Nicaragua

Compañera Rosario Murillo: Nos toca seguir trabajando para que la conciencia de riesgo, de cuido, de protección siga creciendo

La Vice Presidenta de Nicaragua orientó que la agenda de trabajo es continuar atendiendo y protegiendo en solidaridad a las familias

Protección y atención a las familias
Protección y atención a las familias |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

La Vice Presidenta de Nicaragua, Compañera Rosario Murillo, orientó que la agenda de trabajo es continuar atendiendo y protegiendo en solidaridad a las familias en todos los territorios afectados, asegurar la alimentación y atención médica de la población albergada y continuar la vigilancia de los puntos críticos y vulnerables.

Expresó que uno debe aprender a aceptar lo que nos llega con humildad y como aprendizaje colectivo, al referirse a las pérdidas de vidas humanas.

Subrayó que debe crecer el conocimiento sobre cómo debemos cuidarnos, así como la conciencia de responsabilidad ciudadana.

Es lo que aprendemos en estos momentos en que nos toca aliviar el dolor por las circunstancias trágicas que han sucedido en comunidades donde no hemos atendidos los reiterados llamados a cuidarnos, a  abandonar los puntos críticos y vulnerables, afirmó.

La Vice Presidenta de Nicaragua señaló que no trabajamos para obligar o forzar a nadie pero sí para que la conciencia ciudadana se movilice y se active ante fenómenos meteorológicos vividos como los vividos en los últimos días.

Mencionó la tragedia de la comunidad La Piñuela, en el departamento de Carazo, donde la alcaldesa visitó a las 26 familias para evacuarlas hacia casas solidarias. Allí dos familias decidieron regresar porque pensaron que no sucedería nada, el río creció inesperadamente y arrasó dos viviendas con dos madres y sus hijos pequeños, para un total de seis víctimas fatales.

Cuanto dolor, nos queda el consuelo de la oración y la presencia solidaria en esa comunidad, manifestó.

Una vez más nos confiamos en exceso, no acatamos la responsabilidad de resguardarnos, tenemos que crecer en conciencia de riesgo, volvió a insistir.

También se refirió al deslizamiento del Macizo Peñas Blancas, en Matagalpa,  donde han sido identificados otros tres hermanos fallecidos.

Ratificó que tenemos en el país 16 personas fallecidas tras el paso del huracán IOTA, entre ellos un padre y un hijo que estaban albergados y regresaron a su vivienda por más pertenencias.

Expresó que las familias y las comunidades están siendo acompañadas en esta tragedia.

Señaló que nos afecta la pérdida de cada ser humano en estas circunstancias, pero más cuando se establecieron todas las medidas de precaución para que fueran a casas solidarias y albergues donde estarían protegidos.

Nos toca aceptar con resignación cristiana estas noticias trágicas, orar y seguir trabajando para que la conciencia de riesgo, de cuido, de protección siga creciendo. No nos confiemos, enfatizó.

Ineter informó que van a seguir las lluvias por lo que debemos cuidarnos, hay un remanente de los vientos de IOTA y los suelos están saturados, hay niveles altos y moderados de alerta, debemos mantener todas las medidas y los cuidados en lugares susceptibles de deslizamiento de tierra, puntualizó.

 La Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía precisó que hasta el momento 50 mil nicaragüenses continúan albergados, por lo que se asegurará su retorno a los hogares en la medida que las condiciones lo permitan para garantizarles la vida y que no corran riesgo.

Hemos trabajado todo el gobierno, las alcaldías, el Ejército, la Policía, el Minsa, los bomberos, Enatrel, Enacal, el Mined, el MTI, la Empresa Portuaria, la Juventud Sandinista, la familia y la ciudadanía organizada, y donde podemos trabajar desarrollamos la limpieza y despeje de vías, labores de escombreo para despejar las calles y vías en todo el país,  señaló.

Nuestra agenda de trabajo es continuar atendiendo y protegiendo en solidaridad a las familias, a la población albergada con alimentación y atención médica, y mantener la vigilancia y la atención a los puntos críticos, orientó.

Informó que se restituyen los servicios con todas las instituciones, se recuperan las comunicaciones en todo el país, la energía eléctrica, se da respuesta a las afectaciones del servicio de agua potable, se trabaja en los puertos.

Destacó la importancia de la destrucción material que enfrentamos, pero sobre todo la pérdida de los hermanos, por ello subrayó que debemos cuidar la vida.

Oremos por ellos, por sus familiares; resguardamos a las familias con antelación pero no podemos obligar a las personas a salir de sus casas. Los persuadimos, pero tenemos que crecer en conciencia de riesgo y en trabajo de comunicación permanente del Sinapred, los Comupred, las brigadas, indicó.

La Compañera Rosario resaltó que vivimos en una zona de alto riesgo y vulnerabilidad, en la que estos fenómenos van a repetirse.

Ante esta situación llamó a crecer en conciencia de riesgo para cuidarnos y a restaurar los servicios básicos y acometer las posteriores tareas de reconstrucción de viviendas y espacios de trabajo de las entidades del estado y el gobierno tomando en cuenta los requisitos constructivos para zonas de alta vulnerabilidad a huracanes, temblores, y otros fenómenos naturales.

La construcción tiene que responder a ciertos parámetros para recuperar lo que teníamos y para proteger las vidas en cada lugar, exhortó.

Reiteró que gracias a la labor de previsión, a los refugios creados en casas comunales, iglesias, instituciones no tenemos que lamentar mayores pérdidas de vidas.

Aprendamos del dolor, del sufrimiento e incorporemos la esperanza para seguir avanzando, instó.

Cada vez vemos más claro que tenemos que incorporar a nuestro trabajo la recurrencia de estos fenómenos y debemos atender con mayor profesionalidad estas situaciones, manifestó.

De igual forma, destacó que todas las instituciones del Estado y el gobierno están sirviendo al pueblo con convicción y entrega cristiana y solidaria.

En medio de las dificultades y las tragedias nos sentimos agradecidos y bendecidos porque podemos trabajar juntos y desatar todos los procesos de concordia y bien común, podemos vivir como familia estas situaciones adversas, como hermandad, que pedimos a Dios que crezca junto con el sentimiento de fraternidad, para vivir juntos todos los momentos difíciles y alegres, porque la unión hace la fuerza,  enfatizó.

La Compañera Rosario agradeció a todos los pueblos, países, organismos, familias nicaragüenses, hermanos pastores que nos han enviado oraciones y mensajes de aliento, a las familias e iglesias que han abiertos sus puertas para proteger a otras familias.

El compromiso es de acrecentar el sentimiento generoso de reciprocidad para incrementar las energías positivas, creativas, fraternales y vivir unidos por el bien común, afirmó.

Estamos juntos y sabemos recibir de Dios nuestro señor toda su voluntad, de la que aprendemos. Sabemos que podemos porque Dios bendice nuestros caminos y nuestros días, aseguró la Compañera Rosario.
mem/ana

también te puede interesar