Nicaragua

Los tiburones de agua dulce de Nicaragua

La característica única de los escualos atrae la atención de todo el planeta

tiburones
Tiburones de agua dulce |

Oliverio Celaya |

Los tiburones de por sí son una curiosidad por su persistencia y mecanismos de supervivencia, lo que los hace criaturas que llaman la atención de los científicos del mundo, pero los que nadan en agua dulce en nuestra Nicaragua tienen un espacio particular en esa atracción.

Cuando un grupo de científicos estudió la presencia de un tiburón en las aguas dulces y mansas del Gran Lago Nicaragua -también conocido como Cocibolca-, pensó que se trataba de una rara especie que solo habitaba en ese lugar.

Entonces corría el año de 1877 y el hallazgo fue tan sorprendente que el gobierno emitió una edición especial de estampillas con la imagen del animal como un símbolo de identidad nacional.

La teoría se mantuvo vigente durante un siglo, hasta que en 1976 otros investigadores encontraron que en realidad allí habitaba una especie común en aguas tropicales y subtropicales, llamada Carcharhinus leucas o tiburón toro.

Los científicos describieron cómo el pez se instalaba en el lago tras recorrer el Río San Juan, que conecta con el Mar Caribe.

Un fenómeno que sigue pasando hoy en día aunque la población merma debido a la pesca, según expertos nicaragüenses.

Asimismo, señalaron al respecto que no existen mayores datos sobre cuántos hay en el lago, pero la migración desde el mar subiendo por el río hasta llegar al lago fascina a los científicos.

Los tiburones toro, cuya mordida es considerada la más potente de cualquier especie de tiburón, suelen habitar en aguas marinas aunque también tienen una inusual capacidad de adaptar su organismo a las aguas dulces.

Esta capacidad es compartida con otras poquísimas especies que pertenecen a la familia Glyphis, llamados comúnmente tiburones de río, que pueden verse en el norte de Australia.

Sin embargo, el tiburón toro es la única especie con esta extraordinaria habilidad que circula por las aguas de América, aunque también hay ejemplares en el río Zambeze, el cuarto más largo de África, y en el océano Pacífico e Índico.

Por tanto, sin lugar a dudas esta es una de las curiosidades más significativas de Nicaragua y que atrae no solo a científicos, sino a visitantes de todo el orbe.
mem/rfc

también te puede interesar