Opinión

Unidad, integración e independencia, palabras claves en jornada de nacimiento de la CELAC

(Por Wilfredo Soto) Los acuerdos que se adopten en definitiva por los presidentes tendrán un peso definitorio, sin duda alguna, en el porvenir inmediato de sus países y de sus pueblos en una etapa muy especial de la historia del planeta.

Redacción Central |

Las palabras unidad, integración e independencia fueron claves desde el primer minuto de la jornada de nacimiento de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) que culminará este sábado en Caracas.

La masiva concentración de mandatarios de la región en la cita, incluso pasando por encima en algunos casos de colores políticos y hasta ideológicos, alcanza un significado muy especial en la historia.

Ello resulta aún más resaltante en momentos que el mundo vive instantes difíciles con la agudización de los intentos de dominación por la fuerza del destino de los países que no acepten las imposiciones de la mayor potencia militar y económica del orbe.

Por primera vez en su historia, trayendo a la actualidad el ideario de Simón Bolívar y Augusto C. Sandino, los países latinoamericanos y caribeños decidieron constituir un instrumento de concertación política sin la presencia dominadora y omnipotente de Estados Unidos.

Como señalan las informaciones desde Caracas, todos los debates han transcurrido en un ambiente de consenso y de llamado a unificar esfuerzos a favor de la lucha contra la pobreza, la integración en todos los sectores y la autonomía en la adopción de decisiones que beneficien a todos los pueblos.

No han faltado, en momento alguno, las advertencias y condenas hacia la opresión y dominación foránea en cualquiera de sus formas y a los intentos de desestabilizar a las naciones donde gobiernos populares, como es el caso de Nicaragua, llevan adelante profundos cambios y programas en beneficio de las poblaciones más vulnerables.

Igualmente están presentes las advertencias a impedir que las decisiones de los mandatarios queden apenas en un papel y a que la reunión de la CELAC se convierta en una Cumbre más sin aportes definitivos al futuro de Latinoamérica y el Caribe.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, fuerte impulsor del proyecto, recordó la necesidad de la existencia de estructuras que otorguen vida permanente a la CELAC y alertó que la crisis económica de Estados Unidos y Europa, obliga a los Estados más pobres a blindarse contra la catástrofe que puede enfrentar la Humanidad.

Ya al salir hacia Caracas, el Comandante Daniel Ortega, advirtió que el nacimiento de la CELAC debía ser una respuesta a los planes de Estados Unidos de crear un área de dominio, como nuevos colonizadores, en la región latinoamericana y caribeña.

Los acuerdos que se adopten en definitiva por los presidentes tendrán un peso definitorio, sin duda alguna, en el porvenir inmediato de sus países y de sus pueblos en una etapa muy especial de la historia del planeta.

también te puede interesar