Opinión

La lucha por el poder

(Por William Grigsby) Para los revolucionarios, para los que aspiramos al cambio de sistema en Nicaragua, la lucha por el poder es de todos los días, es de cada minuto, es de cada acción política

Redacción Central |

Desde que se fundó el Frente Sandinista de Liberación Nacional, sus militantes hemos aprendido que la lucha por el poder no pasa por los tiempos electorales. Es decir, que la lucha por ganar o conservar el poder político no necesariamente es en tiempos de elecciones.

En realidad, para los revolucionarios, para los que aspiramos al cambio de sistema en Nicaragua, la lucha por el poder es de todos los días, es de cada minuto, es de cada acción política que desarrollamos o cada acción política que combatimos en el adversario.

Con frecuencia, sin embargo, olvidamos esta máxima, esta realidad política que hemos vivido los sandinistas y creemos que simplemente hay que esperar cuando vengan las elecciones para incrementar nuestras acciones políticas, para incrementar nuestro contacto con la gente. Y la verdad es que las elecciones se ganan desde el mismo momento que subiste al poder, desde el mismo momento, desde el primer día del Gobierno que ha asumido el poder.

En nuestro caso, las elecciones de 2011 empezaron el 10 de enero de 2007. Todos los días del mundo tenemos que luchar por ganar la conciencia de la gente para el Proyecto Político del Frente Sandinista, que básicamente consiste en cambiar el sistema económico en Nicaragua, sentar las bases para cambiar ese sistema.

El Gobierno ha definido que es el Año de la Solidaridad, pero que es un año de siembra para cosechar en el año 2011. Realmente hemos estado sembrando todos estos años, y tenemos que tener la suficiente astucia e inteligencia para convertir todas esas cosas que hemos ido haciendo casi en silencio debido a la censura del Imperio Mediático, convertirlas en conciencia, convertirlas en acción política de la gente organizada.

La definición del propio Gobierno ha sido: vamos a hacer cosas, vamos a ganar conciencia, vamos a ganar organización, vamos a ganar elecciones. Pues bien, eso no se hace de la noche a la mañana, eso no se hace a partir de que se desate la campaña electoral de 2011 en agosto del próximo año… ¡no! Se comenzó a hacer, como decíamos, desde el 10 de enero de 2007.

Y fundamentalmente, la lucha de los sandinistas ahora por ganar esa conciencia, es una lucha ideológica, es una lucha de anteponer los dos sistemas que están en pugna en Nicaragua: un sistema que propugna la explotación del hombre por el hombre, que propugna la explotación inmisericorde dela Naturaleza, que propugna el mercado por encima de la sociedad, que propugna el consumidor por encima del ciudadano.

Tenemos que contraponer esos dos Sistemas, y cómo los sandinistas hemos ido poco a poco construyendo ese nuevo sistema en Nicaragua. Pero no será suficiente tener esa propuesta en acción política sino la convertimos también en un andamiaje jurídico.

Los sandinistas, por eso, apostamos que en el año 2011, no sólo vamos a ganar las elecciones, sino que las vamos a ganar con contundencia, con mayoría absoluta, y con una mayoría muy cómoda en la Asamblea Nacional. Pasar de 50 Diputados, llegar quizás a 60 Diputados; tener las posibilidades políticas reales de cambiar todo el sistema jurídico que creó el capitalismo para fundamentar su sistema; tener todas las condiciones para desmontar ese fundamento jurídico del sistema capitalista y convertirlo en fundamento jurídico del Socialismo, de la sociedad sandinista, de esa sociedad que empezó a diseñar Sandino con su lucha, allá en los años 20 y 30 del Siglo XX.

En fin de cuentas, se trata de una lucha también individual; no se trata de que solamente la dirección política del Partido o la dirección del Gobierno, el Presidente Daniel Ortega, Rosario, no se trata que sólo ellos van a hacer el trabajo ideológico… ¡lo tenemos que hacer todos! Lo tenemos que hacer también de casa en casa, lo tenemos que hacer en cada reunión, en las paradas de buses, en el autobús mismo… ¡en todas partes tenemos que librar la lucha ideológica! No se trata simplemente de una campaña, ni de esperar que las directrices simplemente las dé el Presidente Ortega y comenzar a hacer el trabajo. Tenemos suficientes armas en nuestras manos: están los logros del Gobierno, está nuestro Plan Estratégico para desarrollar el país; está el ALBA, están nuestros principios, están nuestros valores, y está la gente… la juventud, las mujeres, los trabajadores, los proletarios por cuenta propia… ¡estamos ahí! Hace falta la acción política de nosotros, los militantes sandinistas, para convertir todos esos logros de Gobierno, para convertir todas esas aspiraciones de la gente, en conciencia política, en organización ciudadana, y finalmente, en el triunfo electoral.

Fernando Gordillo nos enseñó que la lucha es el más alto de los cantos, y con María Luisa Atienza, unidos… ¡somos invencibles!

también te puede interesar