Opinión

La Nación de Costa Rica explota polìticamente la Cumbre de las Américas

Atacó a Daniel, Rosario y Hugo Chávez distorsionando la información e ignorando la realidad de lo sucedido en esa reunión

Redacción Central |

Con las mismas tácticas de siempre, La Nación vuelve a emprender sus ataques mediáticos contra los líderes progresistas de la región.

Por ejemplo, este artículo extraído de la pagina 21 (Sección «El Mundo») del dia Domingo 19 de Abril, ilustra claramente como La Nación incumbe en una suave manipulación;

«Chávez rendido ante Obama» es el título. Con esto se pretende implícitamente demostrar que el presidente venezolano ha sido derrotado por el nuevo presidente norteamericano. La Nación presenta el abrazo mutuo entre ambos mandatarios y el regalo del libro Las Venas Abiertas de América Latina como un simbolismo de rendición, pero siempre concluye sembrando cizaña; «El tiempo dirá si se trata de una estrategia ante las cámaras o verdadera voluntad política.»

Ahora resulta que hay ganadores y perdedores en la cumbre, y evidentemente el gesto de Chávez no es un aporte a mejorar la situación diplomática entre ambas naciones sino un servilismo de un enemigo rendido que no tiene opción mas que adular a su vencedor. En ningún momento se menciona bajo que contexto inmediato sucede el saludo de Chávez y la entrega del libro.

Se debe de dejar claro que, en el caso especifico de esta nota, su autoría es propia de La Nación.

En una nota previa a la mencionada, titulada «EEUU y Suramérica celebran inicio de etapa» la foto ilustrativa presenta el siguiente pie; «Tan contento estaba el venezolano Hugo Chávez (izq.) con Barack Obama que ayer, en plena reunión de Unasur, le obsequió un libro.»

Descaradamente, La Nación emite un juicio subjetivo afirmando que el líder venezolano estaba emocionado. También es un claro intento por presentar la emoción de forma peyorativa, es decir, que a partir de las posturas del presidente Chávez frente al gobierno estadounidense, su emoción es símbolo de debilidad y aceptación. Notese la reiteración de que Obama esta «Listo a escuchar» que se repetirá más adelante.

La pagina 20 (Sección El Mundo) muestran el titular «América Latina y Estados Unidos reconstruyen confianza», es decir, ya pasaron las asperezas entre el bloque latinoamericano y la nación del norte, ya pasó la tormenta. Claro, excepto por los países del Alba que no van a firmar la declaración, como deja bien claro el subtitulo seguido a la gran noticia.

Notese que, justo encima del titular, junto al título de la sección, se muestra un sondeo que afirma que la mayoría de los nicaragüenses desaprueban a Daniel Ortega y a Rosario Murillo, de nuevo un claro ataque al presidente de Nicaragua quien expresó y expuso claramente las razones que han suscitado el rechazo de muchos países latinoamericanos a las políticas norteamericanas.

Para quien haya leído el argumento de Ortega, la validez de su exposición queda opacada por su – supuesta – poca popularidad. En esta misma línea, el jueves 23 de Abril La Nación titularía su editorial «Rehenes de Ortega», descalificando de manera desproporcional al mandatario nicaragüense.

Y de nuevo, el Martes 21 de Abril (pagina 24) se puede observar como se utiliza la reiteración goebbeliana para dejar claro el éxito del presidente Obama, una nueva pauta en las relaciones hemisféricas – excepto por Venezuela claro. Notese la foto triunfal y la sonrisa de Leonel Fernandez para ilustrar el éxito rotundo.

Uno de los párrafos de la nota lee lo siguiente: «Los mandatarios sudamericanos también quedaron satisfechos de haber podido reiterar a Obama su pedido de que Cuba sea reincorporada a estos foros regionales y se levante el embargo comercial…». En otras palabras, todos quedaron satisfechos con solo poder expresar su opinión. Herbert Marcuse en su Hombre Dimensional había advertido el poder del componente lingüístico, y aquí vemos un ejemplo claro de como una realidad autoritaria se acepta sin mayor cuestionamiento.

Notese el pie de la foto de la pasada nota; de nuevo, Obama escucha a Leonel, esta listo para escuchar. Escuchar no es actuar pero para un lector común, el verbo escuchar puede significar casi lo mismo, y siempre es visto como un aspecto positivo.

Concluyendo la nota anterior, se puede leer: «El cordial encuentro del presidente venezolano Hugo Chávez con Obama en Puerto España sigue dando de que hablar. Chávez, gran crítico de Estados Unidos, aseguró que la relación bilateral puede verse impulsada sobre nuevas bases…».

Pero justo debajo de esto se puede leer «Líder opositor venezolano busca asilo político». Posicionar de esta forma las dos notas ilustra una clara intención por que el lector vincule el segundo título con el final del párrafo. La reacción lógica evidentemente vinculará ambas noticias.

Por si fuera poco, en el editorial de la misma fecha se reitera todo lo anterior: «Delante se abre, de forma totalmente clara, la necesidad de trabajar en conjunto y de manera seria a favor de nuestros pueblos, algo en extremo difícil siempre que haya presidentes como Hugo Chávez y Daniel Ortega».

A pesar de que el contenido de fondo de las notas presentadas no es todo de autoría de La Nación, jugar con el posicionamiento de imágenes y títulos genera un clima conceptual al lector. Este clima evidentemente es creado con la finalidad de desprestigiar a los mandatarios más progresistas de la región y profundizar la nueva táctica de la derecha mediática; dividir a la izquierda (aunque solo sea de forma conceptual) entre su versión light – adiestrada y no tan abominable – y su versión carnívora – la más beligerante y revolucionaria.

* Costarricense, bachiller en Relaciones Internacionales y militante de la Juventud del frente Amplio.

también te puede interesar