Opinión

Los que dicen «yo apoyo a las tropas», deben dejar de hacerlo… por respeto a las tropas

El cineasta estadounidense revela el triste destino de los militares veteranos de las imperdonables guerras de su país

Redacción Central |

Michael Moore

Huffingtonpost

Yo no apoyo a las tropas, y los Estados Unidos tampoco. Escribo esta carta porque acabo de enterarme de los suicidios de dos más de nuestros reservistas en servicio activo que vivían en Traverse City, en el área de Michigan. Esto hace un total de 4 soldados que se suicidaron en esta área rural (de los que yo me enteré). Estoy cansado del malintencionado papel al que sometemos a esos valientes ciudadanos en nuestras fuerzas armadas. Y adivinen qué: una gran cantidad de esos soldados, marineros, aviadores y el cuerpo de Marines no se dejan engañar con el estúpido mensaje de «Yo apoyo a las tropas» dicho por los estadounidenses con falsa sinceridad, falsa porque nuestras acciones no acompañan esas palabras. Esa juventud, hombres y mujeres, se enrolan, arriesgan sus vidas para protegernos y a cambio, así les pagan.

1.- Son enviados a guerras que nada tienen que ver con la defensa de los Estados Unidos o con la protección de nuestras vidas. Son usados como instrumentos para que el complejo militar-industrial gane millones de dólares y los ricos expandan sus imperios. «Apoyar a las tropas», ¿significa que debo callarme, no hacer preguntas, no hacer nada para parar esa locura y sentarme a ver como mueren miles de ellos? Bien, yo he hecho lo imposible para parar esto. Pero la única manera de decir que se apoya a las tropas es trabajar día y noche para sacarlos de esos rincones del infierno a los que los han mandado. ¿Y qué he hecho yo esta semana para conseguir que esas tropas regresen a casa? Nada. Así que si digo «Apoyo a las tropas» no me crean. Está claro que no apoyo a las tropas porque hoy tengo cosas mucho más importantes que hacer, como devolver un iPhone que no funciona o llevar mi auto a revisar.

2.- Mientras las tropas a las que proclamamos «apoyar» están sirviendo a su país, los banqueros que también dicen «apoyamos a las tropas» ¡ejecutan las hipotecas de las viviendas de esos soldados y desalojan a sus familias mientras ellos están en ultramar! ¿He ido y me he parado alguna vez frente al oficial de justicia que está desalojando a una familia de militares de su casa? No. Y ahí está la prueba de que no «apoyo a las tropas» porque si lo hiciera habría organizado sentadas masivas para parar el desahucio de esas casas. En lugar de eso, esta noche voy a comer róbalo chileno.

3. ¿Cuántos de ustedes que dicen «yo apoyo a las tropas» ha visitado un hospital para veteranos del ejército para brindar ayuda y consuelo a los enfermos y a los heridos? Yo no lo he hecho. ¿Quién de ustedes tiene idea sobre cómo lidiar con la Administración de Veteranos? Yo no la tengo. De modo que ustedes podrán ser dueños de decirme que yo «no apoyo a las tropas». Ustedes, tampoco.

4. ¿Quiénes, entre los más entusiastas que «apoyan a las tropas», puede decirme cuál es la cantidad aproximada de mujeres que han sido violadas estando en servicio? Respuesta: al año 19.000 (en su mayoría) mujeres soldados son violadas o atacadas sexualmente por sus colegas militares. ¿Qué hemos hecho usted y yo para que se juzgue a esos criminales? ¿Qué me dice?, ¿ojos que no ven, corazón que no siente? Esas mujeres han sufrido y yo no he hecho nada. No me deje seguir diciéndoles «apoyo a las tropas» porque lamentablemente no lo hago, ni usted tampoco.

5. ¿Ha ayudado hoy a algún veterano sin techo? ¿Y ayer? ¿La semana pasada? ¿El año pasado? ¿Alguna vez? Pero yo pensé que usted «apoyaba a las tropas». La cantidad de veteranos sin casa es impactante: 60.000 veteranos duermen cada noche en las calles del país que orgullosamente pregona «yo apoyo a las tropas». Es una desgracia, una vergüenza, ¿no es así? Y pone en evidencia a todos esos «apoyos de las tropas» que votan siempre en contra de los programas sociales que podrían ayudar a esos veteranos. Hoy debe de haber por lo menos 12.700 veteranos de Irak y Afganistán sin vivienda y durmiendo en las calles. Yo jamás tendí una mano a uno de esos veteranos que he visto durmiendo en las calles. No puedo soportar la carga de verlos y trato de pasar a su lado caminando rápidamente. Esto no se llama «apoyar a las tropas». Creo que no lo hago, y usted tampoco.

6. ¿Y sabe qué?, lo más hermoso de este «apoyo» que usted y yo brindamos a nuestras tropas es que ellos sienten tanto ese amor y contención, que una cantidad récord de ellos se suicida cada semana. De hecho, actualmente, hay más soldados que se suicidan que los que mueren en combate (323 suicidios en 2012 hasta noviembre, contra 210 muertos en combate) Así es, en los EE.UU. es más probable que un militar muera por su propia mano cada día que por un talibán o por un miembro de Al Qaeda. Se estima que 80 veteranos se suicidan diariamente, o sea, uno de cada cinco suicidios en los EE.UU., aunque nadie lo sabe porque no nos preocupamos de llevar cuenta de lo que pasa. ¡Esto sí es lo que yo llamo apoyo! ¡Gente, estas tropas están sintiendo realmente el amor! Déjenme escucharles decir de nuevo: «Yo apoyo a las tropas» ¡Más fuerte! «YO APOYO A LAS TROPAS» eso está mejor. Estoy seguro de que nos oyen. No se olviden de hacer flamear la bandera, de usar su distintivo con la bandera en su solapa y de no dejar pasar a ningún militar en servicio sin decirle «Gracias por tu servicio». Estoy seguro de que eso es todo lo que necesitan para no pegarse un tiro en la cabeza. Haga lo mejor que pueda para «apoyar» a los tropas porque Dios sabe que no puedo seguir haciendo más.

Yo no «apoyo a las tropas» o cualquiera de esas otras frases vacías e hipócritas que pronuncian los Republicanos y los Demócratas atemorizados. He aquí lo que yo apoyo: apoyo su regreso a casa, apoyo que sean bien tratados, Apoyo la paz y pido a cada joven que lea esto y que esté pensando enrolarse en las fuerzas armadas que recapacite. Nuestro Departamento de guerra ha hecho muy poco para demostrarles que no pondrá imprudentemente sus jóvenes vidas en peligro por una causa que no tiene nada que ver con la causa por la cual se alistaron. Ellos no los van a ayudar después de usarlos y escupirlos de vuelta a la sociedad. Si eres mujer no te protegerán de los violadores de sus filas. Y porque eres consciente y conoces la diferencia entre lo bueno y lo malo no querrás que te utilicen para matar en otros países a civiles que nada hicieron para dañarnos. Actualmente, estamos involucrados en alrededor de media docena de acciones militares en todo el mundo. No te conviertas en una estadística para que la General Electric pueda publicar un nuevo record de ganancias –sin pagar impuestos– impuestos que de otro modo pagarían la pierna artificial por la que te tienen esperando desde hace meses.

Yo te apoyo y voy a tratar de hacer más aún por ti. Y la mejor manera de apoyarme tú a mí -y los ideales en los que nuestro país dice que cree- y dejar cuanto antes el servicio militar y no volver a mirar nunca hacia atrás.

Y por favor la próxima vez que alguno de esos que dicen que «apoyan a las tropas» te diga con esa cara de preocupado interés «Agradezco tus servicios» tienes permiso para hacerle ver las estrellas (figurativamente hablando por supuesto)

(Hay algo que yo he hecho para apoyar a las tropas, además de contribuir a liderar los esfuerzos para detener estas guerras insensatas. En la sala de cine que opero en Michigan fui la primera persona de la ciudad que creó un plan de Discriminación Positiva para contratar a los veteranos que regresan de Irán y Afganistán Estoy trabajando para que más comercios de la ciudad se unan a mí en este esfuerzo de encontrar trabajo a los soldados que regresan. También doy acceso gratuito al cine a los militares todos los días).

también te puede interesar