Opinión

29 de noviembre ante la Historia

La fecha de este último 29 de noviembre puede verse desde los ojos de Honduras o desde los ojos uruguayos

Redacción Central |

El 29 de noviembre, tiene dos maneras de verse ante la historia, una, desde los ojos de Honduras y otra, desde los ojos uruguayos. Precisamente en Montevideo, este domingo, el pueblo uruguayo celebró con júbilo, la victoria de José Mujica, el querido Pepe, quien a sus más de 70 años, y más de 50 de lucha, ha logrado vencer a la ultraderecha uruguaya, encabezada por el expresidente Lacalle, y se erigió como el nuevo Presidente de Uruguay, con un mayor porcentaje que cuando ganó Tabaré Vásquez, el primer Presidente de Izquierda de Uruguay, hace tan sólo 5 años.

Es decir, la obra de gobierno del Frente Amplio de Uruguay, ha superado con creces las expectativas del pueblo uruguayo, y el pueblo uruguayo ha premiado eso con otro triunfo del Frente Amplio, esta vez con Pepe Mujica. Un hombre que por sí mismo, con sólo verlo, te causa simpatías.

Tiene enormes desafíos, Pepe Mujica, desde el Gobierno de Uruguay, empezando por la difícil relación con los militares uruguayos, que tienen la escuela de Estados Unidos, la escuela fascista de Estados Unidos, y habrá que ver cómo logra conciliar los intereses de la Patria uruguaya, con los intereses militares, con los intereses oligopólicos de Uruguay, que también son muy fuertes.

Pero, por sobre todas las cosas, en Uruguay ha renacido la esperanza. Y otra vez, hay 5 años de período de prueba, para que esa esperanza también se haga realidad, esta vez de la mano de Pepe Mujica.

Exactamente lo contrario ha ocurrido en Honduras. En Honduras lo que hubo fue una pantomima… había que ungir al heredero de la dictadura de Micheletti, instaurada por Estados Unidos. Ya lo habían designado, no crean que eso fue este domingo… ¡para nada! Lo designó la Embajada norteamericana, desde el mismo momento que dio el golpe de Estado, ya se sabía quién iba a ser el Presidente, si ellos lograban superar la presión internacional y la presión popular, y alcanzar el día de las elecciones.

Hay que decirlo: Estados Unidos logró su meta, llegar al momento de las elecciones. En eso, los pueblos de América Latina no supimos ser lo suficientemente firmes, como para obligar a Estados Unidos a rectificar en Honduras. Tenemos que reconocerlo, algo nos falló.

Al pueblo hondureño no le falló nada, lo dio todo, pero también lo dieron todo los fascistas que tiene al servicio la dictadura de Micheletti; reprimieron con sangre y fuego, con cárceles, con torturas, con desaparecidos. Eso es lo que hay ahora en Honduras… una brutal dictadura al servicio de los peores intereses de Honduras y de Estados Unidos.

Organizaron una pantomima, como les decíamos antes, simplemente para sacar a alguien que relevara a Micheletti, una pieza de recambio. Realmente el triunfador de la jornada del domingo, es la Resistencia de Honduras, porque con esa fuerza semiclandestina, logró atrapar la simpatía y la sensibilidad del pueblo hondureño, y por lo menos alcanzó el 50% de los votos… los que no fueron a votar, los que se hicieron eco del llamado de la Resistencia.

El Presidente Zelaya ha tenido otra vez una posición firme, ha dicho: yo no regreso al poder para legitimar el golpe. Si quieren que yo retome el poder, anulen las elecciones. Una posición que lo dignifica, que lo enaltece.

Pero en esto hay muchas otras aristas que observar. Vimos aquí un montón de vocingleros de la derecha nicaragüense que se fueron a Tegucigalpa, como romería, a andar buscando algún sitio donde hubiese mucha gente, sobre todo, de los blanquitos y de los riquitos de Honduras, para aparecer en las cámaras de televisión: aquí vengo como observador… ¡qué fiesta cívica la que hay aquí!

Esos mismos que fueron allá a bautizar el golpe, son los que aquí hablan de democracia, son los que aquí se rasgan las vestiduras, por distintas razones… ¡Dicen ellos, defendiendo la Patria nicaragüense! Son esos mismos, los que van allá a bendecir al golpe, los que van allá a bendecir criminales. Para que lo tomemos en cuenta. Mientras aquí se comportan o quieren aparentar ser mansas palomas, allá sacan las garras, de las que de verdad están hechos.

Hay otro ángulo. El ángulo de la maquinaria mediática, que nos aplasta a todos con desinformación total, con mentiras y manipulaciones. Esa maquinaria que dirigen desde Estados Unidos, sobre todo, en particular la CNN. Hay una señora que aparece, que es muy conocida entre el gremio periodístico al servicio de la dictadura mediática, cuyo principal mérito es simplemente servirle bien a sus patrones, y que se ocupó durante toda la jornada del domingo, de mentir y de mentir, y de mentir… Inventaron una fiesta cívica que no existió; inventaron colas de votantes ¡que nunca hubo! Inventaron de todo, para legitimar el horripilante espectáculo que ayer organizó Estados Unidos. Y lo mismo hicieron las agencias internacionales de noticias, lo mismo hicieron los grandes medios de comunicación que están al servicio de los mismos, porque todos ellos son un combo de mafiosos.

Y un último aspecto. En Lisboa, Portugal, se está realizando otra Cumbre más, de esas que ya aburren, de las Cumbres Iberoamericanas, y ahí se discutió el tema de Honduras. Aparecieron dos posiciones verdaderamente sorprendentes y desagradables. España la inauguró, y apareció el Canciller Miguel Ángel Moratinos, diciendo que España no reconoce el golpe, pero tampoco ignora las elecciones… ¡una posición absurda!

Pero que no venga después España a darnos lecciones de democracia… ¿Qué tal, si en América Latina nosotros hubiéramos reconocido a los que quisieron dar el golpe de Estado en España en 1982? ¿Qué le hubiera parecido eso a los Socialistas, que se las pican de muy demócratas?

Y la otra posición muy triste, es la del Presi-dente de El Salvador, Mauricio Funes. Lamentable-mente, Funes tiene una posición distinta del Partido que lo llevó al poder, del Frente Farabundo Martí; y Funes aparece diciendo «que las elecciones abren una puerta…» ¡No puede abrir una puerta, algo que ni siquiera es elección! donde no hay ni siquiera competencia; que se hacen bajo la represión, la dictadura y el Estado de Sitio; que se hacen con decenas de personas desaparecidas, que se hacen con la persecución cotidiana del pueblo hondureño. ¿Qué tipo de elección puede haber ahí? Con una censura de prensa total, con medios de comunicación clausurados, con periodistas perseguidos y asesinados, con maestros asesinados. ¿Qué tipo de puertas pueden abrir ese tipo de elecciones?

Lo lamento por don Mauricio Funes. Y no quisiera pensar lo que la semana pasada decía la compañera Eva Golinger: que Funes va a terminar siendo otro traidor. Ojalá que esto no sea así, tiene tiempo de rectificar. El Frente Farabundo Martí es un Partido aguerrido, de masa, de pueblo, un Partido que dejó con sangre todo su camino de historia, y no es posible que ahora se le pague de esa manera.

Recuerden, la lucha es el más alto de los cantos, y si nos unimos… ¡somos invencibles!

también te puede interesar