Nicaragua

Nicaragua expone sus criterios en negociaciones de la ONU sobre Cambio Climático

Javier Gutiérrez, Secretario de Cambio Climático de la Presidencia y Viceministro del Marena, fue enérgico al ratificar la falta de voluntad de los países capitalistas

Negociaciones de la ONU sobre Cambio Climático
Negociaciones de la ONU sobre Cambio Climático |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Una delegación de Nicaragua participó en la sesión de cierre del Período de Negociaciones de la Convención Marco de Naciones Unidas (ONU) sobre Cambio Climático camino a la COP26, prevista en Reino Unido.

Durante tres semanas, la comitiva nicaragüense fue parte de los diálogos sobre Financiamiento Climático, Mecanismos Cooperativos para implementar el Acuerdo de París (Artículo 6), Protocolo de Kioto (Enmienda de Doha), Agricultura y Bosques, Transferencia Tecnológica y Creación de Capacidades, Mitigación, Adaptación, Pérdidas y Daños; y en Reuniones de Coordinaciones con grupos de Países en Desarrollo como el G77+China y ALBA.

En tal sentido, el compañero Javier Gutiérrez, Secretario de Cambio Climático de la Presidencia y Viceministro del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena) pronunció el discurso del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional (GRUN) y en nombre de los países integrantes de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

En tal sentido, los representantes de nuestro país apoyaron las posiciones del Grupo G77+China, el Grupo de Países en Desarrollo con Ideas Afines al Cambio Climático (LMDC, por sus siglas en inglés) y el grupo de Países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

Asimismo, expresaron preocupación ante la crisis climática que se vive a nivel global y la falta de voluntad política de los países capitalista en reconocer las responsabilidades histórica.

Por ello, Nicaragua alertó que las actuales concentraciones de dióxido de carbono que emiten las economías occidentales se encuentran en su máximo histórico (420 Partes Por Millón) y que si la tendencia continúa tendremos aumentos de temperatura de 1,5 °C en el 2025.

Justo por ello, la delegación argumentó que se requiere una arquitectura multilateral de financiación del clima justa, transparente, equitativa y “Adicional a la Ayuda del Desarrollo”, basada en el “Principio de Responsabilidades Comunes, pero Diferenciadas y Capacidades Respectivas”, reconociendo y garantizando la previsibilidad, la accesibilidad y la disponibilidad de recursos financieros suficientes para necesidades y desafíos que implica enfrentar los impactos de la crisis climática.

La delegación de Nicaragua estuvo conformada además de por Gutiérrez, por el compañero Jasser Jiménez, de la representación de Nicaragua en ONU-NY, y compañeros de la Secretaría de Cambio Climático de la Presidencia.

Discurso del Compañero Javier Gutiérrez:

CLAUSURA DE LAS SESIONES DE LOS ÓRGANOS SUBSIDIARIOS DE LA CONVENCIÓN MARCO DE LAS NACIONES UNIDAS SOBRE EL CAMBIO CLIMÁTICO

DISCURSO DE NICARAGUA

Señor Presidente:

La Delegación de Nicaragua tiene el honor de transmitir el saludo fraterno del Comandante Presidente Daniel Ortega Saavedra y la Compañera Rosario Murillo Zambrana, Vicepresidenta, deseamos reconocer el trabajo realizado por los Cuerpos Subsidiarios, sus Coordinadores y los Co-Moderadores de las Sesiones que se han desarrollado en las últimas tres semanas, superando los inconvenientes de las conferencias y consultas a distancia, con todos los problemas técnicos y logísticos que esto involucra.

Nicaragua considera que la Humanidad debe superar la pandemia de la COVID-19 estableciendo una nueva relación con su entorno natural. Se debe adoptar un modelo de civilización que defienda la Madre Tierra, lo que implica un mundo “cosmo-céntrico”, donde la naturaleza y los seres humanos son una totalidad, la totalidad de la Madre Tierra, sustituyendo al modelo antropocéntrico en el que la naturaleza está al servicio de los humanos.

En ese sentido, a Nicaragua le preocupan los pocos avances que se han logrado en estas Sesiones en torno a aspectos clave como el financiamiento climático y la operatividad del “Mecanismo Internacional de Varsovia sobre Pérdidas y Daños asociados al Cambio Climático”.

Nicaragua considera que las obligaciones financieras y los compromisos para proporcionar financiamiento por parte de los países desarrollados en virtud de la Convención y el Acuerdo de París deben implementarse plenamente, incluida la meta de movilización de USD 100 mil millones anuales para 2020, ya que ha habido un déficit en la ambición que debe corregirse rápidamente. Asimismo, reafirma que la ambición también debe incluir la ambición en adaptación, con los países desarrollados tomando la iniciativa y el liderazgo en la provisión del financiamiento y los medios de implementación, como se indica en el “Acuerdo de París”.

Es necesario que se acelere el lanzamiento de las negociaciones sobre un nuevo objetivo colectivo cuantificado posterior a 2025, sobre financiamiento a partir de un piso de USD 100 mil millones anuales que debe iniciarse con urgencia. Por tanto, Nicaragua rechaza la posición de algunos países desarrollados que se oponen a iniciar las negociaciones de “Financiamiento de Largo Plazo”.

Nicaragua insiste en que se inicie de inmediato una revisión del progreso general y de la implementación de las acciones de las partes en el período anterior a 2020 bajo la Convención y el Protocolo de Kioto, sin tener que esperar el Balance Global que está programado para 2023 en el Acuerdo de París.

Del mismo modo, Nicaragua considera que las actividades de no-mercado y de mercado deben coexistir en las nuevas modalidades de financiamiento del Acuerdo de París, retomando las experiencias positivas del esquema del Protocolo de Kioto, y sostiene que deben mantenerse las contribuciones al Fondo de Adaptación, para ayudar a los países en desarrollo a hacer frente a los costos de adaptación en grupos vulnerables en particular las mujeres, jóvenes, ancianos, niños, población originarias e indígenas y comunidades rurales.

Nuestra delegación denuncia las medidas coercitivas unilaterales, las cuales son ilegales y violan el derecho internacional, profundizando los efectos devastadores del cambio climático.

Muchas gracias, Señor Presidente.


Intervención de clausura Grupo ALBA en Cambio Climático en las negociaciones de Cambio Climático

Señores Presidentes de la COP-25, y la entrante COP-26;

Señores Presidentes de los Órganos Subsidiarios;

Secretaria Ejecutiva de la Convención Marco de las NN.UU sobre Cambio Climático

Queremos iniciar nuestra intervención agradeciendo los esfuerzos adelantados por la Secretaría de la Convención, para apoyar un proceso virtual de reuniones y hacer posible cumplir con nuestra programación anual de sesiones. Los diálogos realizados han sido útiles para intercambiar y clarificar ideas, sin embargo ellos no demuestran ser lo suficientemente inclusivos para garantizar un adecuado balance de representación global.

Los países del ALBA esperamos con ansias el retorno a la “normalidad relativa” que nos pueda permitir concluir nuestros deberes de manera presencial. Para el ALBA es fundamental un multilateralismo inclusivo y participativo que convoque a todos a debatir el futuro común.

Las evaluaciones científicas recientes sobre el estado de las concentraciones de emisiones de carbono en la atmósfera, que indican que se han superado los 400 ppm, es una causa de alarma y preocupación para nuestros países por ser los principales afectados por la ocurrencia de eventos meteorológicos extremos. La falta de un carácter de urgencia en la acción climática para evitar el incremento de la temperatura global, la falta de compromisos reales en materia de financiamiento climático y medios de implementación, inciden en la reasignación de prioridades políticas en la acción climática orientadas a la adaptación y la previsión por pérdidas y daños asociados al clima para lo cual es fundamental que estos parámetros sean contemplados en las instancias para el financiamiento climático.

Es primordial para los países del ALBA mantener en todos los debates de la agenda climática los aspectos de la “flexibilidad” y “diferenciación” que los países en desarrollo necesitan, misma que debe ser tenida como un derecho a ser aplicado en todos los mecanismos de implementación, seguimiento y transparencia. El tratamiento diferenciado y flexible para los países en desarrollo tiene que ser un enfoque obligatorio para la definición de Marcos Comunes y Transparencia, fundamentalmente, acorde a los objetivos, principios y provisiones de la Convención, y por supuesto al principio de las responsabilidades comunes pero diferenciadas y respectivas capacidades.

La respuesta al Cambio Climático debe ser integral, justa y multidimensional, para que pueda ser sostenible y transformadora. En este sentido, no puede ignorarse el efecto que las ilegales Medidas Coercitivas Unilaterales tienen en la capacidad de los países para adaptarse, mitigar y responder a las pérdidas y daños derivados de la crisis climática. La incidencia de las Medidas Coercitivas Unilaterales en la lucha contra el cambio climático, se equipara a los crímenes de lesa humanidad. Enfrentar los desafíos de estas medidas no solo aumenta la vulnerabilidad de los grupos con mayor impacto del cambio climático, sino que paradójicamente requieren mayor atención, sino que también incrementa la vulnerabilidad climática.

El impacto del cambio climático en la sociedad no es homogéneo, dado que existen grupos y sectores con mayor grado de vulnerabilidad, como lo son las mujeres y niñas, los pueblos indígenas y afro descendientes, las personas con discapacidad, los ancianos, entre otros. Mientras estos grupos humanos siguen sufriendo y siguen perdiendo sus medios de subsistencia, la promesa de ayuda financiera realizada por los países desarrollados sigue sin cumplirse y no llega, mientras que se sigue pasando la carga del cambio climático a los países en desarrollo, lo cual denunciamos como un hecho moralmente inaceptable.

Los países de la Alianza consideran imprescindible continuar realizando medidas urgentes para tomar acciones concretas para enfrentar la crisis climática en consonancia con la justica climática y la defensa de los derechos de los pueblos y de la Madre Tierra.

Por ello, en seguimiento y continuación de la exitosa Cumbre del “Reencuentro con la Madre Tierra”, celebrada en La Paz, Bolivia, el pasado mes de abril de 2021, los países del ALBA deseamos invitarles a participar en la Segunda Edición del “Reencuentro con la Madre Tierra”, a celebrarse en Caracas, Venezuela, a finales del mes de agosto de 2021. Este evento convocado por la Asamblea Nacional brindará una oportunidad para articular las visiones de actores diversos de los países del Sur Global de cara a la COP-26, los pueblos del sur y los líderes que han abogado históricamente por la defensa del Planeta. Será un evento para ahondar en una visión cosmobiocéntrica del Cambio Climático, que toma en cuenta las relaciones armónicas entre los seres humanos y la Madre Tierra.

Gracias por su atención.

niv/jos

también te puede interesar