Opinión

La CELAC llegó para quedarse

(Por Juan Maltes) Con el tiempo y ante la fortaleza que vaya adquiriendo este grupo, la influencia de Estados Unidos en la región deberá disminuir paulatinamente, hasta dejar de ser el policía de esta área

Redacción Central |

La CELAC llegó para quedarse
(Por Juan Maltes) Con el tiempo y ante la fortaleza que vaya adquiriendo este grupo, la influencia de Estados Unidos en la región deberá disminuir paulatinamente, hasta dejar de ser el policía de esta área

La creación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), efectuada en Venezuela la semana pasada, debe considerarse como una de las más grandes ambiciones de esta comunidad en su historia republicana, que debe redundar en beneficio de sus respectivos pueblos.

Esta comunidad, de casi mil millones de habitantes, la coloca como un enorme grupo poderoso que, unido, debe tener un gran peso en la comunidad global en que vivimos.

Los millones y millones de kilómetros cuadrados que representa la CELAC, está virtualmente rodeada de una riqueza inconmensurable que no debe ser explotada nunca más por imperios extranjeros y beneficiar, exclusivamente, a los pueblos latinoamericanos y caribeños.

Con el tiempo y ante la fortaleza que vaya adquiriendo la CELAC, la influencia de Estados Unidos deberá disminuir paulatinamente, hasta dejar de ser el «policía de la región» que ha dictado las normas durante casi 200 años.

Eso no significa que los países latinoamericanos dejarán de tener buenas relaciones con Estados Unidos, pero estas relaciones deberán ser en el futuro y por qué no desde ya, sin ingerencias, ingerencias que han servido únicamente para dividir y ensangrentar con sangre de hermanos a los pueblos de nuestra región.

Las relaciones entre la CELAC y Estados Unidos deben ser en igualdad de condiciones para que los diálogos entre las dos regiones puedan beneficiar siempre a las grandes mayorías.

A pesar de la diversidad ideológica que existe dentro del CELAC, se observó que hay un deseo real y verdadero de trabajar juntos y esa unidad debe ser dirigida única y exclusivamente, en favor de las grandes mayorías, es decir el pueblo latinoamericano y caribeño.

Nunca antes se habían reunido los 33 presidentes y jefes de Estado en un cónclave con el objetivo de buscar soluciones en forma global y en conjunto, para beneficio de las grandes mayorías.

Se vislumbra un desarrollo de continuos intercambios políticos, económicos y sociales. En esta histórica reunión de la CELAC se observó armonía y homogeneidad, porque al fin, el objetivo es el bienestar de casi mil millones de seres humanos que desean forjar su propio destino.

Con este enorme poder político, económico y poblacional de casi mil millones de habitantes que conforma la CELAC,

MIENTRAS CELAC SE FORTALECE, LA OEA DESAPARECERA

Como ya apuntamos, a este nuevo organismo de la CELAC, no pertenecen Estados Unidos y Canadá, porque es un organismo netamente latinoamericano y caribeño, que por primera vez en su historia están juntos para sacar adelante a sus respectivos pueblos, en este mundo cada día más globalizado.

Si la CELAC se fortalece y con el pasar del tiempo se observa que funciona bien en lo político, económico y social, con capacidad para tomar resoluciones por consenso o por mayoría en beneficio del pueblo, es seguro que la Organización de Estados Americanos (OEA), desaparecerá totalmente ante su inoperancia, pues como se sabe, la OEA ha estado siempre al servicio de los intereses de Estados Unidos.

Si la CELAC a corto o mediano plazo se fortalece con bases fuertes y duraderas, es posible que con el pasar del tiempo se cumpla el sueño eterno de Simón Bolívar de ver nacer al GRAN PAIS LATINOAMERICANO, indivisible, pero cada uno de ellos con sus propias características.

PRESIDENTE ORTEGA: CELAC DEBE TRABAJAR CON SISTEMA ECONOMICO JUSTO

Por supuesto, que esta gran unión le otorga una enorme fortaleza a la región latinoamericana y caribeña, para plantear en los organismos internacionales, en igualdad de condiciones, sus propios puntos de vista ya sea en lo económico, político o social.

Al explicar sobre esta histórica reunión, el Presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, al referirse al aspecto económico, ha manifestado certeramente que este foro, donde nació la CELAC, tendrá éxito si trabaja bajo un sistema económico justo.

Y es lógico lo que explicó el Presidente Daniel Ortega, porque si se continúa con el mismo sistema económico para enriquecer más a los ricos y empobrecer más a los pobres, de nada serviría este nuevo organismo.

Precisamente la CELAC nació para que, con sus enormes riquezas y su potencial de influencia global, favorecer a las grandes mayorías en los económico, social y político.

LAS FUERZAS ANTI-UNION

También hay que ser claros en otros aspectos. Contra el nacimiento de la CELAC ya hay fuerzas ocultas que intentarán destruir esta genuina unión latinoamericana y caribeña.

Ya hay «políticos» y medios de comunicación «independientes» que le auguran una corta vida a la CELAC e incrementarán sus «trabajos ocultos» para evitar esa unión.

Sin embargo, con lo observado en la reunión de Caracas, los 33 presidentes están decididos a profundizar esa unión latinoamericana tanto tiempo deseada. Unión latinoamericana que desea, sin ingerencias externas, salir adelante y beneficiar, sobre todo, a sus respectivos pueblos.

también te puede interesar