Opinión

Transformaciones Revolucionarias en la vida cotidiana de las Comunidades Indígenas de Nicaragua

Las transformaciones revolucionarias de los pueblos indígenas en Nicaragua, no inicia con este Gobierno, si no con el Triunfo de la Revolución Popular Sandinista, en la década del 79

Redacción Central |

Antes de esta época, los pueblos indígenas en el Pacifico del país, ni siquiera se mencionaba y si se hablaba de Monimbó, sobresalía Masaya, por su artesanía, pero jamás se reconoció la existencia de pueblos indígenas en el pacifico.

En el caso de la Costa Atlántica, estábamos inmersos en un total abandono, y si existía algún programa, estaba destinada, al asistencialismo mediático, racista, segregacionista y en el mejor de los casos asimilacionista, pero jamás se reconoció, como identidades étnicas, con derechos especiales, por condición de minorías.

En la Costa Caribe, inicia un movimiento Indígena, en la década del 70, denominado ALPROMISU (Alianza Para el Progreso, de los Pueblos miskitus, sumus y ramas), este movimiento que en sus planteamientos iniciales, planteaba reinvindicaciones, alrededor del derecho a sus tierras, fue reprimida y posteriormente mediatizada.

Con el Triunfo de la Revolución en 1979, nace MISURASATA( Miskitus, Sumos, Ramas, Unidos con los Sandinistas). No obstante pronto entramos en contradicción, con el Gobierno Revolucionario, al no entendernos, entre lo que la Revolución, aspiraba y lo que planteaba el movimiento, para entonces el tema de la Costa Atlántica, en los círculos del poder mestizo en Managua, a pesar de ser revolucionaria, no lo entendió, eso como producto del aislamiento en que se encontraba la Costa, muy poco se conocía la idiosincrasia y nuestra Cultura. Se tuvo que ir a una guerra, pues habrá que aceptar, que había condiciones para ello, dado que la resistencia indígena, es absorbida dentro de los planes globales, contrarrevolucionarios de la CIA, contra Nicaragua, encontrando un semillero, en la población indígena. Que después nos percatamos que la lucha indígena, no tenía nada que ver con los planes del imperio y la CIA.

El movimiento indígena, no obstante encuentra posteriormente muchas coincidencias, en los planteamientos de la Revolución y por ello nos fuimos al dialogo, cuando aun, ni siquiera se pensaba en Sapoá. El dialogo por la Paz, Inicia en la Costa Atlantica, entre combatientes Indígenas y la Revolución, y con ello las primeras platicas, para la instauración de el actual sistema autonómico, que es el símbolo, de transformaciones revolucionarias, que impulsa el FSLN, pero que en su primer Gobierno, la situación de guerra interna, no le permitió su desarrollo, Siendo este proceso el primero en America Latina, y considerado de avanzada.

Ahora bien, dentro del marco de un nuevo contexto que nos trae esta segunda etapa revolucionaria, los pueblos indígenas de Nicaragua están comenzando a experimentar avances sustanciales alrededor de sus demandas históricas.

Lógicamente, antes de analizar o detallar estas transformaciones, para un mejor entendimiento, tendríamos que necesariamente responder el por qué y cómo se engranaron estas reivindicaciones planteadas que es con mucha antelación a la conformación del Estado nacional moderno y la visión revolucionaria del FSLN dirigido por el Comandante Ortega, en el poder ejecutivo con sus voluntades y sus limitantes como gobierno golpeado por la crisis mundial. He aquí el punto de este engranaje en visión y estrategia entre otros.

Desarrollo respetuoso de la naturaleza,

Salir del aislamiento y la omisión,

Desarrollo integral – desarrollo humano,

Educación transformadora,

Liberación y autodeterminación,

Solidaridad y Unidad de naciones entre otros.

Son retos que tanto la revolución sandinista como los pueblos y comunidades indígenas de Nicaragua los comparten. Por eso se engranan y además el lector, no tienen que hacer mayores análisis para entender que las posiciones anteriores son políticas e ideologías y que al mismo tiempo son la Antitesis del Neoliberalismo.

Planteado así, las cosas: El socialismo que te plantea la revolución sandinista (en este nuevo contexto) de cara y de frente al capitalismo salvaje y sangrante, para nuestros pueblos y comunidades indígenas no es otra cosa más que el fortalecimiento de las instituciones comunales. La misma cosmovisión, por ende: la misma visión, misión y estrategia.

Una vez observado estos aspectos que tienen que ver con la vida de la Revolución sandinista y la identidad de las comunidades en lo general, podríamos pasar a ver el caso particular de la Costa del Caribe.

1. La transformación más visible sin duda alguna se observa en el mismo proceso autonómico, al tiempo que es el símbolo de la revolución en la Costa Caribe. Las comunidades se han apropiado de la Agenda, se han apropiado de los debates y se han apropiado de las programaciones y sus ejecuciones.

Cuando estas programaciones lo transforman en políticas públicas, dentro del marco del proceso autonómico, no solo se siente el fortalecimiento comunitario sino que se observa el salto cualitativo que es el desarrollo humano. Aquí encontramos sin duda alguna las transformaciones revolucionarias más profundas, en donde antes eran objetos, hoy sujetos. Antes vegetativos, hoy directores y orquestadores, antes observadores, hoy actores, y, factores de decisión. Y, en esto, para llegar hasta esto, sin ambigüedades debo de decir al pueblo nicaragüense: que nuestra revolución no mediatiza. Por eso es que también debo de decir que sin el Cro. Daniel no veo avance de la revolución, sin revolución no hay autonomía y sin autonomía no hay desarrollo integral y por ende humano.

2. Otra de las transformaciones que viene experimentando las comunidades indígenas en esta segunda etapa del proceso revolucionario, se desprende del primer aspecto que acabo de señalar. La tierra y sus recursos naturales: Nuestras comunidades deciden por sus recursos naturales, por sus tierras, y lo que en ella se encuentran. Es decir por sus vidas, por su identidad. Alguien preguntará, que tiene que ver la tierra con identidad. Hermanos Nicaragüenses “El indio sin tierra, deja de ser indio” Sin tierra, lo transformamos en una mezcolanza (mestizaje), sin definición, ni postura. Lo que está dentro del territorio indígena, hoy por hoy, con la revolución sandinista, es del indio, es de la comunidad. Tomar decisión sobre ella, con la revolución, los impuestos sobre aprovechamiento de los recursos naturales el 25% les entra a las comunidades asentadas en el territorio de donde se extrae tanto de lo forestal como de los recursos marinos y cuando explotemos el petróleo también va por ese camino. Otro 25% a las alcaldías, 25% al Consejo y 25% al gobierno regional. Esto tiene nombre y apellido, revolución transformadora.

En suma todos los impuestos recogidos alrededor del aprovechamiento de los recursos naturales que están en las tierras comunales regresan a las comunidades. Esto es fortalecimiento de la vida comunal, fortalecimiento de la identidad, es una reivindicación de las naciones indígenas, es revolución, son obras transformadoras, y además que conste, el 75% de estas tierras comunales esta revolución, este gobierno ya lo ha titulado. Si no es cambio, si no es incidencia positiva, si no es desarrollo, que cosa es?

3. En tercer lugar está la implementación de la educación bilingüe – bicultural que es tan necesario para la fijación de la identidad etnica, al tiempo que evita que una sociedad absorbe a otra, y así logra mantener la pluriculturalidad y la multietnecidad de Nicaragua.

En otras palabras: la revolución es la garantía de las identidades etnicas. Esto es transformación. También es reivindicación y por ende fortalecimiento comunal. Es liberador y no colonialista. La gente lo percibe, lo siente, lo sabe y lo dice.

4. En cuarto lugar: autoestima y esperanza. Una serie de programas implementados desde el poder revolucionario, han hecho ver a nuestras comunidades su vida de diferente manera, en cuando a la autoestima, fe y esperanza se refiere. Estos programas tienen que ver:

a) con el modelo de sistema de salud alternativo y su asistencia que lo han llevado hasta el último rincón de las comunidades indígenas, como Raity, Río Coco en los raudales, zonas de difícil acceso, en donde los moradores han reaccionado de manera muy positiva.

b) Programas de Hambre Cero (vacas, semillas mejoradas, etc) han incidido enormemente en la vida cotidiana, tanto en sus necesidades básicas como en el aspecto intrínsico. Se sienten estimulados, tomados en cuenta y considerados, y lógicamente se les ve que su auto estima ha sido levantada y con ello nuevas esperanzas. En las conversaciones comunales podemos observarlas y escucharlas.

Si me tocara responder sobre ¿Cuál es el logro más importante, o la transformación más grande que esta revolución está logrando conseguir en las comunidades indígenas de Nicaragua?.. cuidado, que opinaría por este último aspecto, puesto que este espíritu positivo es la que da vida y energía y es el motor que te mueve a la comunidad.

Como consecuencia, de todo lo anterior, Revolución – Programa – autoestima – vida – energía = tenemos como resultado que: nuestras comunidades está retomando algunas costumbres muy positivas y que en muchas comunidades habían sido olvidadas tales como: los trabajos comunales, las manos vueltas, (Miha Alkaia), intercambio de platos suculentos o especiales, comida para los ancianos y jornal para el anciano (a) siembras especiales (bien para la iglesia o para fondo propio de la comuna para ser usado en emergencia, en suma, más solidaridad, más colectivismo. Es decir, que se ha observado, que en la medida que el gobierno revolucionario se hace presente en las comunidades, en esa medida el optimismo, la fe y la esperanza se van acentuando y fortaleciendo sus raíces culturales.

En resumen, vamos cabalgando en el camino correcto, en esta única oportunidad que tenemos con la revolución sandinista, apropiándonos de: debates, agendas, programaciones, ejecuciones, recursos naturales, medios de producción, beneficios sociales, aumento hasta el 500% en inversión pública, fortalecimiento de nuestra identidad, poder comunal, poder regional, poder territorial, parlamento nacional, gabinete nacional, madre tierra, entre otros si no es transformación ¿Qué cosa es?

Por eso debo terminar este artículo diciendo sin ambigüedades, una vez más que: sin Daniel Ortega, no veo avance de la revolución, sin revolución no hay autonomía en las regiones y comunidades, y sin autonomía, no hay desarrollo integral de nuestros pueblos.

también te puede interesar