Nicaragua

Nicaragua: La realidad silenciada por la prensa internacional

La Paz profunda no es solo la ausencia de guerra sino la búsqueda de justicia social y oportunidades para todos

Paz y la Seguridad de la comunidad en Nicaragua
Paz y la Seguridad de la comunidad en Nicaragua |

Nicaragua Solidariy Campaign |

En los últimos meses, decenas de miles de centroamericanos, de países cuyos gobiernos cuentan con la aprobación de Estados Unidos, han huido hacia el norte escapando de la violencia, la inseguridad y el hambre de las pandillas. Barrios enteros se están quedando sin gente en Honduras y Guatemala. En contraste, Yorlis Luna reflexiona sobre la vitalidad de la Paz y la Seguridad de la comunidad en Nicaragua.

Ver imágenes de la caravana de hermanos y hermanas inmigrantes centroamericanos en la frontera sur de México no solo conmueve el corazón, sino que también profundiza las heridas en las venas abiertas de Centroamérica. Pero también nos hace reflexionar y valorar más el momento histórico de nuestra Nicaragua y defenderlo con hechos, ideas y la palabra escrita.

Esta caravana está llena de gente valiente que, en medio del calor, el polvo, el cansancio y el miedo, avanza por los pueblos de Chiapas. Esta caravana humana, que los periodistas mexicanos han llamado la “marcha de los niños”, está llena de historias de vida, historias de personas que han pasado por tanto en la vida que han perdido la esperanza de un mañana mejor en sus países.

Familias que dicen que lo que buscan es “Dignidad y Paz”, porque huyen de la violencia, el hambre y la miseria, de revoluciones sociales truncadas y décadas de gobiernos corruptos apuntalados por el imperialismo estadounidense.

Si alguien me pregunta por qué Nicaragua no tiene barrios y comunidades enteras vacías -como ha sucedido en Guatemala, El Salvador y Honduras después de que la gente se ha sumado a la caravana migrante- yo diría que Nicaragua tiene esperanza, esperanza que nació con la Revolución Sandinista en 1979.

La Paz profunda no es solo la ausencia de guerra sino la búsqueda de justicia social y oportunidades para todos, para vivir y sentirnos seres humanos capaces, valorados y con derechos, como seres humanos con un techo sobre la cabeza, la tierra, el trabajo, el pan y dignidad.

Nicaragua, un país acosado y muy difamado, es un bastión de la verdadera Paz en la región.

Les daré un ejemplo, ahora mismo en las calles (donde vivo) todo el mundo está hablando de vacunas, «¿tuviste algún efecto secundario?”

Ésta es la pregunta típica que inicia conversaciones. Las colas comienzan a las 6 de la mañana cuando la gente sale de las comunidades y barrios muy temprano en la mañana, camina con tranquilidad y llega a los centros de salud más cercanos.

En las colas se puede encontrar a todos, sin diferencias, desde los panaderos con sus canastas, los vendedores del mercado, el trabajador con empleo formal, el pequeño comerciante, el trabajador agrícola, el agricultor e incluso los que estacionan sus autos o camionetas cerca de los centros hospitalarios, todos ellos son la clase trabajadora, los que reconocen el valor de la Paz y la realidad cotidiana en Nicaragua.

Bueno, para continuar con mi historia, ayer mientras esperábamos el turno para las vacunas Covid en nuestro centro de salud comunitario, un médico vestido de payaso animó a los niños a vacunarse sin miedo, con la vacuna soberana cubana.

Antes de entrar al área de inyección, se pintó la cara con un sol alegre, los niños recibieron atención médica y cariño y vi a varios de ellos irse orgullosos, tiernos y animados.

El centro de salud estaba lleno de actividad, debido a que los nicaragüenses lo dejan todo para el último minuto, las familias también aprovecharon para revisar otras cosas, concertar una cita para ver a un especialista, recoger medicinas, hacerse controles prenatales.

Un médico que pasaba le preguntó a una embarazada si había tenido sus vacunas a lo que ella respondió que ya las había tenido en una casa materna. (El Ministerio de Salud de Nicaragua ha habilitado 178 centros de este tipo para brindar atención prenatal y posnatal, especialmente en las zonas rurales).

Afuera del centro de salud, un hombre que vendía enchiladas (empanada de pollo y ensalada) y refrescos naturales me contó su experiencia con la segunda dosis de vacunación, mientras ofrecía café y pan a los médicos jóvenes.

Esta es la Nicaragua cotidiana que en los últimos meses, decenas de miles de centroamericanos, de países cuyos gobiernos cuentan con la aprobación de Estados Unidos, han huido hacia el norte escapando de la violencia, la inseguridad y el hambre de las pandillas. Barrios enteros se están quedando sin gente en Honduras y Guatemala. En contraste, Yorlis Luna reflexiona sobre la vitalidad de la paz y la seguridad de la comunidad donde vive en Nicaragua.

Esta es la Nicaragua cotidiana que encapsula lucha, ternura y cuidado, la Nicaragua que está creando nuevas rutas de vida con dignidad, amor y esperanza en medio de una Centroamérica que grita de rabia y dolor.

Que encapsula lucha, ternura y cuidado, la Nicaragua que está creando nuevas rutas de vida con dignidad, amor y esperanza en medio de una Centroamérica que grita de rabia y dolor.
mem

también te puede interesar