Opinión

Ramonet «imperial” apoya crímenes contra Libia

(Por Centro de Estudios Policarpa Salavarrieta -Bogotá, Colombia-) La postura de Ignacio Ramonet defiende lo indefendible, defiende la invasión, defiende a la ONU como fuente de derecho olvidando su papel como sanedrín de legitimidad de las posturas unilaterales imperiales

Redacción Central |

En América Latina el nombre de Ignacio Ramonet era sinónimo de pensamiento antisistémico y de lucha frontal contra la rapiña imperial hacia los pueblos del mundo, pero algo fundamental ha cambiado en su pensamiento y postura, ha aparecido de manera vasalla como buen intelectual francés cooptado y alinderado con las posturas de moda en los festines nocturnos de París.

Su posición sobre el tema libio es grotesca, haciendo gala de la ingenuidad de un escolar en asuntos de geopolítica mundial ha dicho «…Se puede estar en contra de la estructura actual de Naciones Unidas, o estimar que su funcionamiento deja mucho que desear. O que las potencias occidentales dominan esa organización. Son críticas aceptables. Pero, por ahora, la ONU constituye la única fuente de derecho internacional. En ese sentido, y contrariamente a las guerras de Kosovo o de Irak que nunca tuvieron el aval de la ONU, la intervención actual en Libia es legal, según el derecho internacional; legítima, según los principios de la solidaridad entre demócratas; y deseable, para la fraternidad internacionalista que une a los pueblos en lucha por su libertad….» (Libia, lo justo y lo injusto en Rebelión).

Su postura defiende lo indefendible, defiende la invasión, defiende a la ONU como fuente de derecho olvidando su papel como sanedrín de legitimidad de las posturas unilaterales imperiales, o acaso olvida el señor Ramonet que la ONU no es el Consejo deSeguridad?, Olvida que de manera antidemocrática unos cuantos países han decidido por toda la humanidad?, para Ramonet, la invasión es legítima e invoca para validar su argumento la «solidaridad entre demócratas» y remata diciendo que es deseable para la fraternidad internacionalista. ¿Llama él fraternidad internacionalista el saldo de niños y civiles asesinados en la ofensiva imperial?.

Su salto ha sido muy largo en verdad, de legitimador de las luchas antisistémicas y antiimperialistas a liberal y criminal, criminal sí, porque la legitimación de la invasión es un acto criminal, mucho más para un intelectual de su renombre.

En relación a estas trágicas posturas sobre Libia, propias no solo de Ramonet sino de diversas corrientes supuestamente de izquierda, el periodista venezolano y ex vicepresidente de la República José Vicente Rangel ha dicho:

«…El dilema es falso. Tramposo. Me importa un carajo Gaddafi. No es santo de mi devoción. Pero eso es una cosa y otra diferente lo que motivó la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU con vergonzosas abstenciones que dieron luz verde a la intervención armada de las potencias occidentales en Libia.

Plantear el tema libio en función del dilema dictadura o democracia es puro cinismo. Creer que el mundo está poblado por idiotas. Ignorar la tradición injerencista, violadora sistemática del derecho internacional por las grandes potencias. Es dar vuelta a la cara cuando se habla de libertad, al tiempo que se apuntalan dinastías sangrientas y corruptas como las de Arabia Saudita, Marruecos, Jordania, Bahréin. El problema: ¿es aceptable que un poder supranacional decida sobre un país y valide, sin confirmar, las informaciones difundidas por medios y gobiernos comprometidos? En el caso libio se aceptó, sin investigar, que Gaddafi masacraba al pueblo, y la respuesta fue provocar otra masacre con los ataques de la coalición.

¿Es aceptable la violación de la soberanía de una nación sólo porque un grupo de países lo decide sin indagar lo que ocurre? Lo de Libia acaba con la convivencia y seguridad internacionales y se cierne como amenaza sobre las naciones pequeñas. Aquellas que tienen limitados recursos para defenderse. Simplemente, la ley de la selva….»

La inmensidad de su error político sobrecoge, señor Ramonet, la pluma conque escribe está manchada con la sangre de inocentes, ha olvidado tal vez por resaca o por fariseísmo que los comités o cortes internacionales de protección de derechos son los nuevos fariseos al servicio de su amo imperial, la verdadera realización de los derechos vendrá de la barricada popular o no vendrá, esta verdad histórica ya la han demostrado Venezuela, Bolivia, Ecuador y Argentina, hoy la única fuente de derecho es la resistencia que escriben heroicamente los pueblos de Irak, Palestina, Afganistán, Colombia y todos aquellos que enfrentan la embestida demencial del imperio.

Daniel Pali, Laura García, Carlos Sagún

(Redacción Central La Voz del Sandinismo-La Gente)

también te puede interesar