Opinión

Nicaragua con tendencia bajista de desempleo y un futuro prometedor

(Por Antón Rius, especial para La Voz del Sandinismo) Instituciones internacionales confirman la tendencia bajista del desempleo y que los proyectos sociales y económicos señalan un futuro prometedor para el país

Redacción Central |

Managua.- La Organización Internacional del Trabajo (OIT) y otras entidades internacionales confirman que el país tiene una tendencia a la baja del desempleo, debido a los proyectos sociales y económicos, los que señalan, además, que existe un futuro prometedor con la eliminación de aspectos tan horribles como la extrema pobreza.

Un reciente informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y la OIT confirman que Nicaragua tiene una disminución del desempleo en los últimos cinco años, debido fundamentalmente a su desarrollo económico y los programa sociales impulsados por el gobierno sandinista, encabezado por el Comandante Daniel Ortega, lo cual se refleja positivamente en mayor exportación, más actividad en el comercio interno, aumento de inversiones directas, disminución de la emigración hacia países vecinos y una creciente actividad de pequeñas y medianas empresas nacionales.

La CEPAL señala que esa tendencia positiva se mantendrá en el presente año con más descenso en el desempleo urbano hasta 6,5 por ciento, a pesar de la incertidumbre generada por un contexto económico internacional cada vez más complejo, planteado en un informe conjunto de la CEPAL y la OIT, el cual indica que la tasa de desempleo urbano descendió de 7,3 por ciento en 2010 a 6,7 por ciento en 2011, niveles no vistos desde comienzos de los años 90, del siglo pasado.

Ambos organismos de Naciones Unidas agregan que creció la proporción de los puestos de trabajo formales, los cuales cuentan con protección social, y bajó el subempleo, mientras que los salarios aumentaron en términos reales, de forma moderada.

Sin embargo, esas instituciones no señalan el avance productivo y laboral que registraron nuestros compatriotas, mediante una atención directa del gobierno, con programas sociales que se efectuaron de forma periódica para ocupar directamente a los nicas en la producción, fundamentalmente en la agricultura, porque este es un país con una mayoría de la población en la actividad directa en el campo, en zona rural.

El gobierno ha mantenido en los últimos años programas sociales como Hambre Cero, Usura Cero y Bono Productivo, con los cuales ha incentivado la incorporación a labores agrícolas, no solo para el autoconsumo familiar, sino para que tenga participación en el mercado interno del país, incluso existen casos de creación de cooperativas para la producción de alimentos mediante la unión de tierras y equipos, las cuales han tenido una importancia relevante para el incremento de bienes y servicios. El número de cooperativas creció en los últimos cinco años y con ello disminuyó en igual medida la desocupación laboral del país, fundamentalmente en zonas rurales, que siempre fueron las más afectadas por el alto índice de desempleo de esta nación centroamericana.

Un reciente estudio de la Fundación Internacional para el Desafío Económico Global señaló que los más recientes resultados de una «Encuesta de Hogares para Medir la Pobreza en Nicaragua» correspondiente al año 2011, proclamó que el campo de esta nación vive una «realidad inobjetable», mediante el cual se planteó que en el 2011 el 44.1 por ciento de la población vivía en condiciones de pobreza y el 8.2 por ciento lo hacía en condiciones de pobreza extrema; en ambos casos se observó una reducción con respecto al 2009 y 2010, indicándose que se puede apreciar una tendencia hacia la baja de la incidencia de la pobreza, la cual es más notoria en el área rural, donde la incidencia de la pobreza general se redujo, pasando de 67.8 por ciento en el 2009 a 61.5 por ciento en el 2011.

La labor agrícola no solo ha disminuido considerablemente el índice de desempleo en Nicaragua, sino que tiene un incremento sustancial mediante la micro, pequeña y medianas empresas, que con apoyo técnico y financiero gubernamental mantienen un creciente protagonismo en la vida económica del país. Desde el pasado año se experimenta una nueva y muy positiva actividad en cooperativas y sector agrícola, la cual se refiere al desarrollo de la agroindustria, mediante la cual se le inserta valor agregado a los productos para su comercialización, tanto para el mercado interno como para la exportación.

Como es de suponer, todo esto también genera empleos y algo muy importante, pues se requiere en este mundo moderno del desarrollo tecnológico, para lo cual el gobierno sandinista no solo ha facilitado el acceso a los pocos centros docentes que existían para pequeñas élites sociales, sino que los ha incrementado en cada departamento, lo que no solo crea empleo para profesores e instructores en determinadas materias técnicas, sino que motiva a muchos jóvenes emprendedores que aprecian una vía para ayudar a la familia y una posibilidad de desarrollarse social y económicamente en el país, sin tener necesidad de emigrar a otras naciones, alejándose de sus seres queridos.

Jóvenes emprendedores prefieren hoy no viajar a Costa Rica u otro país para tener un empleo con mayor remuneración, sino quedarse cerca de los suyos, obtener una parcela de tierra para el cultivo de café y otros productos y crear su propia empresa, con la cual incorporarse al mercado nacional e internacional con exportaciones tradicionales o, incluso, con nuevos productos que tienen un valor agregado.

Así se reflejó en una reunión que sostuvo la Ministra del Trabajo, Jeannette Chávez, con una delegación de la Organización Internacional para las Migraciones, en la que se pudo apreciar que cada vez son menos los nicaragüenses que abandonan el país en búsqueda de mejores horizontes, debido a las posibilidades que encuentran en nuestra propia nación, mediante inversiones directas, formación de cooperativas y las posibilidades que encuentran con programas nacionales.

Un reciente estudio sobre la migración de Nicaragua hacia Costa Rica señaló que la disminución de personas que viajan hacia el vecino país para buscar empleo dejó grandes experiencias y que permitirá conocer con mayor objetividad y con estadísticas más certeras este fenómeno y en base a ello tomar las medias correspondientes para estimular las labores en esta nación centroamericana.

Pero sucede que en los últimos años también se ha incrementado el incorporar valor agregado a productos que tradicionalmente se han exportado de forma primaria, digamos que como materia prima, y que luego se ha importado con cierto nivel de industrialización o mejoramiento, lo que requiere una mayor necesidad de empleo y de personas con nivel técnico, reflejándose en una incipiente agroindustria nacional, que puede llegar a niveles infinitos, en dependencia de su competitividad y del mercado internacional.

Para ello nuestro gobierno ha proporcionado la apertura de centros de enseñanza tecnológica en muchos departamentos, porque todos en el país tienen esta posibilidad, más aun cuando se ha retomado la alfabetización y el seguimiento de la enseñanza elemental en regiones rurales y en las ciudades, lo que posibilita un mejor desarrollo de los trabajadores rurales y urbanos, sobre todo en aquellos que tienen una proyección futurista, de convertirse de simples productores a empresarios en los más diversos sectores, incluyendo el turismo.

La Directora Regional de la OIT para América Latina y el Caribe, Elizabeth Tinoco, quien participó recientemente en una reunión en Mérida, México, señaló que ese sector es esencial para la creación de empleos, pues se trata de un área de labor que necesita del uso intensivo de mano de obra, el cual puede generar más de 250 millones de puestos de trabajo en el mundo.

Pero ocurre que en Nicaragua ese sector va a toda vela, como se dice en el ámbito marinero, el cual ha tenido en los últimos años un incremento en el país y se proyecta como un área económica con grandes perspectivas, con crecimientos record en los últimos dos años y perspectivas de seguir creciendo, no solo en el 2012, sino en el futuro cercano, a mediano y a largo plazo.

Es por ello que se le ha dado una importancia bien ganada a la pequeña y mediana empresa del sector, con el desarrollo del turismo en su más amplio espectro, como es el deportivo, el de naturaleza y el de lugares y rutas históricas, o sea no solo el de sol y playa, porque nuestro país tiene esas posibilidades, como es el próximo Campeonato mundial de surf, la Ruta del café, el de Tradiciones en zonas rurales y el de aventuras, que incluye visitas a nuestros lagos y volcanes.

Todo ello genera también empleos y de buena calidad, no solo de personas que tienen cosas que contar sobre hechos históricos, lugares y comidas típicas, se requiere de una cultura nacional e internacional y en ello también se trabaja con pequeños y medianos empresarios, quienes requieren de personas con un alto nivel de instrucción para que los visitantes se sientan bien comprendidos, atendidos y satisfechos de las visitas.

En el caso del turismo existe un elemento fundamental y es el nivel de seguridad que todo visitante requiere, aspecto que en nuestro país progresa de forma ejemplarizante, pues Nicaragua se ha caracterizado por ser un territorio con una alta seguridad ciudadana, en lo cual nuestra Policía Nacional tiene un rol protagónico y que ha sido reconocido recientemente por entidades internacionales, incluso en la ONU, y que ha sido puesto de ejemplo a nivel mundial.

Esta seguridad ciudadana, la estabilidad político-social del país, el mejoramiento en cuanto a la educación e instrucción de la población y el deseo de trabajar bien son las razones del alto índice de inversiones directas foráneas, que el año pasado llegó a casi mil millones de dólares y que en el presente se espera superar ese record nacional, lo que implica mayores empleos, incluso de personas con nivel técnico.

Y hemos dejado para el final lo más importante, pues ya se presentó a la Asamblea Nacional un proyecto para la construcción del Gran Canal de Nicaragua, el cual unirá a los Océanos Pacífico y Atlántico, que si bien durará unos diez años en cumplimentarse requiere de labores en ese período y una inversión calculada en 30 mil millones de dólares, pero que, como es lógico, es una tarea de labores que realizarán nuestros compatriotas y que también generará empleos directos e indirectos, porque no solo son las obras de preparación del canal sobre el Río San Juan, sino todo lo que se requiere para la atención, hospedaje, alimentación y transporte de los que trabajarán en ese proyecto, considerado por muchos como la obra estratégica más importante del país, por los beneficios que ella conlleva.

Si bien son muchos los países por incorporarse en la construcción de este canal, entre ellos la Federación de Rusia y China continental, los nicaragüenses también están muy contentos, porque este es un sueño de siglos y están convencidos que todos mejorarán económica y socialmente, teniendo en cuenta la excelente redistribución que hace nuestro gobierno sandinista de las riquezas del país, que llega a todos, no solo en empleos, sino también en beneficios sociales, que incluye a incapacitados y ancianos.

El desempleo disminuye progresivamente en Nicaragua y en esa misma medida la emigración para buscar otros horizontes, en zonas lejanas y normalmente alejados de seres queridos, con ello la pobreza también desaparece porque existe la posibilidad de trabajar y garantizar el sustento y el bienestar de la familia, así como la enseñanza de los más chicos y el bienestar de todos, porque con un gobierno que se preocupa por toda la sociedad, por todos los que viven en este país, podemos decir que el desempleo será en un futuro, cercano, cosas del pasado, porque vaya usted a saber, hasta es posible que se necesite mano de obra foránea para continuar esta obra social emprendida, que avanza a ritmo sandinista.

también te puede interesar