Nicaragua

Volver a Diriamba

En materia de turismo de naturaleza Diriamba destacad como un lugar atractivo

Balneario Las Peñitas, fantástico lugar para disfrutar en familia
Balneario Las Peñitas, fantástico lugar para disfrutar en familia |

Oliverio Celaya |

Los senderos por nuestra Nicaragua son muy variables, atractivos y repletan los sentidos, pero determinados espacios ponen su toque de distinción entre los caminantes, de ahí los comentarios al respecto de Diriamba, un municipio con mucho para aportar.

Diriamba está a solo 35 kilómetros de Managua, la capital de Nicaragua, en la región conocida como la Meseta de los Pueblos en el departamento de Carazo.

Diriamba es un nombre que procede de la lengua Chorotegana, de las voces Diri: que significa Cerros y Mba: que significa Grande es decir: «Grandes Cerros o Colinas».

No existe con una fuente histórica que señale con precisión el lugar del asentamiento de la primitiva Diriamba, ya que su origen se remonta a varios siglos y se pierde en el tiempo.

Sin embargo, algunos historiadores suponen que su asentamiento fue en el Valle de Apompuá; por haberse encontrado en ese lugar vestigios de cimientos urbanos, huesos humanos, cerámicas indígenas; que se identifican con la población indígena de Diriamba.

Diriangen fue un gran guerrero indígena, cuyo valor y coraje se manifestó en la resistencia mostrada a los conquistadores españoles, enmarcada en la heroica batalla del 17 de abril de 1522.

Ese fue el primer encuentro bélico entre dos pueblos o dos culturas, que luego se funden para formar el pueblo nicaragüense.

La Villa de Diriamba fue elevada a Ciudad, según decreto legislativo del 6 de octubre de 1894, el que empezó a tener vigencia a partir del 10 de octubre de 1894.

Se caracteriza por tener un clima húmedo, siendo relativamente fresco con leves alzas de temperatura, la que oscila entre los 27 y 25C. La precipitación alcanza entre los mil 400 milímetros.

Su flora está constituida por variedades de árboles como el laurel, madroño, quebracho, jiñocuao, malinche, guanacaste, guapinol, cedro, helenque, aguacate, tempate, chilamate, chiquirín, Tigüilote, muñeco, sacuanjoche y una gran variedad de plantas ornamentales y medicinales.

Y la fauna tiene de todo, como conejos, cusucos, iguanas, guarda tinajas, garrobos, monos, congos, tigrillo, gatos monteses, chocoyos, cancanes, sapoyoles, chaneros, zopilotes, palomas, roedores, palomas de castilla, tincos, zanates, urracas, gallinas de monte, chachalacas, pájaros carpinteros, zenzontle, canarios, chichiltotes, pájaros bobos, guises, garzas y ardillas.

Por tanto, estamos en presencia de un municipio encantador que a muchos gusta para hacer fotos, tomar contacto con la población y conocer las tradiciones del lugar al que siempre queremos regresar.
mem/rfc

también te puede interesar