Nicaragua

Tenemos la confianza en el mañana que estamos construyendo, afirmó la Compañera Rosario

En su intervención de este Jueves Santo aseguró que tenemos la presencia en nuestras vidas de Cristo Jesús

familias-nicas
Familia nicaragüense |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

“Tenemos la confianza en el mañana que estamos construyendo porque deben venir tiempos mejores desde el alma espléndida de los pueblos y de nuestro pueblo nicaragüense. Estamos viviendo un momento de recogimiento, de pasión y vamos a la resurrección como pueblo de Dios”.

Así reflexionó este mediodía la Vice Presidenta de la República, Compañera Rosario Murillo en referencia a la jornada de Jueves Santo en la que “nuestra Nicaragua, nuestro pueblo permanece tranquila en unión familiar, en calma y aplicando todas las medidas de protección y cuidado de la vida gracias a nuestro modelo de salud y atención comunitaria”.

La Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía detallo que las circunstancias duras e inéditas que atraviesa toda la humanidad, debemos hacerlas siempre esperanzadoras y de ellas aprender. “Es mandato providencial, toda esta circunstancia debe servirnos para aprender y crecer. De estos momentos difíciles estamos aprendiendo a ocuparnos de las cosas realmente importantes, de lo que nos hace falta para vivir”, reflexionó.

Detalló la Vice Presidenta sobre los hermosísimos mensajes de aliento y esperanza que nos convocan a lo importante y a aprender a vivir de otras maneras.

“Entre ellos los del Santo Padre que nos habla de vivir de otra manera, de ponerle valor a lo que realmente lo tiene, a la familia y a nuestro sentido de humanidad. Debemos aprender cada día a dar importancia a lo realmente es importante y valioso. Y hacer de toda circunstancia un momento de aprendizaje y trascendencia”.

Las palabras del Papa Francisco durante este Jueves Santo nos hablan del perdón, de la confianza, de ser generosos y no tener miedo a perdonar. Son mensaje de luz, lo importante en la vida es redescubrir todos los días el amor de Dios, el amor entre nosotros y entender nuestra condición de seres humanos y espirituales hijos de Dios, afirmó.

Rosario exhortó también a pedirle a Dios para que de todo esto que estamos viviendo hoy en el mundo resulte mejor porque hayamos logrado ver con el ojo del corazón donde está lo que realmente importa, lo que nos hace humanos y espirituales. “Dónde está la solidaridad, el sentido de la humanidad y de familia, dónde está el ser humano que quiere vivir fraternalmente”.

En ese sentido la Vice Presidenta destacó que se mantiene en comunicación con compañeros desde distintos países quienes en sus mensajes “nos hablan de recogimiento, de reflexiones profundas, sobre que estos días son para meditar, pensar y seguir aprendiendo. Nos hablan de conversión. Recoger el verdadero sentido de la vida y convertirlo al amor, la fraternidad, la esperanza, la luz”.

Igualmente agradeció a todos los hermanos y hermanos que desde nuestra Nicaragua y otros tantos países nos escriben, saludan y hablan de fe, confianza en Dios, de orar, aprender a vivir con Dios y según la voluntad de Dios que es amor. “Gracias por tanto aliento, confianza porque somos hermanos y gran familia humana”, afirmó.

En otra parte de su mensaje al pueblo de este mediodía Rosario agradeció igualmente a todos los que estamos cumpliendo con nuestra misión cristina de servir al pueblo: los trabajadores de la salud, médicos, enfermeras, auxiliares, a todos los hermanos que circulan en la región centroamericana trasladando el comercio alimentos y productos.

Asimismo correspondió la labor de todos los miembros del Ejército de Nicaragua, a su Comandante en Jefe del Ejército, General Julio césar Avilés, a los Comisionados Generales de la Policía Nacional, a nuestro canciller Denis Moncada y al equipo de la cancillería. “Ese es el trabajo de la fraternidad humana”, destacó.

“Ofrecemos nuestro reconocimiento a todos los hermanos policías, bomberos, personal de inmigración que están en pie las 24 horas de días, los puestos de mando de las alcaldías. Todos seguimos trabajando con dedicación, esmero, devoción porque sabemos ver en nuestro pueblo el rostro de Cristo Jesús y cumplimos con muestra misión cristiana y solidaria”, afirmó la Compañera.

Seguimos trabajando en nuestro proyecto cristiano, solidario y de bien común. Todo este Estado, Gobierno e institucionalidad sirviendo a nuestro pueblo, nos sentimos bendecidos desde el corazón bueno que es nuestra familia nicaragüense. “Sabemos respetarnos, respetando los tiempos, días sagrados y estas horas de reflexión y recogimiento”.

Informó Rosario también que están bien las personas que permanecen en el Sistema Penitenciario Nacional y en las celdas preventivas de la Policía Nacional. “Continúan recibiendo sus visitas familiares y participan todos los días de esta semana en misas y cultos por video de pastores que les acompañan con mensajes espirituales a esos hermanos en estos días sagrados”.

Con esperanza cierta de resurrección caminamos. Tenemos la presencia en nuestras vidas de Cristo Jesús y las prácticas del cristianismo que nos mandan a querernos, cuidarnos y compartir juntos. Todo lo vencemos en Cristo Jesús que nos guía, alienta y fortalece.

Así en nuestra Nicaragua de amor, familia, fe, comunidad y donde todos nos sentimos hermanos vivimos con conciencia de privilegio de habitar un país y ser parte de un pueblo sagrado que sabe escuchar a Dios y sabe practicar el amor fraternal que debemos tenernos todos en todo momento, reflexionó Rosario.

Se refirió además al informe diario del Ministerio de Salud (Minsa) sobre la situación del COVID-19 en nuestro país.

Al respecto, señaló que hasta el momento se contabilizan en nuestro país cuatro casos de COVID-19, todos importados.

El señor de 70 años, que llegó de Estados Unidos, se encuentra delicado de salud, pero estable. El señor de 76 años, que ingresó también de Estados Unidos, tiene múltiples afectaciones crónicas, pero se encuentra estable. Y el ciudadano varón de 33 años de edad, que se encuentra delicado de salud, pero también está estable, manifestó.

Además se suma ahora una señora de 39 años, igualmente un caso importado, que se encuentra delicada, atendida y estable.

De las cuatro personas seguimiento responsable y cuidadoso una superó el periodo de observación reglamentaria una persona pasando resguardo domiciliar. Quedan tres personas en seguimiento responsable y cuidadoso.

Por lo tanto, quedan en este momento cuatro personas en total, en seguimiento responsable y cuidadoso.

No tenemos transmisión local comunitaria, subrayó la Compañera Rosario.
mem/ybb

también te puede interesar