Nicaragua

Helados Emanuel deleita a los nicaragüenses con sus múltiples sabores

Este negocio ha participado en Nicaragua Emprende, Nicaragua Diseña, el Parque de Ferias, entre otros espacios que promueve el Gobierno Sandinista

Helados de diferentes sabores
Helados de diferentes sabores |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

La facilidad para emprender en Nicaragua fue la motivación del costarricense Rodrigo Rodríguez y su esposa, la nicaragüense Ludy Amanda Pérez Aráuz, quienes desde hace tres años comenzaron en el país su negocio “Helados Emmanuel”, paletas artesanales sólidas y cremosas.

Esta pareja decidió renunciar a su trabajo en Costa Rica y viajar a la tierra de lagos y volcanes para iniciar sus helados artesanales, con tan solo siete sabores y una inversión de 500 córdobas, ofreciendo el producto a sus vecinos.

No todo fue fácil. Motivados por sus primeros clientes, decidieron alquilar un local, que no resultó rentable y tuvieron trasladar el negocio hacia un área verde de su casa.

Pero no todo estaba perdido, sin importar la distancia, los compradores que habían probado los helados, siguieron visitando el negocio.

Más tarde decidieron también vender el producto en una cajita de cartón en una escuela de Managua y tuvieron gran aceptación.

“Comenzamos a decorar el lugar, que es una área verde de la casa y también decidimos crear nuestras página en redes sociales; pero la gente se quejaba que era muy largo la ubicación del negocio, entonces sabíamos que faltaba algo y era una medio para movilizarnos y fue cuando nace la idea de comprar una motito, que la convertimos en un camioncito”, expresó Ludy Amanda Pérez Aráuz, propietaria de helados Emanuel.

Tras la compra de la moto, los emprendedores invirtieron también en el equipamiento, congeladores, una planta eléctrica, luces e instalaciones eléctricas lo que los ayudó a participar en eventos y ferias.

Recuerda que «el inicio es duro, pero si se quiere se puede. Iniciamos produciendo mensual y ahora cada dos días se saca producto”.

Helados Emanuel, también tiene puestos en un centro comercial, ubicados en un colegio de la capital y trabajan con personas que quieren vender sus productos.

Este año esperan que la situación mejore y poder abrir dos nuevos establecimientos en puntos estratégicos.

Dentro del área de la heladería, ofrecen el churchil, una explosión de sabores que contiene granizado, leche en polvo, cóctel de fruta, helado y barquillos.

Cuentan con 15 sabores en paletas que incluyen leche condensada, coco, maní, chicle, ron con pasa, queque, yogurt de fruta más los sabores de temporada, malteadas, batidos y chocobananos con toping (leche condensada, chocolate, fresa o caramelo), elegido por el cliente, entre otra diversidad de especialidades.

Pérez Aráuz explicó que, los helados son cien por ciento libres de químicos y preservantes los cuales comienzan el proceso con la calidad de las materias primas para luego preparar congelados sólidos y cremosos debido a la máquina que los corta cada media hora o 45 minutos.

Señaló que el amor en el proceso es un detalle que no puede faltar en el proceso de elaboración.

Esta ingeniería industrial y su esposo técnico en refrigeración industrial inspiran a las personas a no perder la esperanza y a buscar en instituciones como el Ministerio de la Economía Familiar (MEFCCA), un mayor apoyo.

“Emanuel se llama el negocio, porque desde que comenzamos, sabíamos que Dios nos iba a respaldar y el nombre significa: Dios con nosotros”, añadió.

La joven nicaragüense, comentó que, ante la pandemia de la Covid-19, innovan en el área verde con la construcción de lavamanos para los clientes pero con productos amigables al medio ambiente. Es por eso que trabajan con el Movimiento Ambientalista Guardabarranco, quienes les han enseñado a reutilizar y reciclar los materiales.

En este espacio también las mesas, basureros y bancas son eco amigables, “porque el planeta es el legado que le dejamos a nuestros hijos”, añadió.

Al referirse al por qué instalarse en Nicaragua manifestaron que tras su recorrido por varios países decidieron quedarse en la tierra de lagos y volcanes por las posibilidades de emprender y el clima de tranquilidad para trabajar”.

Hoy, don Rodrigo Rodríguez o don Emmanuel a como le llaman los clientes, se muestra contento, agradecidos con Dios y con esta tierra que le abrió las puertas.

Este negocio ha participado en Nicaragua Emprende, Nicaragua Diseña, el Parque de Ferias, entre otros espacios que promueve el Gobierno Sandinista.

Helados Emmanuel, ubicado en Residencial Casa Real, calle 3, casa G-19, abierta desde la 1:00 pm a las 10:00 pm, también atienden eventos privados como cumpleaños y fiestas y se ajustan a los bolsillos del cliente.

Este emprendimiento ha elaborado desde 650 hasta cinco mil helados para eventos con precios desde 25 hasta 90 córdobas.

La mayoría de las máquinas para hacer los helados son elaboradas por Rodrigo Rodríguez, uno de sus secretos, para lograr la exquisitez de sus productos.
mem/lvr

también te puede interesar