Nicaragua

El noble gesto de un taxista

Logró evitar el fatídico destino de una cusuca y sus pequeñas crías

Francisco Jiménez
Taxista Francisco Jiménez |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

En Tu Nueva Radio YA se dio la noticia del noble gesto del taxista Francisco Jiménez, quien en uno de sus recorridos observó cómo un desalmado arrastraba a una cusuca amarrada de las patas junto a sus crías y decidió actuar con rapidez y evitar que los animalitos fueran vendidos o los mataran. Detuvo la marcha y logró recuperar a los armadillos.

“Le quité a la cusuca y sus dos crías y las eché en un saco y aprovechando que llevaba a unas comerciantes al mercado Oriental, aproveché a pasar rapidito por aquí (la emisora radial) porque sé que ustedes velarán por el bienestar de estos animalitos”, detalló don Francisco.

Inmediatamente, se presentó a el director de Biodiversidad del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena), René Castillo, quien ayudó al traslado de los tres armadillos al área protegida del Parque Nacional Volcán Masaya donde fueron liberados para garantizar su cuido y reproducción.

Los armadillos son mamíferos muy fáciles de reconocer, distinguibles por tener una armadura formada por placas óseas cubiertas por escudos córneos que les sirven como protección, y que en algunos géneros permiten al animal enrollarse en forma de bola.

Externamente se parecen un poco a los pangolines, mamíferos de África y Asia cubiertos de enormes escamas o placas, y que tienen hábitos similares. Esta es la razón por la cual fueron clasificados en el mismo orden en el pasado, pero actualmente es claro que no están emparentados, perteneciendo los armadillos al orden (o superorden) Xenarthra y los pangolines al orden Pholidota.

Los armadillos son nocturnos y cavadores. Son insectívoros y omnívoros necrófagos propios de la zona tropical Centroamérica y Sudamérica.

Mel/

también te puede interesar