Opinión

Elecciones en Nicaragua…Fraude..¿ De qué me habla?

(Por Víctor Lazcares Lazcares) Si los opositores desean arribar de nuevo al poder deben unificarse y trabajar junto al pueblo en la construcción de un modelo de bienestar diferente, sino tendremos gobiernos del Frente Sandinista por mucho tiempo en Nicaragua.

Redacción Central |

Como parte de una experiencia académica acudí a las elecciones de Nicaragua para observar e informar sobre ese proceso.

Visite trabajadores, artistas, políticos de izquierda, de centro y de derecha, empresarios, comunicadores y por supuesto muchos jóvenes.

Visité repartos, barrios, residenciales, municipios, locales de partidos políticos, emisoras de radio, canales de televisión, centros comerciales, pulperías de barrio.

Entrevisté, entre otros. al legendario Edén Pastora comandante guerrillero y ahora funcionario del Estado; al Presidente del Consejo Supremo Electoral, don Roberto Rivas; al Director General del Teatro Rubén Darío, señor Ramón Rodríguez; al galardonado artista, manager de Macolla, señor Ronald Hernández; al cantante Rommel Ocampo; a los diputados María Eugenia Sequeira y Eliseo Núñez; así como un corto intercambio, el día de la votación, con la señora Rosario Murillo y el reelegido Presidente Constitucional de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega Saavedra.

Observé la entrega de credenciales de fiscales, observadores, periodistas nacionales y extranjeros, el reparto y custodia del material electoral a los centros de votación. Visualicé a la mayor parte de los cinco partidos organizados para la custodia del proceso.

El ambiente que se vivía durante los días previos a la votación fue de calma y emoción por el proceso.

El día 6 de noviembre llegó y desde tempranas horas los nicaragüenses comenzaron a abarrotar los 4.296 centros de votación diseminados por todo el territorio y donde se ubicaban las 12.960 juntas receptoras de votos. Cero propaganda electoral de los partidos, cero signos externos de los partidos, cero venta de licor, pues se estaba en el silencio electoral, que celosamente se resguardaba.

La Alianza PLI y el Partido Liberal Constitucionalista se peleaban el segundo lugar porque el ganador ya subyacía; lo único que no se tenía claro era el porcentaje con el que ganaría el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), que también se presentaba como una alianza.

Ese domingo se escogían el Presidente y Vicepresidente de la República, los diputados nacionales, diputados departamentales y los diputados del PARLACEN, por primera vez en una papeleta o boleta única, marcando con una X.

Decenas de miles de miembros de mesa, fiscales de los partidos, policías electorales, procuradores electorales, votantes, periodistas nacionales y extranjeros, observadores de la OEA, de la UE, del Consejo Superior de Universidades y otros organismos resguardaron un proceso que había comenzado hace cinco años, con el restablecimiento de la continuidad del servicio de luz eléctrica, la construcción de casas para los sectores más pobres de la población, con el programa Hambre Cero, con el programa Usura Cero, con el Bono Solidario de 700 Córdobas para los jubilados y trabajadores del Estado, con el subsidio del transporte público que mantiene el pasaje en 0.11 centavos de dólar, con la estabilidad empresaria para seguir produciendo, en fin los programas sociales y de estabilidad empresarial le dieron el triunfo rotundo al Presidente Daniel Ortega en el ejecutivo y un poder calificado en la Asamblea Nacional con 60, de los 90 diputados.

Las quejas sobre problemas electorales y fraude después de las elecciones siempre se dan, incluso aquí en Costa Rica; ningún sistema es perfecto.

Si los opositores desean arribar de nuevo al poder deben unificarse y trabajar junto al pueblo en la construcción de un modelo de bienestar diferente, si no tendremos gobiernos del Frente Sandinista por mucho tiempo en Nicaragua.

Sostengo que una amplia mayoría de nicaragüenses desean que el transe electoral pase para que su economía siga creciendo, pero a un mayor ritmo y que se distribuyan los ingresos con equidad.

Un factor que ayudó al triunfo Sandinista fue la innegable ayuda del Presidente Venezolano Hugo Chávez.

(*) El autor es postulante a la Maestría de Comunicación Política, Universidad Federada de Costa Rica. Ex Cónsul General de la República de Costa Rica en Nicaragua.

también te puede interesar