Nicaragua

Gregorio Aguilar Barea, hito en la historia de Nicaragua

Su obra ha trascendido al tiempo debido a la gran visión que tuvo por el desarrollo de la educación

Gregorio Aguilar Barea
Gregorio Aguilar Barea |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Los nicaragüenses recuerdan al maestro, artista y humanista Gregorio Aguilar Barea, quien hace 50 años pasó a otro plano de vida debido a un trágico accidente de tránsito el 16 de agosto de 1970 cuando solo tenía 37 años de edad.

Aguilar Barea nació el 11 de septiembre de 1933 en Juigalpa y desde pequeño resaltó por ser un excelente alumno e hijo, obteniendo los mejores resultados en los centros de estudio donde ingresó.

También conocido como el «Príncipe de los Cronistas Nicaragüenses», Gregorio logró egresar en 1952 del Instituto Nicaragüense Cultural Hispánica (INCH) con el título de maestro y más tarde consiguió un empleo enseñando clases de gramática, dibujo natural, geométrico, educación física, música y canto.

Para ese propio año cuando se organiza el clan por iniciativa del profesor Guillermo Rothschuh, Tablada toma esta institución a su cargo y construye el edificio con la cooperación gubernamental, municipal y popular.

La obra de Goyito, como le llamaban sus amigos más cercanos, ha trascendido al tiempo debido a la gran visión que tuvo por el desarrollo de la educación y es reconocido como un hito en la historia de Chontales y de Nicaragua por sus extraordinarios proyectos como el Museo Arqueológico de Juigalpa y el Zoológico Thomas Belt, los cuales manifiestan la identidad de los juigalpinos y de los chontaleños.

Aguilar Barea es reconocido por el sello a lo que llamamos la Chontaleñidad que permite identificarlos en cualquier parte del país, a través de sus obras.

niv/lvr

también te puede interesar