Nicaragua

Ometepe, un viaje siempre verde

Uno de los símbolos naturales de Nicaragua, donde el color prevalece como la esperanza

Isla de Ometepe
Isla de Ometepe |

Oliverio Celaya |

Viajes de 2021, panorama natural,  prevalencia del verde, considerado el color de la esperanza, un trayecto que todos identifican con Ometepe.

Esa descripción, muchos la buscan en la actualidad en la isla de Ometepe, también conocida como Ometepetl o dos montañas en lengua náhuatl. Ubicada en el lago Cocibolca o Gran Lago de Nicaragua, es un lugar sumamente atractivo, administrativamente perteneciente al departamento de Rivas.

Algunos datos hablan por sí solos. Ometepe tiene una extensión de 276 kilómetros cuadrados, una isla volcánica, mayor de las situadas en el interior de un lago.

Su población asciende a 35 mil personas, con núcleos ejes en Moyogalpa y Altagracia, que son también los dos puertos principales de acceso a la isla desde las ciudades de Granada, San Carlos y San Jorge

El nombre de la isla proviene del náhuatl, cuando  significan ome ‘dos’ y tepetl ‘montaña(s)’, escenario formado  en su  totalidad por los conos de dos volcanes: el Concepción y el Maderas.

Llama poderosamente la atención la similitud de formas y orientación cardinal entre Tahití y Ometepe (ambas tienen forma de ocho), además ambas son de origen volcánico separadas en dos secciones por un istmo, y ambas son más pobladas en el lado norte que en el lado sur.

Solo con estos datos, hace a muchos aventureros preparar maletas para visitar lugar tan pintoresco y que pretende permitir fotos de recuerdo sumamente impresionantes.

El volcán Concepción se eleva hasta los mil 610 metros y su diámetro máximo es de 36 kilómetros.  El volcán se encuentra cubierto por dos mil 200 hectáreas de bosque protegido. En 2005 se produjo un temblor 6,2 grados como consecuencia de la presión interna acumulada en el volcán.

Por su parte, el volcán Maderas tiene una elevación de mil 394 metros y un diámetro máximo en su base de 24 kilómetros.  Para este caso, su última erupción tuvo lugar hace más de ocho siglos y hoy en día se le considera extinto.

Su cráter se encuentra ahora ocupado por una pequeña laguna, la Laguna de Maderas, mientras ascenderlo va por cuatro mil 100 hectáreas de reserva natural que la rodean, marcha sumamente reclamada por los turistas.

Como dato curioso, la Isla de Ometepe participó en el concurso Siete maravillas naturales del mundo (2008), pero no quedó entre los 28 finalistas, aunque alcanzó el Top 77 -de entre 440 nominados. Sin embargo, es una de nuestras maravillas seguras, con la coincidencia de quienes la conocen.
mem/rfc

también te puede interesar