Opinión

Crece telaraña de ONGs y fundaciones bajo control de CIA

Estas fundaciones responden a los sectores más duros y fundamentalistas de Washington, actuando como verdaderos "caballos de Troya", financiando centenares de Organizaciones No gubernamentales (ONGs)

Redacción Central |

El peligroso transcurrir de la IV Flota de Estados Unidos, reactivada como una señal de guerra preventiva para nuestro continente, no debiera hacer perder de vista la invasión silenciosa de una avanzada de fundaciones de nombres muy atractivos que aluden a democracia, libertad, transparencia y hasta temas humanitarios y que conforman una verdadera red de telarañas en la región.

Esa presencia encubierta y en todo caso publicitada falsamente como «esfuerzos democratizadores», es un entramado de dimensiones sorprendentes.

Es importante conocer cómo se han extendido estas fundaciones que responden a los sectores más duros y fundamentalistas de Washington, actuando como verdaderos «caballos de Troya», financiando centenares de Organizaciones No gubernamentales (ONGs) .

Muchas de estas ni siquiera saben quien está detrás de los fondos «de apoyo, cooperación» o de simple y activo financiamiento destinados a medios de comunicación, agrupaciones políticas, entidades en todas las áreas como el campo, la industria y otros.

Es cierto que existen ONGs que están fuera de ese contexto y responden a otros proyectos con financiamientos genuinos y desinteresados, pero son las menos.

La lista de las ONGs dependientes de las fundaciones «centrales» como la Agencia Internacional para el Desarrollo (USAID en sus siglas en inglés) o la National Endowment Foundation (NED) , es interminable.

La NED y otras similares aparecen entre nosotros como organizaciones para «financiar» la democracia. Además están las europeas, que también responden a las mismas centrales de Estados Unidos y otras, nacidas en algunos casos al calor de alentadoras propuestas socialdemócratas, que derivaron en instituciones claves para la derecha mundial.

Es importante conocer las conexiones de USAID y Ned, más conocidas como «la cara social de la CIA» desde los años 80 y que en estos momentos están a punto de ser investigadas por varios congresistas estadunidenses por su actuación en Bolivia. Se las acusa de apoyar y financiar el golpismo en los violentos y trágicos sucesos dirigidos por prefectos, empresarios y políticos derechistras de la Media Luna contra el presidente Evo Morales.

Ambas fundaciones trabajan activamente en Argentina presuntamente «financiando proyectos y movimientos democráticos» y creando otras bajo diversos nombres.

Una de estas es la Fundación Libertad, que ha echado raíces en varias provincias, pero muy significativamente en una de las ciudades más importantes de Argentina como es Rosario.

Creada en 1988, por un grupo de «empresarios, profesionales e intelectuales», según reza en su propia página, desarrolla su actividad relacionada con más de 200 empresas privadas y se dedica a cursos, seminarios, conferencias, estudios, publicaciones «como así también una intensa presencia en los medios de comunicación, a través de columnas y programas propios», dicho en sus propios términos.

Cercanamente asociada con otras instituciones figura su sociedad con la «Heritage Foundation», la misma cuyos integrantes han sido claves en la redacción de los conocidos Documentos de Santa Fe uno, dos, tres y cuatro, entre otros, que trazan los planes de política exterior estadunidense desde la visión más oscuramente ultraconservadora e intervencionista en nuestra región.

Los seminarios organizados por la Fundación Libertad con «Heritage» tienen como participantes a las mayores figuras del neoconservadurismo y los halcones estadunidenses.

La Fundación Libertad está además asociada con sus pares como la Fundación para el Análisis Económico Social (Faes) que dirige el ex presidente de España José María Aznar y ligada al derechista Partido Popular, o la Fundacion Internacional para la Libertad presidida por el escritor peruano-español, Mario Vargas Llosa, que ha consagrado su talento a servir a los más oscuro del fascismo mundial y que en estos tiempos ocupa tribunas para denostar a los gobiernos de América Latina no alineados obedientemente a Washington. La red se multiplica y el trabajo conjunto va logrando efectos en diversos frentes.

Vale recordar a la muy activa Atlas Foundation, uno de cuyos héroes es el ex presidente de Estados Unidos Ronald Reagan, ya fallecido y que junto con su socia británica Margaret Thatcher encarnaron el perverso esplendor de la «revolución neoconservadora» que significó una nueva tragedia para nuestros países y el mundo en los años 80.

Cada nombre de estas fundaciones asociadas, tanto mundiales como locales, nos lleva hacia el centro de irradiación de un pensamiento de extrema derecha y un plan hegemónico que nos abarca a todos por igual. Una de las más activas fundaciones satélites es Pensar, integrada por una cantidad de diputados y políticos de la derechista Propuesta Republicana (Pro) que dirige el actual jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri.

El gran campanazo lo dió la Fundación Libertad este año especialmente en la organización del Seminario Internacional sobre los Desafíos en América Latina realizado entre el 26 y el 28 de marzo en Rosario y que reunió a personajes como Roger Noriega, quien fue subsecretario para América Latina del gobierno de George W.Bush, a pesar de las críticas por sus nefastos y criminales antecedentes en la región. También estuvieron, Vargas Llosa, Aznar, y otros pesonajes de la internacional de las derechas del mundo como los ex presidentes Vicente Fox de México Francisco Flores, El Salvador, Luis Alberto Lacalle (Uruguay) ,Osvaldo Hurtado Larrea (Ecuador) , Jorge Quiroga (Bolivia) , Sebastián Piñera (Chile) y entre otros el periodista y hombre de vieja data en la CIA estadunidense Carlos Alberto Montanner..

Apoyaron además Fundaciones como la Newmann de Alemania, Cato, Manhanttan Institute, Libertad y Desarrollo (Chile) entre otras. Leer la lista de invitados nos da una dimensión de los peligros a los que nos exponemos por ignorancia, desconocimiento o complicidades.

Durante ese seminario se analizaba América Latina donde decían «coexisten experiencias alentadoras con modelos autoritarios y anacrónicos». Se fustigó a los gobiernos supuestamente «populistas» que son en realidad todos los elegidos por una voluntaria mayoría popular.

Según los organizadores de esa reunión el objetivo era «provocar» debates entre intelectuales, políticos, referentes culturales, «con los think tank (tanques del pensamientos) de los principales países de la región». Pero por supuesto tanques del pensamiento afines a Washington.

El escenario se armó con una que otra figura de reparto, para dar una imagen de «pluralidad» que es absolutamente falsa.

Extrañas coincidencias

El Congreso de Fundación Libertad coincidió con el huracán que pronto llegó al país con el Lockoaut patronal de cuatro entidades del campo, que analizado en todas sus vertientes fue un conflicto sobredimensionado y sobreactuado, con un trasfondo abiertamente «destituyente», que dejó serias consecuencias en sus intentos de debilitar al gobierno.

No es coincidencia que en el año 2005 se haya creado precisamente en el seno de la Fundación Libertad el Centro de Gestión Agropecuaria, al considerar que «históricamente, Rosario fue una de las regiones más dinámicas y de mayor crecimiento económico del país (…) que se encamina a un enorme desarrollo, a partir del potencial de su complejo agroindustrial y de su ubicación estratégica».

Según dicen los diseñadores, el Centro «pretende ser un ámbito de conexión entre los distintos actores del sector agropecuario que permita abordar la temática de Gestión y Management específico del sector Agropecuario y Agroinduntrial: productores, acopios, corredores, exportadores, empresas proveedoras de insumos agropecuarios, etc» y son invitados a sus foros productores grandes medianos y pequeños, con la participación de disertantes siempre sorprendentes.

Asumen que el «compromiso» del Centro de cara al futuro «es continuar con su esfuerzo tendiente a difundir las ideas de la libertad (en el concepto estadunidense de la misma) como factor del desarrollo, fomentar el crecimiento de la región y promover el debate intelectual acerca de los problemas socioeconómicos, políticos y culturales que interesan a la ciudadanía». Eso sí habría que preguntar de qué se tratan en este caso los conceptos de libertad y democratización, si nos atenemos a lo que proponen las organizaciones centrales de las que dependen estas fundaciones, tan consustanciadas con los diseños del poder mundial y el intervencionismo activo.

Y sería bueno estudiar qué sucedió desde el 2005 con esta «buena» ayuda y asesoramiento y hacia dónde derivaron los modelos de capacitación y los «acuerdos» con los deslumbrados «hombres del campo» como hoy eufemísticamente les llaman y que encontraron tan buen apoyo en su «rebelión agraria» y sus «planes de lucha» con desabastecimientos incluidos.

Hay otras coincidencias siempre sugestivas. En la semana de 18 a 26 de Septiembre la Fundación Libertad realizó un Congreso de Economía Provincial para tratar el tema del momento y «el federalismo» que hoy está de moda, en el criterio del federalismo que pregonan los prefectos golpistas de Bolivia. Para cerrar este Congreso fue invitado el vicepresidente de la nación Julio Cleto Cobos, en ejercicio de la presidencia provisional en ausencia de la mandataria Cristina Fernández de Kirchner, quien había viajado a Estados Unidos para asistir a la Asamblea de ONU. Cobos está duramente enfrentado al gobierno del que forma parte y de esta manera el mensaje fue muy claro. La Fundación Libertad apoyó el lockaout patronal y en sus foros hubo duros ataques contra la presidenta. ¿Alguna diferencia con lo que sucede en otros países?.

A la Fundación Libertad también «le preocupan» las relaciones de Argentina con otras naciones. Por ejemplo Venezuela. En un artículo publicado en sus páginas se habla sobre las «Implicancias de la amistad de Argentina con Hugo Chávez», tema en el cual comparten «la preocupación » del gobierno de Bush.

Se dice en su análisis que «Chávez ha demostrado en más de una ocasión que está dispuesto a cualquier cosa con tal de expandir su reaccionaria revolución, llegando a los extremos de apoyar a las guerrillas antidemocráticas de su país vecino (se supone Colombia) y de interferir directa e ilegítimamente en la política interna de diversos países latinoamericanos. Juntarse con Chávez significa para la Argentina (….) un obstáculo más en su búsqueda de transparencia e institucionalidad, como lo demuestra la valija de Antonini Wilson (un armado de CIA y el FBI NR) , las sospechas de que Chávez financia las campañas de los Kirchner (…) . Por otra parte la alianza con la Venezuela de Chávez , por lo menos en la forma de subordinación mediante el endeudamiento costosísimo, como lo están haciendo los KIrchner, implica para la Argentina un claro distanciamiento con relación a los países que en el mundo están haciendo las cosas bien, que están fortaleciendo sus instituciones democráticas y se están desarrollando». Por supuesto se refieren a los subordinados a Estados Unidos y al fortalecimientro «democrático» como el que sostiene Bush en Irak sobre más de un millón de muertos.

Y a esto ¿no se le llama injerencia?.

Bolivia: contrainsurgencia y golpismo

En los próximos días Bolivia estará viviendo el intento de un «golpe suave» o «golpe fuerte», si sus inspiradores necesitan una acción superior en el esquema contrainsurgente que Estados Unidos ha venido aplicando cotidianamente sobre el gobierno de Evo Morales, con el apoyo de la poderosa derecha fascista de ese país.

El prefecto de Santa Cruz, Bolivia, Rubén Costa realizará un referéndum por autonomía, lo que es ilegal e inconstitucional, lo que ha puesto a ese país y a América Latina en uno de sus momentos más peligrosos y amenazantes.

En ese escenario, se está jugando la única posibilidad que ha tenido el pueblo boliviano-mayoritariamente indígena- para salir de siglos de dominación, terror, discriminación, pobreza, abandono y recuperar sus derechos y su dignidad. Pero también se juega el futuro de América Latina en su conjunto, en un tiempo nuevo donde se advierte que «sí se puede» desafiar los mandatos de la dictadura mundial.

El 26 de abril pasado la Organización de Estados Americanos (OEA) convocó a una sesión extraordinaria en Washington, donde se reconoció en forma unánime que existe una institucionalidad democrática en Bolivia, y se reclamaron diálogos a los prefectos de la Media Luna (Santa Cruz, Pando, Tarija y Beni) que no escuchan voces, leyes ni constituciones. Pero ésto, debe convertirse en una acción concreta contra todo golpismo.

El canciller boliviano, David Choquehuanca, planteó abiertamente las amenazas sobre su país, que persisten desde la llegada de Evo Morales al gobierno, quien asumió en enero de 2006.

La acción de Estados Unidos, que maneja todos los hilos de la guerra sucia y la desestabilización, es permanente, sin tregua. Esto se agravó aún más con el envío a ese país del embajador Philip Goldberg, un reconocido atizador de fuegos para separatismos y guerras fraticidas. Tenía el terreno abonado por su antecesor el ex embajador David.N.Greenlee, cuya historia en dos períodos en Bolivia es un tratado de injerencias, impunidades y crímenes.

Goldberg reconocido como un experto en agudizar conflictos étnicos o raciales y por su intervención y experiencia en las luchas étnicas desde Bosnia hasta después de la separación de la ex Yugoslavia, iba a ser clave para Bolivia. Nadie dudó de que su mano estaría detrás del intenso proceso separatista de Santa Cruz de la Sierra, escenario propicio para los planes de su gobierno, exacerbando los elementos de racismos y odios contra la población indígena, el esclavismo que impera y que fueron la base de las dictaduras y las imposiciones neoliberales, finalmente derrotadas por el pueblo boliviano en una lucha heroica en los últimos años.

En el pasado diplomático del embajador figuran sus asesorías en el departamento de Estado, entre ellas en el caso Haití y otras y su paso por Sudáfrica, Colombia, y Paraguay. Después de ser Ministro Consejero de la Embajada en Santiago de Chile del 2001 al 2004, Goldberg fue otra vez a los Balcanes al frente de la misión en Kosovo, donde trabajó para la separación de los Estados de Serbia y Montenegro hasta 2006.

Cuando llegó a Bolivia, en Santa Cruz los empresarios croatas allí afincados (sus amigos) ya tenían conformado el movimiento «Nación Camba», uno de cuyos principales dirigentes- con lazos empresariales en Chile y otros países- Branco Marinkovic, terminó dirigiendo el Comité Cívico del lugar, el mayor promotor de la desestabilización, con fuerte influencia en el resto de la Media Luna donde se concentran las mayores riquezas del país.

Que el terreno estaba bien abonado al interior de Bolivia y sus alrededores lo indican las denuncias previas a la asunción de Morales.

Ya a mediados de 2004 la agencia de noticias Bolpress denunció que ante la perspectiva del triunfo de Morales, funcionarios de la embajada estadunidense en La Paz advirtieron a miembros de las Fuerzas Armadas y civiles bolivianos que Washington veía como «una amenaza a su seguridad» la posible llegada al gobierno de Bolivia de «un populismo radical», que podía violentar Sudamérica, y especialmente a la Región Andina.

También se aseguró que esto podría dar lugar a una intervención «por invitación», como lo advirtió el entonces director de la institución Seguridad y Democracia, Juan Ramón Quintana, quien sostuvo que podría suceder una «intervención, mediada por el manto de las Naciones Unidas y la OEA en el escenario boliviano».

Otro signo externo amenazante fue la imposición de la inmunidad absoluta para las tropas de Estados Unidos a mediados de mayo de 2005, en Paraguay.

Esas tropas estuvieron trasegando en maniobras por las fronteras de Paraguay, donde están ubicados- como una red- los cuarteles militares de ese país, en los mismos momentos en que Evo Morales llevaba adelante sus fuertes medidas, anunciadas en el programa de gobierno.

Las fuerzas especiales de Estados Unidos se desplazan en la frontera común con Paraguay en maniobras disimuladas en supuesta «Acción Cívica», que es una vieja táctica contrainsurgente para asegurar el control de poblaciones, mientras se va dejando una inquietante infraestructura.

El trazado en Paraguay está listo para cualquier aventura militar en la zona, con los llamados «Emplazamientos Operativos Adelantados» (EOA) en lugares geopolíticamente claves, entre los que se incluye una enorme pista de más de tres mil 800 metros de largo en el cuartel militar paraguayo de Mariscal Estigarribia.

Esta pista fue construida por Estados Unidos desde la época del dictador Alfredo Stroessner (1954-1989) y modernizada en los últimos tiempos, asegurando la posibilidad de que en ese lugar estratégico -a sólo 250 Km de la frontera con Bolivia- puedan aterrizar los más grandes aviones de transporte con tropas, equipos de todo tipo y armamentos de guerra.

En agosto de 2005 el experto brasileño en geopolítica Leonel Almeida Mello, advertía que no podía descartarse que «ese cerco (la presencia militar en Paraguay) sea una señal para hacer notar a Brasil que Estados Unidos no comparte su estrategia de liderar y fomentar la cohesión sudamericana incluyendo a líderes como Hugo Chávez o dialogando con Evo Morales».

De acuerdo a su hipótesis «al establecerse en Paraguay el Pentágono piensa más en el imprevisible cuadro que hoy presenta Bolivia que es el centro del territorio sudamericano, el centro del equilibro del poder del subcontinente, hace fronteras con Brasil, Argentina, Chile y Perú. Cualquier conflicto en Bolivia amenaza a América Latina (…) . Por eso creo que las denuncias de Rumsfeld (Donald) sobre infiltración chavista en Bolivia sólo consiguen inflamar más la situación. Es una lógica de guerra».

Se refería a declaraciones del ex secretario de Defensa de Estados Unidos, Donald Rumsfeld, en una gira por la región, cuando denunció la «penetración venezolana y cubana» en Bolivia y sostuvo que el entonces candidato Evo Morales «seguía instrucciones de los gobiernos de Venezuela y Cuba» y por lo tanto quedaba en la «la lista negra» regional.

Para Goldberg tampoco era difícil «azuzar» las tensiones sociales agudizadas porque la oligarquía medieval boliviana vivía como una afrenta, que un indígena llegara al gobierno y se negaban a aceptar que no habían sido suficientes los más de 500 años de dominación para acabar con aquella presencia de profundas raigambres culturales propias y no contaminadas.

La influencia de los dirigentes de la «Nación Camba» (la Media Luna) se extendió y encendió fuegos, también en Cochabamba, donde la acción popular hizo fracasar los intentos de Manfred Reyes Villas, quien ilegalmente intentó forzar un referéndum autonómico para unir Cochabamba con Santa Cruz.

Este ex capitán ligado a las dictaduras de Hugo Bánzer y García Meza, promovió la organización de grupos de jóvenes fascistas al estilo santacruceño y se produjeron trágicos incidentes con muertos y heridos, para terminar «refugiado» en Santa Cruz ayudado por Goldberg y la CIA.

El 24 de noviembre de 2006 Erbol-Agencias denunció que un grupo de empresarios y terratenientes de Santa Cruz envió una comisión a España para contratar mercenarios que tienen varias agencias en ese país.

Esto fue confirmado por investigaciones de El Confidencial Digital, página de Internet, mediante entrevistas a las propias empresas de mercenarios en España que fueron contactados por dos emisarios enviados por empresarios y terratenientes de Santa Cruz para desarrollar una «opción de fuerza» en Bolivia.

El Confidencial documentó por lo menos tres reuniones de los directivos de una firma de seguridad con los clientes golpistas . Según esos datos se disponía entonces de 650 combatientes, «antiguos miembros de unidades de élite, que están repartidos en zonas limítrofes a Bolivia».

Se dijo también que «las hipótesis más atendibles sobre la identidad de los promotores de esa iniciativa conduce a Industriales y terratenientes que actuarían con el apoyo de algunos políticos de los departamentos de Santa Cruz, Beni y Pando». Quedaron al desnudo los entretelones de encuentros de los líderes golpistas de Bolivia con el Partido Popular de España para apoyar la «guerra sucia».

También hubo serias denuncias con datos concretos sobre la participación de la Agencia de Estados Unidos para Desarrollo Internacional (Usaid) y la National Endowment Foundation (NED) , según datos de los servicios de inteligencia del Estado Boliviano y de otros analistas, en los planes golpistas lo que significó el reparto de millones de dólares a organizaciones de todo tipo, incluyendo estudiantiles, periodistas, partidos políticos, intelectuales, empresarios y otros, con objetivos precisos para hacer fracasar la Asamblea Constituyente, utilizando incluso fuerzas de choque, propiciar enfrentamientos, movimientos por las autonomías, paros «cívicos», movilizaciones permanentes en las siete regiones del país, «violencia callejera» y otros hasta llevar al derrocamiento del gobierno.

Esto es notable en la mayoría de los medios de comunicación masiva, activos protagonistas de las nuevas contrainsurgencias, que impulsan un enfrentamiento interno y una intervención externa.

El año 2007 fue muy difícil e incluso se produjeron los atentados dinamiteros contra el consulado de Venezuela y una residencia de médicos cubanos en Santa Cruz o el intento de atacar a un avión venezolano en el aeropuerto de esa ciudad, entre otros graves hechos a los que se sumaron otros atentados realizados por una pareja de estadunidenses y la detención de una funcionaria de Estados Unidos, que traía desde su país, nada menos que cajas de municiones para su «sede» diplomática, según dijeron sus jefes.

Ahora estamos en el escenario más cercano a aquellas denuncias, y de lo sucedido con los paros empresariales, huelgas de transporte y acciones que reproducían lo actuado contra el gobierno de la Unidad Popular del presidente Salvador Allende en Chile antes del golpe decidido por Estados Unidos y ejecutado por el ex dictador Augusto Pinochet, en septiembre de 1973.

El año pasado el presidente Morales denunció las conspiraciones de Estados Unidos y la oligarquía de su país contra su gobierno, durante la XVII Cumbre Iberoamericana de Santiago de Chile y exhibió ante los presidentes y jefes de Estado fotografías que mostraban al embajador Goldberg sonriendo en una foto junto a un «mafioso» y mercenario paramilitar colombiano Jhon Jairo Vanegas y el presidente de la Cámara de Industria y Comercio de Santa Cruz (Cainco) , Gabriel Dabdoub.

También se denunció el apoyo a esta conspiración de fascistas españoles y otros europeos, bajo el impulso muy evidente del ex presidente José María Aznar.

El paro del autotransporte de Federaciones afiliadas a la Confederación Nacional de Choferes de Bolivia, a fin de 2007, con apoyo empresarial de Santa Cruz, fue uno de los fuertes intentos tanto como la llamada «rebelión» de los productores del campo en estos últimos meses que también intentaron parar el país, desabastecer y crear condiciones para el caos y el golpe.

Esto sólo es una síntesis de todas las acciones que el gobierno y el pueblo de Bolivia resistieron en estos dos últimos años destinadas a crear un conflicto que podría culminar en un golpe e inclusive en una intervención para la que se han creado las condiciones.

Golpear a Bolivia es crucial para el gobierno de George W.Bush, cuando es visible su derrota en Irak, después de cinco años de sembrar el terror (más de un millón de muertos) en ese país y cuando la situación económica en Estados Unidos es de extrema gravedad en un año eleccionario.

Por eso acentúa todos los conflictos como el que Washington creó entre Ecuador y Colombia. Ahora se agrega otro factor que es el triunfo del ex-obispo Fernando Lugo en Paraguay, un país que Estados Unidos ha considerado siempre como un territorio propio.

Es América Latina, a través de sus gobiernos y sus pueblos, la que deberá actuar e imponer a organizaciones como la OEA, la defensa del gobierno de Bolivia, elegido por el pueblo de ese país en un hecho histórico.

Bolivia nos necesita a todos unidos, más allá de miserabilidades políticas o confusiones mediáticas.

La invasión silenciosa

La telaraña de Organizaciones No Gubernamentales (ONG) y Fundaciones de nombres muy «democráticos» que controla la CIA y otras agencias de Estados Unidos, sigue extendiéndose por toda América Latina y en los últimos días la llamada Comisión de Derechos Humanos de la ignota Unión de Organizaciones Democráticas de América (UnoAmérica) , apareció en el escenario para acusar al presidente de Bolivia, Evo Morales, de ser responsable de la masacre de campesinos, que lo apoyaban a él precisamente, en Pando en septiembre de 2008.

La escalada llega así a un extremo de perversidad que sólo se puede entender investigando estas redes, a sus creadores y sostenedores.

Precisamente esta nueva ONG de la constelación de la CIA y los sectores fundamentalistas de Estados Unidos, se conformó en diciembre de 2008, en Colombia durante una reunión realizada en Bogotá entre los días 12, 13 y 14 de ese mes en la que se dieron cita «delegaciones de diversos países latinoamericanos» .

Al revisar a las Fundaciones asociadas a UnoAmérica surge la evidencia de que todas dependen de las «centrales» como la Agencia Internacional para el Desarrollo (USAID, en sus siglas en inglés) o la National Endowment Foundation (NED) -que aparece entre nosotros como destinada a «financiar» la democracia- y otras similares con sede en Estados Unidos y en Europa.

A estas dos últimas se las conoce como «la cara social de la CIA » y desde los años 80 y trabajan en toda la región financiando proyectos, movimientos y oposiciones supuestamente «democráticas».

A lo largo de estos años ha proliferado la interminable red de Fundaciones como Libertad (FL) , que echó raíces en varias provincias de Argentina y estuvo detrás del mal llamado «conflicto del campo» un descarnado intento de golpismo en 2008.

UnoAmérica como Fundación Libertad están asociadas a la «Heritage Foundation», la misma cuyos integrantes redactaron los Documentos de Santa Fe uno, dos, tres y cuatro, entre otros, de tan nefastas consecuencias para América Latina.

Otros lazos de UnoAmérica nos llevan a la ultraderechista Fundación para el Análisis Económico Social (Faes) que dirige el ex presidente de España José María Aznar y a la Fundacion Internacional para la Libertad presidida por el escritor peruano-español, Mario Vargas Llosa de conocida actuación en contra de los gobiernos verdaderamente democráticos de la región.

La lista es infinita, pero además nos muestra el extenso mapa de la injerencia contrainsurgente en América Latina. La investigación lleva a otras asociaciones como Unión Ciudadana, en la Provincia de Buenos Aires y a coaliciones que se autoerigen en «cívicas y democráticas».

También en esa misma línea se ubica la Fundación Pensar , integrada por diputados y políticos de la derechista Propuesta Republicana (Pro) que dirige el actual alcalde de Buenos Aires Mauricio Macri.

De acuerdo a los enunciados de UnoAmérica su fundación en Bogotá intenta conformar una organización «capaz de defender la democracia y la libertad en nuestro continente» que, según ellos, se encuentran bajo amenaza.

Los personajes ligados a este proyecto son integrantes de las derechas totalitarias que compartieron las dictaduras en el continente y ahora se convirtieron en promotores de los nuevos golpismos en nuestros países. Con este perfil podemos imaginarnos cuáles son sus conceptos de «democracia y libertad».Se trata de una integración de ya

En sus considerandos UnoAmérica dice»preocuparse» por el supuesto «fracaso» de los gobiernos de la región «en resolver los problemas de pobreza». En realidad los agrupados en UnoAmérica además de sus participaciones en las pasadas dictaduras, fueron los gerenciadores del modelo neoliberal de los años 90 y por lo tanto responsables de la intensa destrucción social, política y económica.

Aseguran en su declaración que el Foro de Sao Paulo «se aprovecha de las necesidades de los pueblos, para manipular a los más pobres, prometiendo mejoras económicas y justicia social» pero que en realidad sólo introducen el «modelo socialista que divide a la sociedad, la polariza en dos bandos, y provoca violencia y anarquía»

Para los creadores de este nuevo engendro, «América Latina está en peligro» porque existen «catorce países latinoamericanos, cuyos gobiernos pertenecen o están vinculados al Foro de Sao Paulo, y aunque llegaron al poder por la vía democrática, muchos de ellos están destruyendo la democracia y coartando las libertades, como es el caso de Hugo Chávez, Evo Morales, Rafael Correa, Cristina Kirchner y Daniel Ortega».

Y advierten además que ahora ya no utilizan «el paredón» sino «métodos más modernos y sofisticados, como las reformas constitucionales, lo cual les permite controlar los poderes públicos y eternizarse en el poder; ante la mirada complaciente de los integrantes más moderados del Foro, como Lula da Silva, Tabaré Vásquez y Michelle Bachelet».

Los unos por supuesto son acusados por llevar adelante el plan del Foro de Sao Paulo y los otros por «complacientes». Pero todos culpables al fin.

Con el argumento de que UnoAmérica fue creado para enfrentar al Foro de Sao Paulo «que tiene un proyecto supranacional, que no respeta fronteras, ni soberanías nacionales» y que «para alcanzar sus fines, todos sus integrantes intervienen flagrantemente en los asuntos internos de las demás naciones, ya sea financiando candidatos, enviando pertrechos militares, o dirimiendo conflictos, valiéndose de organizaciones subsidiarias como la UNASUR «, ellos se adjudican el derecho de hacer todo esto en realidad.

Desde su punto de vista la Unión de Naciones Suramericanas es una simple «subsidiaria» del Foro de Sao Paulo.

Y debemos detenernos en este punto. Porque en los años 70 las dictaduras militares conformaron una coordinadora criminal como fue la Operación Cóndor , para enfrentar lo que llamaban una «insurgencia supranacional».

Ahora resulta que con esta nueva tesis los integrantes de UnoAmérica estiman que el Foro de Sao Pablo y sus gobiernos han colocado en situación de desventaja a las fuerzas democráticas (o lo que ellos califican como fuerzas democráticas) de la región» que deben actuar «aisladamente, limitándose a su propio territorio» y los «demócratas» (lo que ellos consideran demócratas) «se ven imposibilitados para contrarrestar los planes de expansión» de ese Foro.

Entonces ahora se proponen proporcionar «a los sectores democráticos de América un mecanismo de intercambio de información, coordinación permanente y apoyo mutuo, sin vulnerar -como acostumbran nuestros adversarios- los principios de soberanía y autodeterminación de los pueblos», Se desprende de esto que para enfrentar al Foro de Sao Paulo, tienen todo el derecho de actuar supranacionalmente y volverán a utilizar las viejas listas de la CIA para dar respuestas «supranacionales».

Sólo que han olvidado la cantidad de documentación desclasificada que ha permitido elaborar el mapa de la financiación «supranacional» de movimientos, partidos políticos, fundaciones, ONG que financia la CIA y sus fundaciones como la NED que hasta ahora ha financiado golpes militares (Venezuela 2002) o «Suaves» como todos los que llevaron adelante en Ecuador, Bolivia y otros países, incluyendo Argentina. Aquí la Fundación Libertad , con una de sus sedes más importantes en Rosario, Santa Fe, resulta ser uno de los epicentros del golpismo en el mal llamado «conflicto del campo».

Detrás de todos los enunciados de UnoAmérica también figura la zanahoria delante del conejo hambriento ya que «adicionalmente» se proponen «elaborar y ofrecer a los pueblos de América, un programa de desarrollo e industrialización que resuelva los problemas de fondo de la región, particularmente el de la pobreza, como verdadero antídoto al totalitarismo».

Ya sabemos por experiencia adonde van esos fondos, en momentos en que el propio Congreso de Estados Unidos, a instancias de algunos de sus representantes, deberá estudiar la complicidad de la NED o la USAID en el golpismo en Venezuela y en su actividad en favor de los grupos violentos y las acciones desestabilizadores y golpistas de los Prefectos de la Media Luna en Bolivia.

La oferta de UnoAmérica y su invitación a «todas las fuerzas democráticas de América Latina a incorporarse activa y entusiastamente a esta iniciativa» debe ponernos en alerta.

¿Podría alguien creer que personajes como quien preside UnoAmérica, Alejandro Peña Esclusa, denunciado recientemente por actuar en la campaña electoral salvadoreña en favor del partido ultraderechista ARENA fundado y financiado por paramilitares y asesinos como el mayor Roberto D’buisson (ya fallecido) y acusado como uno de responsables del asesinato del Arzobispo de San salvador, Monseñor Oscar Arnulfo Romero en 1980, puede enseñarnos caminos democráticos?..

LA AVANZADA CONTRA BOLIVIA

En las últimas horas la llamada Comisión de Derechos Humanos de UnoAmérica, en una supuesta investigación sobre los sucesos de Pando dice que «encontró suficientes elementos de juicio y probatorios que involucran directamente al Gobierno de Evo Morales en la planificación y ejecución de homicidios,secuestros, lesiones personales y demás violaciones a los derechos humanos ocurridos en la localidad de El Porvenir y otros sitios».

Aunque parezca insólito, Morales se habría ocupado de actuar contra sus propios seguidores. Ya en los primeros días de abril el presidente de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia, Rolando Villena, alertó a la ciudadanía de su país y también a organismos similares en el continente sobre la aparición de estas supuestas organizaciones humanitarias que se auto-designaron para investigar los trágicos hechos del 11 de septiembre de 2008 en el Departamento de Pando.

Por supuesto que esto sólo sirve como ariete de campaña contra Morales, porque la verdadera comunidad de Derechos Humanos en América Latina y el mundo conocen la seria investigación del equipo de connotadas personalidades que han trabajado en organismos internacionales Y que fueron enviadas para investigar la masacre de Pando.

La conclusión de Unasur que coincide con la realizada por Naciones Unidas determinó que la masacre ocurrida en la localidad de Porvenir, donde por lo menos once campesinos que querían manifestarse a favor de Morales, fueron asesinados y aún hay desaparecidos Y que fue un plan preparado por el entonces gobernador de Pando y grupos policiales o actuando como paramilitares.

Los testimonios fueron exhaustivos, así como la revisión del lugar. Había en Bolivia antecedentes previos temibles como decenas de casos de indígenas golpeados brutalmente sin causa alguna en Santa Cruz y otros lugares, como sucedió en Sucre, donde el racismo remite a las viejas imágenes de los tiempos del apartheid en Sudáfrica.

El trabajo de UNASUR -ONU, fue ya aceptado incluso por la comisión de la Cámara de Diputados y la propia Asamblea Permanente para los Derechos Humanos en Bolivia y por América Latina en su conjunto y a nivel mundial.

Esta repentina acción de una organización como Uno America, es un llamado de alerta para los organismos humanitarios reales, que intentan ser reemplazados por otros falsificados y dependientes de los responsables de los genocidios dictatoriales del siglo XX en América Latina.

En las páginas de UnoAmérica en Internet, por ejemplo, se defiende el «derecho» de Colombia a violar el territorio ecuatoriano, como lo hizo en marzo de 2008. El gobierno de Alvaro Uribe fue condenado por esta acción, violatoria de todos los principios del derecho internacional.

Además también se pone en duda el triunfo del Frente Farabundo Martí en El Salvador, reconocido en todo el mundo y existen serias advertencias sobre fuertes «cambios» próximamente en todos «estos gobiernos» (del Foro según ellos) lo que significa que el golpismo en todas sus formas será renovado.

Para Peña Esclusa gobiernos como los de Chávez, Rafael Correa (Ecuador) y Daniel Ortega (Nicaragua) «ya están de salida», por cambios por vía electoral, «dificultando que se repita la izquierda en Chile, Uruguay o Panamá, que tiene una candidata de Chávez». A nombre de sus mentores anuncia cambios «en otros países» aunque advierte que «no todos serán por la vía electoral, sino que tomará el camino de la protesta generalizada (….) desobediencias civiles generalizadas» y también otras similares pero ya «en el ámbito militar».

«Los militares, cuando venga la crisis social, no se alinearan con Chávez. (…) Habrá desobediencia generalizada, civil y militar de todos los que no están de acuerdo a someterse a un modelo que es contrario a la democracia y la libertad». Toda una anticipación del golpismo que se viene.

también te puede interesar