Opinión

Ustedes piden paciencia, nosotros exigimos algo más trascendente: amor por la Humanidad

Ya no queremos tener paciencia para esperar morir en un embarazo precoz o en un parto por falta de atención médica, ya no tenemos paciencia para ver como nuestros niños(as), nuestro futuro, crecen con desnutrición severa, por no tener la carga de proteínas y calorías necesarias para su desarrollo, ya no tenemos más paciencia para ver sus capacidades neuronales diezmadas, semidestruidas y en fase irrecuperable

Redacción Central |

No podía dejar pasar un comentario respecto de la solicitud «diplomática» del Vicepresidente Biden, y es la petición risible y cínica de tener «paciencia».

Por aclaración Sr. Biden en nuestros pueblos valientes hemos tenido esta actitud hasta el borde de nuestras fuerzas, y lo que hoy exigimos es lo que nos merecemos y es tan sencillo: respeto, justicia y compasión, y me pregunto tal véz con matiz ingenuo y la vez audaz: ¿estarían dispuestos a ofrecerlos Ustedes?.

Y aquí quiero parafrasear a ese querido poeta Mario Benedetti, en su obra Ustedes y Nosotros, y ajustarla un poco al contexto:

Porque Ustedes cuando invaden,no sólo invaden territorios, sino almas, vidas, exhiben pruebas y un motivo para justificar su barbarie además de armas «eficientes»con uranio empobrecido (desecho radioactivo): y las usan sin piedad y las venden para «hacer el bien» y «para protegernos del mal», que arrogancia de poder!!

Porque Nosotros cuando vivimos sólo queremos bienestar social, espiritual, material responsable y equitativo queremos Amor para la humanidad, trabajo digno, artesanía en flor .Un plato con comida sustancial para nuestros hijos, nuestro provenir, en los tres tiempos, no dos, ni uno, ni nada.

Porque Ustedes cuando regalan, es en la forma del asistencialismo y del condicionamiento,

Por Ustedes vienen y van con promesas de rescate pero sin cumplir nada.

Porque Nosotros cuando luchamos es por nuestros derechos humanos básicos y edificantes por nuestros recursos naturales de vida agua, flores, colibrís rebosantes de alegría, bosques, cielos despejados, por dejar de ser mendigos y pararnos en nuestra grandeza.

Porque Ustedes cuando usan la injerencia calculan intereses, siempre intereses y beneficios para su maquinaria nunca para el bienestar de la humanidad.

Sr. Biden no use la paciencia, un don divino para cambiar percepción, para evadir sus cuentas y saldar sus pagos, no nos pida paciencia para salvar su sistema en decadencia.

Nosotros los pueblos dignos del mundo exigimos una actitud moral de su parte señores del norte, porque de paciencia estamos hasta la coronilla. Tal vez no lo quiere ver Señor Biden ni lo vió en Costa Rica, un aliado que creció bajo su amparo, pero es real. los miles de niñ@s sobreviviendo en las calles con rostros de dolor, porque la miseria es su acompañante de turno, porque se implantó un ajuste estructural sin pena, ni vergüenza.

Su coartada, excusa, explicación, justificación, siempre es la misma: «Hay que tener paciencia». Antes era en el modelo de la copa del desarrollo, en la que una vez que los ajustes se hubiesen producido y se lograran sus efectos (¡¡y que efectos los que tuvimos!!), el crecimiento supuestamente se iba a derramar e iba a terminar con la pobreza». Son 17 años de tener paciencia, una vida entera diría mi abuela, y los ajustes «estructurales» lo desajustaron todo: la nutrición, las tasas de mortalidad materna e infantil, el uso y abuso de drogas, migración masiva, desempleo severo, niños abarrotando las calles, inseguridad ciudadana, desigualdad en acceso a la tecnología, salud y educación precaria, clases medias reducidas, aumento de prácticas delictivas organizadas y del narcotráfico.

Siempre su explicación resulta mínima e ínfima para las realidades económicas-sociales que nos dicen que más que paciencia lo que debemos es tener acciones concretas de amor por la humanidad.

Gracias a Dios hoy amanece el ALBA en nuestros pueblos y hasta la misma Costa Rica se adicionó a una de las iniciativas: la de Petrocaribe, para resistir los embates de la crisis.

Y le digo sr. Biden que escuchar está muy bien, habla bien de Usted, pero lo que queremos nosotros es que la escucha no quede pululando en el vacío, porque el mecanismo de «derrame» aquel que nos recetaron en los 90`s ese fue un fracaso.

Paciencia de algo que no va a ocurrir nunca, al menos de parte de este sistema que nos han impuesto a sangre y fuego. ¿Paciencia para qué? ¿Comprensión para qué?, para entender que la grave crisis es su propia creación pero en la que nos quieren hacer creer que nosotros también la hemos propiciado.

Ya no que queremos tener paciencia para esperar morir en un embarazo precoz o en un parto por falta de atención médica, ya no tenemos paciencia para ver como nuestros niños(as) nuestro futuro crece con desnutrición severa, por no tener la carga de proteínas y calorías necesarias para su desarrollo, ya no tenemos más paciencia para ver que sus capacidades neuronales están diezmadas, semidestruidas y en fase irrecuperable.

Sr. Biden esta justificación suya es inmoral, nuestra paciencia para con las «seudobondades» de su sistema, el del capital, nos ha dejado a nuestros niños en la calle, a nuestros ancianos pidiendo limosna, a nuestros hombres y mujeres urgando en la basura, y a olvidar en muchos casos nuestra capacidad de indignación frente a tantas injusticias, porque ha prevalecido sus esquemas de consumo, sus casinos, sus derroches de playboy, Miami-boy, sus antros y espectáculos de transculturización.

también te puede interesar