticos y nos invitan a emularlos para, así, ir adquiriendo también nosotros esas virtudes esenciales, que nos inmunicen contra los vicios o anti-valores de la cultura burguesa-imperial-capitalista, que tantos estragos está ocasionando al mundo, amenazando, incluso, con la desaparición de nuestra propia especie.

En el mundo occidental, se usa la «canonización» como medio de señalar a personas dignas de ser emuladas por el nivel de heroísmo y riesgo con que asumieron la revolución que Jesús trajo a este mundo, la de cambiar la cultura burguesa-imperial, caracterizada por la codicia, la injusticia, la desigualdad, la exclusión, el racismo, más guerra, sufrimiento, muerte, destrucción e insolidaridad.

Jesús, obviamente, no solo desafía la cultura dominante de su tiempo, la que Él llama el reino de este mundo. Él nos propone una alternativa que llama «el Reino de Dios aquí en la Tierra», este reino que Jesús proclama se caracteriza por la equidad, la igualdad, la tolerancia, la justicia, la no violencia, la inclusión, el amor, la solidaridad y la paz.

Este reino de Dios aquí en la Tierra es el que el mundo ha anhelado y sigue anhelando con cada vez mayor urgencia. Pero el mensaje de Jesús realmente no ha sido difundido adecuadamente, mediante el ejemplo y la palabra.

La alta jerarquía de la iglesia ha pretendido apropiarse de Jesús a quien, en verdad, y generalmente hablando, no ha ni comprendido, ni aceptado, ni seguido. Pero Jesús es patrimonio de la humanidad, no pertenece solo a los curas, obispos y mucho menos al Vaticano o a su tan justamente cuestionada Curia Romana. Tampoco pertenece exclusivamente a católicos, cristianos, en general y gente que tiene fe explicita en la existencia de Dios. Pertenece también a los que se dicen agnósticos o ateos.

Nosotros creemos que no podemos seguir permitiendo que la iglesia que, en todo caso, es una institución disfuncional, siga pretendiendo asumir, con exclusividad, el derecho de señalar quienes son los verdaderos revolucionarios que todos debemos emular, esos que aun sin darse cuenta, son, o han sido, seguidores de Jesús.

Es por esto que nosotros, los integrantes del Capitulo nicaragüense de En Defensa de la Humanidad, acompañados de diferentes organizaciones de obreros, campesinos, etnias, mujeres, además de personalidades de la sociedad nicaragüense, espiritual y socialmente comprometidas, entre quienes habemos sacerdotes, cristianos de diferentes denominaciones, musulmanes y representantes de todas cuantas creencias religiosas puedan existir en nuestro país, como también de agnósticos y ateos, hemos decidido lo siguiente:

Dejar claramente establecido que todos nosotros y nosotras amamos a Jesús de Nazaret y lo consideramos como el primero y más grande revolucionario de todos los tiempos.

Afirmar que el mundo necesita conocer más a Jesús y saber qué es lo que la fidelidad a Él y a Su memoria significa hoy en día en nuestros respectivos países y latitudes.

Expresar que América Latina y el Caribe están, hoy, viviendo los mejores años de su historia debido a que hoy son muchos los gobernantes, presidentes y jefes de gobierno, que realmente representan los intereses y legítimos derechos de sus pueblos, pobres y muy pobres en su inmensa mayoría. Que consideramos que todos estos son los santos retoños del Héroe Mundial de la Solidaridad, Fidel Castro Ruz, de la heroica y siempre solidaria hermana república de Cuba.

Y, por lo tanto, tomando en cuenta que el Comandante Presidente Hugo Rafael Chávez Frías de la República Bolivariana de Venezuela, vivió en absoluta fidelidad a Jesús de Nazaret, entregando su vida entera a los más pobres, desposeídos y excluidos por la rapaz y diabólica cultura burguesa-imperial-capitalista y que, de esta forma, nos enseñó cómo es que hay que seguir a Jesús en estos días, nosotros, llenos de amor, fe y esperanza,

DECLARAMOS al Comandante Presidente

San Hugo de América

Patrono de nuestra Patria Grande, latinoamericana-caribeña

Nota:

Los abajo firmantes lo hacen en nombre propio y, si fuere el caso, en nombre también de todas las y los miembros que integran las organizaciones que presiden o representan.

Capítulo nicaragüense de En Defensa de la Humanidad

Miguel d’Escoto Brockmann Presidente

Directiva

Aldo Díaz Lacayo – Historiador, escritor, diplomático

Evelyn Martínez – Primera actriz

Norman Miranda – Magistrado, Presidente Tribunal de Apelación, Granada

Aldo Urbina – Universidad Nacional de Ingeniería, UNI, Rector

Gustavo-Adolfo Vargas – Diplomático, abogado

Oscar-René Vargas – Sociólogo, economista, diplomático

Elmer Cisneros Moreira – Rector, Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN-Managua

Acompañantes:

La Vía Campesina Fausto Torrez Coordinador

Asociación de los Trabajadores del Campo, ATC Edgardo García

Coordinador Central Sandinista de Trabajadores «José Benito Escobar», CST-JBE Luis A. Barbosa Presidente

Sharif Othman Comunidad Palestina

Asociación Islámica Fahmi Hassan Presidente

Luis Andino UNEN-Facultad de Humanidades y Ciencias Jurídicas, UNAN-Managua, Coordinador en funciones

Padre Uriel Molina Ecumenista, Biblista

Centro Intereclesial de Estudios Teológicos y Sociales, CIEETS Reverendo Jairo Arce

Pastor Menonita Universidad Evangélica Nicaragüense, UENIC

Reverendo Benjamín Cortés Rector

Reverendo Sixto Ulloa Pastor Bautista

Sidney O. Francis M. Central American Black Organization» CABO/ONECA Presidente

también te puede interesar