Nicaragua

El Día de la Divina Misericordia, vivimos el cristianismo todos unidos alrededor del bien común

La Vice Presidenta de la República resaltó las palabras del Santo Padre de este domingo

Día de la Divina Misericordia
Todos unidos alrededor del bien común,Afirmó la Vice Presidenta de Nicaragua |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Este domingo 19 de abril, Día de la Divina Misericordia, vivimos el cristianismo en el mundo todos unidos alrededor del bien común, repartiendo todo entre todos según la necesidad de cada uno. Eso es vivir en misericordia, afirmó la Vice Presidenta de Nicaragua, Compañera Rosario Murillo.

La Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, citó las extraordinarias palabras del Santo Padre sobre las fiestas de La Divina Misericordia. El Papa, dijo, nos habla del riesgo de un virus todavía peor, el del egoísmo indiferente que se transmite.

“Estamos seguros que el nombre de Dios es misericordia”. Así lo dice el Santo Padre y así es como queremos seguir adelante en esta Nicaragua bendita, siempre libre.

“Necesitamos al Señor, que ve en nosotros, más allá de nuestra fragilidad, una belleza perdurable. Con Él descubrimos que somos valiosos en nuestra debilidad, nos damos cuenta de que somos como cristales hermosísimos, frágiles y preciosos al mismo tiempo. Y si, como el cristal, somos transparentes ante Él, su luz, la luz de la misericordia brilla en nosotros y, por medio nuestro, en el mundo. Ese es el motivo para alegrarse, como nos dijo la Carta de Pedro, `alegraos de ello, aunque ahora sea preciso padecer un poco en pruebas diversas´”, afirmó el Papa Francisco.

Y continuó Rosario citando al Sumo Pontífice: “Aprovechemos esta prueba como una oportunidad para preparar el mañana de todos, sin descartar a ninguno: de todos. Porque sin una visión de conjunto nadie tendrá futuro. Hoy, el amor desarmado y desarmante de Jesús resucita el corazón del discípulo. Que también nosotros, como el apóstol Tomás, acojamos la misericordia, salvación del mundo, y seamos misericordiosos con el que es más débil. Sólo así reconstruiremos un mundo nuevo”, afirmaba el Santo Padre.

“Que lindas palabras del Papa, aprendamos a vivir como verdaderos cristianos, a dejar de ser egoístas, indiferentes, a acoger la solidaridad, la misericordia que es la salvación del mundo y a ser misericordiosos con el más débil”, instó la Vice Presidenta.

“Solo podrá haber un nuevo mundo si aprendemos a vivir y compartir como verdaderos cristianos, a vivir con amor, en paz, estar unidos. Solo así unidos, tendremos futuro”, afirmó.

Seguimos trabajando con el orgullo de servirles a este pueblo noble, valiente, con cristo Jesús sin indiferencias, egoísmos o rencores. Tenemos que ser, vivir, comportarnos y conducirnos como cristianos, es nuestro deber, detalló.

Agradecemos todas las señales del cielo que nos marcan el camino hacia el bien común y nos saludamos todos con inmenso cariño, desde la fe que en nuestra Nicaragua es cultura, tradición y familia con el aliento supremo de la confianza en Dios, afirmó la Compañera.

Preció Rosario que, según nuestro modelo cristiano dejamos que la mano de Dios nos guíe y fortalezca en este vivir que es un combate. “Desde niños aprendemos y vivimos en caridad, a nunca ser indiferentes, aprendimos a descubrir el sentido de la vida, alegrarnos dando y a redescubrir esos sentidos de solidaridad, buena esperanza, invocando a Dios para que los milagros del cariño nos hagan menores.

«Desde niños nos enseñan a apartar los enojos, la indiferencia y evocar la concordia entre todos. Juntarnos y acercarnos como hermanos. Ser buenos, generosos, misericordiosos. En estos tiempos que transitamos, siempre procurando aprender con humildad”, reflexionó Rosario.

“Aprender en estos tiempos qué es el perdón, la reconciliación, la unidad por el bien común. Aprender qué es la no repetición, abrir el corazón a las necesidades de todos y cada uno. La misericordia debe desplazar el egoísmo y la indiferencia. La misericordia no conoce de odios ni rencores”, afirmó.

Sabemos ver y encontrar el amor infinito de Dios. Tenemos la virtud de ser tranquilos y fuertes, del fuego interior, el alma, el espíritu

Este domingo de la Divina Misericordia agradecemos a Dios por nuestras vidas, por la salud, por la valentía que estamos aprendiendo a seguir adelante. Agradecemos infatigablemente y damos gloria a Dios porque nos ha reportado el Ministerio de Salud que solo tenemos un caso de enfermo de COVID-19 en el país.

Se trata del hermano de 59 años, contacto con otras Nacionalidades, que se encuentra en recuperación. Y no tenemos transmisión local comunitaria, gracias infinitas a Dios.

Seguimos trabajando en la atención y prevención todos juntos. El monitoreo es permanente en todo el país, se sigue realizando a través de nuestro sistema de presencia directa, y ya se han realizado tres millones y medio de visitas en la tercera jornada que nos lleva de casa en casa cuidándonos juntos.

Recordó también la Vice Presidenta que este lunes será el lanzamiento la jornada de vacunación, en la que se administrarán casi dos millones de dosis de vacunas para protegernos de varias enfermedades, entre ellas la polio, la difteria, el tétano, la hepatitis B, la tos ferina, la influenza B, el neumococo, el sarampión, la rubiola, el rotavirus, la influenza en general, precisó.

ale/ybb

también te puede interesar