Opinión

Estabilidad del gobierno permite a empresarios la construcción de carreteras y viviendas

(Por Juan Maltes) Los acuerdos tripartitos Gobierno-Empresa Privada-Trabajadores dieron sus frutos, porque todos pensaron en el bien común que impulsa la dirigencia sandinista

Redacción Central |


(Por Juan Maltes) Los acuerdos tripartitos Gobierno-Empresa Privada-Trabajadores dieron sus frutos, porque todos pensaron en el bien común que impulsa la dirigencia sandinista

En la medida que el modelo neoliberal o capitalismo salvaje desapareció en Nicaragua, en esa medida se ha ido construyendo con vigor y profundidad el Modelo Cristiano, Socialista y Solidario que impulsan decididamente el Presidente Daniel Ortega y la Primera Dama, Rosario Murillo.

Revisando mis archivos me encuentro que los logros alcanzados en los últimos cinco años en favor del pueblo nicaragüense son realmente espectaculares y esos logros se han logrado por el compromiso del binomio presidencial Ortega-Murillo de profundizarlos en los años por venir.

Y es que todos esos grandes avances se han construido en base a políticas pragmáticas impulsadas por el Gobierno Sandinista con todos los sectores de la sociedad nicaragüense que han redundado, por ende, en favor de las grandes mayorías.

Así vimos que, poco a poco, los acuerdos tripartitos Gobierno-Empresa Privada-Trabajadores dieron sus frutos, porque todos pensaron en el BIEN COMUN que impulsa el Gobierno Sandinista.

Esos acuerdos le dieron estabilidad y seguridad al país, de tal manera que empresarios nacionales y extranjeros comenzaron a invertir en paz y tranquilidad.

ESTABILIDAD ES IGUAL A AUMENTO DEL EMPLEO

Los resultados de esa unión, pensando en Nicaragua, se dispararon espectacularmente con exportaciones que el año pasado llegaron a 2.500 millones de dólares e inversiones que sobrepasaron los 2.000 millones de dólares. Ambos renglones son históricos en la vida nacional.

Empresas textileras, empresas constructoras de carreteras y viviendas, e industrias de todo tipo, todas pertenecientes a la empresa privada, impulsan el empleo decididamente conscientes de que sus inversiones están seguras por la estabilidad que observan en Nicaragua.

Para un ejemplo, las empresas textileras ya anunciaron que este año darán empleo a más de 10.000 personas, con la expectativa de que esa cantidad aumente en los próximos años con la instalación en Nicaragua de empresas de fama mundial como NIKE y ADIDAS, entre otras.

Sólo en el área textilera el empleo llega a más de 100.000 personas, combatiendo de esa manera el desempleo que fue crónico en los gobiernos neoliberales.

CONSTRUCCIONES Y MAS CONSTRUCCIONES

De acuerdo a mis fuentes en Managua, éste y los próximos años serán de vertiginosas construcciones de todo tipo, creando una gran cantidad de empleos directos e indirectos, continuando con la batalla frontal al desempleo y por las seguridades de estabilidad y equidad que brinda el gobierno del binomio Ortega-Murillo.

Entre las nuevas construcciones que se contemplan para este año, es el anuncio de INVERCASA, que planea construir una torre de apartamentos en Villa Fontana. Esta empresa también tiene proyectado para este año la ampliación del hospital César Amador Khül en el popular Centro Comercial Managua.

El Hotel Express, propiedad de los banqueros Juan Bautista Sacasa y Ramiro Ortiz Gurdián, entre otros inversionistas nicaragüense, planea la construcción de un centro de convenciones.

Por su parte, el Grupo Exel Automotriz ampliará sus operaciones con la construcción de una sucursal en carretera a Masaya. Igual lo harán otras reconocidas empresas como Galerías, Plaza Inter y otros consorcios.

Por su parte, el Gobierno Sandinista continúa con sus proyectos de construir más viviendas dignas para el pueblo, más carreteras y caminos de penetración para que los productores agropecuarios saquen con más rapidez sus productos. Todo esto significa más empleo y guerra frontal al desempleo.

Todas esas acertadas políticas impulsadas por el Presidente Daniel Ortega y la Primera Dama, Rosario Murillo, dieron paso, lógicamente, para implementar los exitosos y emblemáticos programas sociales que han beneficiado y continuarán beneficiando al pueblo nicaragüense.

NO HAY TIEMPO QUE PERDER

Como no hay tiempo que perder y a pocos días de haber tomado posesión, ya el Gobierno del Presidente Daniel Ortega y la Primera Dama, Rosario Murillo, inició los primeros contactos con la empresa privada, para continuar implementando políticas de desarrollo económico y productivo que beneficien, principalmente, a las grandes mayorías.

El Asesor Económico de la Presidencia, Comandante Bayardo Arce, en su reunión con el COSEP, analizó el impacto del aumento del petróleo y la forma de unir esfuerzos para que el pueblo no sea golpeado fuertemente.

El Comandante Arce también abordó con el presidente del COSEP, José Adán Aguerri, otros temas económicos y sociales. El Comandante Arce y Aguerri están de acuerdo en apoyar a los productores e industriales, pero siempre con el objetivo de que las medidas que se tomen, defiendan siempre el bolsillo de los consumidores.

Como se puede observar, Nicaragua camina firmemente con estabilidad, tranquilidad, paz y seguridad, hacia un futuro que beneficia a todos los nicaragüenses, porque este es un GOBIERNO DEL BIEN COMUN que restituye derechos con justicia y dignidad.

Este es el compromiso de Ortega y Murillo con el pueblo que los eligió y no pueden, como hemos manifestado con anterioridad, apartarse ni un milímetro con el mandato del SOBERANO.

también te puede interesar