Opinión

La doble moral de los capitalistas

Los capitalistas te juzgan de una forma si defendés el sistema capitalista, y te juzgan de otra, si sos contrario.

Redacción Central |

Una de las características de los capitalistas y del sistema capitalista en su conjunto, es la doble moral, el doble rasero para medir una y otra cosa, según su conveniencia.

Ocurre en la moral, ocurre en la política, ocurre en toda la esfera social donde se desenvuelven los ciudadanos, donde se desenvuelve cualquier Ser Humano… ¡siempre hay una doble moral! Te juzgan de una forma si defendés el sistema capitalista, y te juzgan de otra, si sos contrario.

Esto es perfectamente visible, por ejemplo en el caso de Honduras, ha ocurrido un golpe militar en toda regla; secuestraron al Presidente Manuel Zelaya, llegaron a su casa, balacearon su casa, lo sacaron en pijama, lo pusieron en un helicóptero primero, lo llevaron a la base yanqui después. Se lo llevaron a Costa Rica, secuestrado, repito, a punta de fusil, y lo sustituyeron por un fantoche, un político venido a menos, que ha vuelto a surgir de la mano de Estados Unidos.

No es menos importante subrayar el papel de Costa Rica. Oscar Arias ha sido un político obtuso, gelatinoso, es decir, todo aguadote, que no se sabe por dónde agarrarlo, si lo agarrás por un lado, se te sale por el otro. Un político gelatina, eso es Oscar Arias. Lo demostró perfectamente en dos momentos antes referidos a Nicaragua: En los años 80, se quiso erigir como el «Campeón de la Paz» y de la pacificación de Centroamérica, y entonces, hizo un conciliábulo para hacer un mamotreto ahí, sobre supuestamente la manera de alcanzar la Paz en Centroamérica, y no quiso invitar a Nicaragua, al Presidente Daniel Ortega.

Pero de pronto, su jugada se cayó, porque el entonces Presidente de Guatemala, Vinicio Cerezo, Demócrata-Cristiano, le avisó a Daniel: Daniel, va a haber una reunión, así, y así, pero no quieren que vos llegués. Y entonces, Nicaragua se hizo presente, y ahí sí empezó el proceso de Esquipulas I y después Esquipulas II, y ahí sí hubo un Acuerdo de Paz Centroamericano, fundamentalmente porque estaba ahí representada la Revolución Popular Sandinista, el pueblo en armas que estaba defendiéndose de la agresión yanqui… ¡no por Oscar Arias! De parte de Oscar Arias, a nosotros nos hubieran hundido el puñal y si nos hubieran invadido, mejor para él todavía.

Hay otro ejemplo. Durante el proceso vergonzoso de 1996, cuando Arnoldo Alemán, el MRS y Estados Unidos hicieron un fraude descomunal en Nicaragua y se robaron las elecciones… dicho sea de paso, el MRS le obsequió un escaño de Diputado a la Presidenta del Consejo Supremo Electoral, Rosa Marina Zelaya, para su marido, ¡imaginen ustedes… qué honrados y qué honestos que son ellos! Pero bueno, comentarios aparte.

Resulta que en esa oportunidad, andaba por aquí Oscar Arias, observando las elecciones. Y en privado, Oscar Arias le dijo al Presidente Ortega, al hoy Presidente Ortega, que era una vergüenza lo que había ocurrido, que en cualquier país del mundo había que descalificar esas elecciones. Pero apenas salió de ahí, salió de la reunión privada con el Presidente Ortega, dijo que no había ningún problema con las elecciones en Nicaragua… ¡doble moral de Oscar Arias!

Podemos citar otro ejemplo, dicho sea de paso, Costa Rica es hoy, el país menos pobre de Centroamérica, gracias a la Revolución Sandinista. ¿Saben por qué? Porque en los años 80, se ofreció como víctima posible de la Revolución Sandinista, nos denunciaba como que queríamos invadirlo, y todo era para arrancarle dinero a Estados Unidos. A cambio de eso, obtenían el respaldo político de los ticos en toda la estrategia de la política internacional contra Nicaragua. Y así consiguieron centenares de millones de dólares en Costa Rica, que nunca ha tenido guerra en los últimos 60 años, y entonces, invirtieron… ¡así es fácil! Cuando vos tenés Paz, es fácil salir en el desarrollo. Así se ha comportado Costa Rica.

Ahora, Oscar Arias vuelve a hacer de las suyas con Honduras, ¡y sale hasta reconociendo las elecciones! cuando él mismo era patrocinador de un Plan de Paz, supuestamente, para Honduras, y resulta que dice que hay que reconocer el resultado electoral, aunque bueno, hay que ver si vuelve Zelaya, pero para bendecir el golpe de Estado. ¡Es una vergüenza! Costa Rica avergüenza a Centroamérica, o mejor dicho… los gobernantes costarricenses avergüenzan a Centroamérica.

Les doy otro dato. El Presidente Daniel Ortega fue el Presidente Pro Tempore del Sistema de Integración Centroamericana, SICA, a lo largo del primer semestre del año 2009. Gracias a que Daniel era el Presidente del SICA, es que se pudo denunciar oportunamente el golpe; es que el Presidente Zelaya pudo escapar de las garras de Oscar Arias, donde lo habían llevado los gringos, a San José de Costa Rica, en la madrugada del 28 de junio, pudo escapar de Costa Rica, y venir a Nicaragua la noche del propio 28 de junio. Y desde aquí se lanzó la ofensiva internacional para tratar de neutralizar al golpe.

Otra cosa es lo que ha ocurrido después. Pero si el golpe pudo ser denunciado a tiempo, fue gracias a la acción oportuna, diligente, inmediata del Presidente Ortega… pero dos días después había que entregar el cargo a Oscar Arias de Costa Rica. Desde entonces, se paralizó el proceso centroamericano, se paralizó la Integración Centroamericana, no ha habido una sola Cumbre donde participen todos los Presidentes centroamericanos, incluyendo al Presidente Constitucional Manuel Zelaya. Eso es lo que ha ocurrido con Oscar Arias.

Pero no sólo él es dueño de doble moral, hay muchos dueños de doble moral… Obama por ejemplo. Barack Obama prometió cielo y tierra en la Cumbre de Puerto España, habló de nuevas relaciones, de nuevo comienzo, de que hay que dejar atrás el pasado, que para qué hablar del pasado, decía; lo cual es un insulto a la inteligencia de todo latinoamericano… pero bueno, el caso es que don Obama prometió cielo y tierra.

¿Y qué es lo que ha hecho en la práctica? Permitió… una de dos, por omisión, es decir, no lo sabía; o por acción, es decir, lo sabía, pero se calló. Por cualquiera de las dos cosas, es responsable del golpe militar en Honduras, de las bases militares en Colombia, de los radares en Costa Rica, de las bases militares encubiertas que van a instalar en Panamá… ¡es bajo la administración de Obama!

¿Saben cómo le dicen a Obama ahora en Europa y en Estados Unidos? Galletas Oreo. ¿Saben por qué? Porque son negras por fuera y blancas por dentro. Obama piensa como blanco aunque sea negro de raza… traiciona incluso a su propia raza.

Y una última acotación sobre todas estas cosas. ¿Cuántos observadores electorales hubo en Honduras? ¡Centenares! europeos, liberales de toda calaña, latinoamericanos por doquier, Senadores yanquis. ¿Y qué dijeron al terminar las elecciones en Honduras, la farsa electoral? ¿Saben lo que dijeron? Que todo había sido en paz, que había sido una fiesta cívica… ¡y han ocultado que el 70% del electorado no votó!

Pero fue «fiesta cívica.» ¿Para qué sirven entonces los Observadores? ¿Para apadrinar vergüenzas como la ocurrida en Honduras? Donde lo que simplemente ha hecho Estados Unidos, es heredar la dictadura, pasarle el bastión de uno a otro dictador… ¿Para eso sirven los Observadores? ¿Para eso quieren observar elecciones? Eso es otra vez la doble moral.

O sea, los Observadores… cuando beneficia al capitalismo ¡no importa lo que se haga! Y cuando beneficia a los revolucionarios, lo enturbian, lo enchanchan, lo ensucian y salen con cualquier otro discurso. No se les olvide: el que defiende al capitalismo, por definición, es de doble moral… ¡no hay que creerle!

Recuerden, la lucha es el más alto de los cantos, y si nos unimos… ¡somos invencibles!

también te puede interesar