Opinión

En evidencia apoyo de Estados Unidos a grupos de la llamada sociedad civil

(Por Reverendo Miguel Angel Casco) La señora Hillary Clinton al hablar de derechos humanos debe mirar primero hacia dentro de su propio país

Redacción Central |


(Por Reverendo Miguel Angel Casco) La señora Hillary Clinton al hablar de derechos humanos debe mirar primero hacia dentro de su propio país

En la nota de prensa de la Embajada de los Estados Unidos de Norteamérica del 25 de Enero 2012, en la que se hace publica una traducción no oficial de las declaraciones de la Secretaria de Estado del gobierno de los Estados Unidos, señora Hilary Clinton, entre otras cosas ella dice: ¨continuaremos apoyando a la sociedad civil y promoviendo los derechos humanos en Nicaragua¨( el subrayado en negrillas es mío). Por su parte la congresista republicana Ileana Ros-Lehtinen reaccionó airada por la que la OEA en su informe no condena a Nicaragua por supuestas violaciones a los Derechos Humanos. Sobre estos dos tópicos considero oportuno y necesario hacer la siguiente reflexión:

Una vez mas queda en evidencia que hay grupos de la autollamada sociedad civil que están siendo apoyados por el gobierno de los Estados Unidos para la implementación de una estrategia determinada. Es valido preguntarse, de que manera y en que consiste dicho apoyo. Que tipo de compromisos dichos grupos han asumido con el gobierno de los Estados Unidos a cambio de recibir ese apoyo. Considero que los representantes de dichos grupos y organizaciones deberían de rendirle cuentas al pueblo que ellos dicen representar y dejar claro en que consiste el apoyo, hecho publico por la señora Clinton.

En cuanto al tema de los Derechos Humanos, le aconsejo a la señora Clinton y a la congresista Ileana Ros, que primero miren hacia dentro de su propio país, de su propio sistema y les recuerdo la exhortación de Jesús: ¨Por que miras la paja que esta en el ojo de tu hermano, y no hechas de ver la viga que esta en tu propio ojo-Hipócrita, saca primero la viga de tu propio ojo¨ (San Lucas 6: 41,42).

La violación de los derechos humanos en los Estados Unidos es una constante, la persecución sistemática en contra de los emigrantes es cruel, a tal grado que en muchos casos los convierten en esclavos con grillos electrónicos para controlar sus pasos, la discriminación racial por la cual luchó y murió el pastor negro Martin Luther King aun persiste. No es casualidad que el Movimiento de Ocupación que desde Septiembre se ha instalado en varias ciudades y que en estos días ha instalado más de cien tiendas en Freedom Plaza, están denunciando los excesos del capitalismo y la falta de regulación a las grandes corporaciones, violadores de los derechos humanos de los emigrantes y de su mismo pueblo. Y ante esas reales violaciones la señora Clinton, la congresista Ileana Ros y la Freedom House guardan silencio cómplice. A los de allá y a los de acá como el periodista de la Prensa Eduardo Enrriquez quien reaccionó molesto por la gestiones de Amcham a favor de un entendimiento y no de aplicaciones de embargos comerciales, Jesús les dice hipócritas, miren primero la viga que tienen en sus propios ojos.

Indudablemente que aun tenemos que superar muchas cosas, mejorar nuestro sistema, darle seguimiento y sancionar a personas que desde alguna posición de poder humillan al débil, violentan los derechos humanos, pero de manera real y objetiva nadie tiene sustento para demostrar que el gobierno o el Estado de Nicaragua está violando los derechos humanos de los nicaragüenses. Mas bien nuestras redes pastorales han constatado a lo largo y ancho de nuestro país que existe una permanente búsqueda de fomentar la promoción y defensa de los mismos, mediante la ejecución de programas sociales dirigidos a mitigar las necesidades básicas de nuestra gente. El Derecho a la salud, la educación, la libre circulación, el derecho a organizarse y manifestarse. En el caso especifico de la Libertad de prensa que algunos cuestionan, recientemente la organización de Reporteros Sin Fronteras afirmó que Nicaragua avanza en la Libertad de Prensa subiendo 11 plazas por encima de varios países latinoamericanos.

Es lógico que dentro de los planes de ataques al gobierno, tanto los de allá como los de acá, tratarán de levantar la bandera de los derechos humanos, olvidándose de la verdad y armándose de la mentira, al final la inmensa mayoría del pueblo, no les creerá ni los seguirá. Es hora de estar muy despiertos y atentos para que los que utilizan las armas ideológicas de la muerte no prosperen en su afán de atacar y debilitar el proyecto político-social que representa los intereses de la inmensa mayoría de la población.

también te puede interesar