Opinión

Oscar Arias dice que los latinoamericanos envidian a EE.UU.

Reveló que "tranquilizó" a Obama para que no se molestara con las críticas a la política norteamericana en la Cumbre de las Américas y sintió coraje escucharlas pues los pueblos más pobres son los culpables de su miseria y están buscando chivos expiatorios

Redacción Central |

Las declaraciones del presidente de Costa Rica fueron difundidas en el programa radial Nuestra Voz y recogidas rápidamente por agencias cablegráficas estadounidenses.

Arias no se solidarizó con las demandas en la Cumbre de las Américas de todos los centroamericanos , suramericanos y caribeños que pidieron cambios en la política exterior de Estados Unidos y confesó había aconsejado a Barack Obama «acostumbrarse» a esos reclamos o sea no darles mucha importancia.

No dudó en calificar de muy crítico el discurso del comandante Daniel Ortega quien, en nombre de Centroamérica, no vaciló en señalar a Obama aspectos principales del intervencionismo económico y militar de Washington en la región. A Arias le pareció demasiado largo y para su gusto, al parecer, se debió evitar molestar al presidente del Imperio.

Los latinoamericanos ven a Estados Unidos como el hermano rico o el primo rico del Continente con envidia o con la obligación de ser mucho más generoso, pero también somos responsables de los problemas porque no hemos avanzado como debíamos y me da coraje cuando estamos buscando chivos expiatorios para nuestros males porque no es así, afirmó Arias.

Después de hablar así de los pueblos de América Latina y el Caribe tradicionalmente explotados por Estados Unidos, Arias fue muy amplio en los elogios para el presidente Obama.

Es sumamente inteligente, podernos esperar mucho de su administración, quiere tratarnos como iguales, no quiere imponer nada, sólo admitir que somos muy distintos, afirmó, sin aclarar mucho si la diferencia señalada estaba en el nivel de riqueza o de pobreza, en el analfabetismo heredado o la alta cultura.

Sus palabras parecen lejanas a las muchas escuchadas durante la Cumbre, en el discurso de Daniel y de otros dirigentes latinoamericanos, apoyadas en la firmeza, la dignidad y los principios.

también te puede interesar