Nicaragua

Volcán El Chonco, la ruta de las aventuras

Nicaragua tiene sorpresas de naturaleza y aventuras, en senderos que atraen a los más activos para sus vacaciones

Volcán El Chonco
Volcán El Chonco |

Oliverio Celaya |

En el peregrinar por nuestro país en busca de escenarios favorables para el turismo de naturaleza y aventuras, los volcanes tienen un lugar privilegiado como parte de rutas de descanso activo que muchos agradecen, sean extranjeros o nacionales.

Se trata de un paisaje con mucho que contar en materia de imagen y sensaciones, espacios capaces de dejar una imagen imperecedera en nuestros recuerdos como ocurre con el volcán El Chonco.

Y es el caso de que al pie Noroeste del Volcán San Cristóbal, con una altura mucho menor que éste -mil 165 metros de altitud- se encuentra El Chonco.

Es un volcán apagado y fuertemente erosionado, rodeado de abundante naturaleza y vida silvestre, resulta interesante por su condición de volcán «viejo».

El Chonco no fue activo en tiempos históricos. No se conocen mayores detalles sobre su última erupción y aún apagado, presenta todavía un peligro por la posibilidad de deslizamientos. En 1960 ocurrió un deslave mayor al lado Norte del Volcán.
Sin embargo, de lo que se trata es de un espacio muy particular para realizar senderismo, tomar fotografías y disfrutar de la naturaleza de nuestro bello país.

Y es que la ruta por volcanes es privilegiada en Nicaragua, un atractivo particular para mucha gente, cuando es imprescindible conocer lo que es un volcán y cuantas emociones puede depararnos.

Un volcán (del nombre del dios mitológico romano Vulcano) es una estructura geológica por la que emerge el magma que se divide en lava y gases provenientes del interior de la Tierra.

El ascenso del magma ocurre en episodios de actividad violenta denominados erupciones, que pueden variar en intensidad, duración y frecuencia, desde suaves corrientes de lava hasta explosiones extremadamente destructivas.

En ocasiones, los volcanes adquieren una forma cónica por la acumulación de material de erupciones anteriores. En la cumbre se encuentra su cráter o caldera.

Por lo general, se forman en los límites de las placas tectónicas, aunque existen los llamados puntos calientes, donde no hay contacto entre placas, como es el caso de las islas Hawái.

Los volcanes pueden tener muchas formas y despedir distintos materiales. Algunas de las formas más comunes son el estratovolcán, el cono de escoria, la caldera volcánica y el volcán en escudo.

También existen numerosos volcanes submarinos ubicados a lo largo de las dorsales oceánicas. Algunos alcanzan una altitud superior a los seis mil metros sobre el nivel del mar.

El volcán más alto del mundo es el Nevado Ojos del Salado, en Argentina y Chile, siendo además la segunda cumbre más alta de los hemisferios sur y occidental (solo superado por el cerro argentino Aconcagua).

Sin embargo, en Nicaragua tenemos una ruta de volcanes que llama mucho la atención y constituye interés de muchas personas del mundo, sean científicos o simples viajeros
mem/rfc

también te puede interesar