Nicaragua

San Pedro de Lovago, tiempos de antes

La presencia ancestral encuentra espacios en nuestro país

San Pedro de Lovago
San Pedro de Lovago |

Oliverio Celaya |

Los antepasados aborígenes de Nicaragua están sumamente vivos, esta afirmación de los expertos tiene realce cuando se viaja a lugares interesante y coloridos como lo es San Pedro de Lovago, escenarios que aportan mucho a nuestra cultura personal.

San Pedro de Lovago es un municipio que pertenece al departamento de Chontales, y se fundó el 15 de junio de 1864, con una extensión territorial de 466,50 kilómetros cuadrados.

Este pueblo tuvo distintos asientos desde sus orígenes, siendo el actual sitio la cuarta localización.

Históricamente se conoce a los antepasados indígenas de Lovago como los Lovagüenses y Loviguiscas, éstos fueron víctimas de invasiones, saqueos y plagios de parte de las tribus de la región de la Costa Atlántica, siendo obligados a buscar refugio en diferentes lugares de la región Chontaleña.

De esa suerte se ubicaron en cuatro grandes asientos: el primer asiento, tuvo lugar en el paraje La Pintada, 3,8 kilómetros al norte del actual poblado. El segundo asiento se ubicó en terrenos de la finca de Don Agustín Vega; el tercero en las inmediaciones de la entonces Villa de Acoyapa. En este lugar la población vivió más de un siglo.

La aridez de las tierras de la región occidental de Acoyapa y la sequía persistente de aquellos tiempos, motivaron que gran parte de los Lovagüenses se establecieran en la región montañosa de las inmediaciones del Río Mico, en las proximidades de sus primitivos asientos.

En el año 1860 se radicaron en el Valle de Esquipulas la familia Hurtado, con el tiempo el paraje tomó el nombre de Valle de los Hurtados.

A partir de este último año, se acentuó la fuga de los Lovagüenses hacia el Valle de los Hurtado. Esta circunstancia determinó al municipio de Lovago a solicitar al prefecto del departamento de Chontales la necesidad de levantar una información para recoger de la casi abandonada población de Lovago el voto de sus vecinos para el traslado definitivo.

El municipio cuenta con un total 7,477 habitantes, con una población urbana de 3,719 habitantes.

El territorio se localiza en la región morfológica «las mesetas y serranías de la Región Central» de origen volcánico.

La sierra de Amerrisque (990 metros) que forma parte de la serranía Chontaleña, desciende en forma escalonada hacia el oriente hasta confundirse con la meseta de La Libertad y Santo Tomás donde tiene sus cabeceras el río Mico.

Hay agua natural que da origen a la gran cantidad de riachuelos y ojos de agua los que a su vez dan lugar a la formación de los ríos más importantes en el municipio como el río Mico, Bulún y Sucio, y otros riachuelos como son Marta Vieja, Quinuma, El Coco, Matagua, Las Lajitas, El Corozo, Molenjoncito y El Cacao.

Existen aguas termales como El Valle de Ñambar, conocido con el nombre de Aguas Calientes. De ahí que además de la historia, es un lugar perfecto para el descanso activo y el disfrute de la naturaleza.
mem/rfc

también te puede interesar