Opinión

La tristeza de Sebastián

Ahora vendrá la tristeza; el dolor interno que no tiene rincón definido, porque es del alma. Así lo sentirá Sebastián, día a día, cuando no escuche la voz a través del teléfono; la voz, esa voz, la voz única. Desde cualquier punto del continente o del mundo, estuviera donde estuviera, y fuera la hora que fuese, la voz de Tomás le hablaba; le hablaba, le hablaba. Muchas veces no tenía respuesta vocal, pero sí la escucha atenta; siempre

Redacción Central |

Y el amor de Tomás se hacía enorme. Y volvía a hablarle. Y a hablarle. Y a reiterarle el afecto; enorme, único.
Sebastián está triste; muy triste. Y elaborará el duelo de la ausencia en silencio; a su manera. Solamente podrá delatarlo el gesto corporal. Y no siempre.
Pero sentirá en lo hondo su ser, con silencio e introversión, que la llamada no llega; y no llega.
Y Sebastián estará triste, más triste que nadie, pero se dará cuenta que Tomás se convirtió en pájaro, luna, estrella, montaña o mar. Y lo comprenderá a su manera. Única, indefinible; tal vez inexpresable.

…Porque Sebastián, el inconsolable adolescente Sebastián, es el hijo autista del comandante Tomás Borge Martínez. ( Mariano Cepeda-La Voz del Sandinismo)
Fin.

también te puede interesar