Nicaragua

Para aprender, solo hay que existir

La educación no tiene límites de edad y en Nicaragua así lo demuestran

bachiller-nueva-segovia
|

LA VOZ DEL SANDINISMO |

El cielo es el límite, ¡y no hay nada más cierto que esto! Cuando el deseo es inmenso, el empeño es aún mayor.

El aprendizaje jamás está de más. De hecho, enaltece el alma y al ser. Es así como lo han demostrado estos tres protagonistas que hoy portan con orgullo sus títulos de graduados.

Don Alejandro de Jesús Godoy, de 71 años de edad, acaba de culminar sus estudios y obtuvo su título en la modalidad de secundaria por encuentro en el municipio de El Jícaro, Nueva Segovia.

Asimismo, lo hizo en ese mismo departamento, Doña Benicia del Carmen Pérez López, de 67 años, quien también logró culminar sus estudios de secundaria y se bachilleró en la modalidad de cuarto ciclo B en la comunidad El Arado, El Jícaro.

Otro protagonista fue el joven Jaime Cornejo, un ejemplo vivo de superación, él perdió en un accidente sus dos piernas y sus brazos, pero esto no fue impedimento alguno para superarse y hoy se bachillera en el Instituto Noel Vargas, municipio Pantasma, Jinotega.

El año pasado, el señor Alfredo Guzmán a sus 80 años de edad, obtuvo su título de bachiller en el Instituto Público Emmanuel Mongalo del municipio de Comalapa, en el departamento de Chontales.


Deseando a todos ¡muchas felicidades! Porque como en una ocasión expresara el gran líder para y por la humanidad, Nelson Mandela: “La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar al mundo”.


Mel/

Para aprender, solo hay que existir
Don Alejandro de Jesús Godoy
Para aprender, solo hay que existir
El joven Jaime Cornejo

también te puede interesar