Nicaragua

Las ocas del cenagal, la tragedia de Nicaragua

El aspirante a procónsul de Estados Unidos en Nicaragua ha estado muy activo en Washington

Arturo Cruz es uno de los flamantes aspirantes a la silla presidencial de Nicaragua
Arturo Cruz es uno de los flamantes aspirantes a la silla presidencial de Nicaragua |

Margine Gutiérrez |

Arturo Cruz es uno de los flamantes aspirantes a la silla presidencial de Nicaragua. Un hombre que sin ningún contacto con la realidad de nuestro pueblo, y sin conocer a la Nicaragua cotidiana, pretende tener derecho a disputarse el poder con Daniel Ortega, desde Washington, viviendo allá la mayor parte del tiempo, sin ir jamás a ningún barrio, sin haberse ocupado nunca de los ingentes problemas que tenemos, sin tener partido y ni siquiera arraigo en nuestro país. ¡En Nicaragua nadie lo conoce! Solo lo conocen las élites vende patria.

Óiganlo bien. Escuchen y vean el audio video (al final de este comentario). Más asqueroso, arrastrado y servil no puede ser. Como todos ellos, los de la rancia oligarquía libero conservadora, vive y actúa siempre en función de los intereses de Estados Unidos.

Claramente, sin ninguna vergüenza ni pudor, se expresa como vocero de los yanquis, con un lenguaje imperial tan parecido al de Marco Rubio o a la Ileana Ros-Lehtinen cuando, hace un par de años, nos amenazaban con toda suerte de medidas si no le entregábamos el gobierno, en bandeja de plata, a sus mercenarios tranqueros.

¡Entonces no les preocupaba a los gringos que sus hordas asaltaran el poder en lugar de hacerlo mediante elecciones libres y transparentes, como las que tendremos en noviembre de este año!

El aspirante a procónsul de Estados Unidos en Nicaragua ha estado muy activo en Washington, gestionando e impulsando más agresiones contra Nicaragua, y ahora viene ufano, a darnos cuenta de sus logros y para confirmarnos su pensamiento y actuación como mercenario de los gringos dice que sus amos “han querido abrir espacios de conversaciones, de diálogos para intercambiar (…) inclusive –refiriéndose a Venezuela pero indirectamente a Nicaragua– sanciones a cambio de apertura electoral”. Con que naturalidad justifica como diálogo y conversación las amenazas e imposiciones estadounidenses.

Qué tragedia la de Nicaragua. Estar siempre bajo la mira de los Estados Unidos que durante más de dos siglos han querido someternos e imponernos a mercenarios como Presidentes, unas veces a los William Walker y a los Somoza y otras, como ahora, a personajes tan siniestros como Cruz, Chamorro o Maradiaga que no ocultan ni disimulan su condición de agentes
del imperialismo. Son las “ocas del cenagal” dijo el General Sandino.
mem

también te puede interesar