Nicaragua

Centros de Desarrollo Infantil, ejemplo de atención priorizada a la niñez nicaragüense

El Gobierno Sandinista promueve la creación de esta instalaciones para garantizar la educación integral en la primera infancia

centro-desarrrollo-infantil
Centros de Desarrollo Infantil |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

“Este centro fue de gran apoyo al garantizar una formación integral a nuestros hijos, mientras trabajamos. Mis hijos crecieron, se educaron y se hicieron profesionales gracias a la educación integral de este espacio”, subrayó Doña Olga del Socorro Jarquín Avendaño, quien pudo trabajar mientras sus dos hijos estaban bien cuidados en el Centro de Desarrollo Infantil (CDI) de San Judas.

Indicó que aunque el gobierno fundó estos centros desde el Triunfo de la Revolución; durante los 16 años neoliberales estos espacios estuvieron deteriorados, pero cuando el FSLN asume nuevamente, le dio vida a los CDI, con más personal, mejor atención, infraestructura mejorada, educación de calidad, y trabajando junto con los padres en responsabilidad compartida.

Doña Olga trabajó cuatro años como voluntaria de los CDI; se retiró porque comenzó a trabajar en un colegio y fue cuando decidió llevar a su niño de 3 meses y su niña de 3 años al CDI de San Judas.

Luego de sus hijos, sus nietos también se han beneficiado de esta iniciativa impulsada por el Gobierno Sandinista para apoyar a las madres trabajadoras

En los Centros de Desarrollo Infantil (CDI) se atiende a los niños desde las 6:45 de la mañana. El día inicia en el primer periodo de la dimensión cognitiva y luego con la dimensión física. Después viene el horario de merienda, del receso, para continuar con un periodo en el que los niños socializan.

En 2007 habían 32 CDI y se atendían a cuatro mil 139 niños. En la actualidad existen a nivel nacional 266 CDI, donde son atendidos 14 mil 851 niños y niñas, de uno a cinco años de edad, por un total de mil 100 educadoras.

Los CDI son espacios de protección, seguridad, desarrollo para los niños de padres, madres o tutores que trabajan. Los infantes aprenden conocimientos básicos, al tiempo que desarrollan habilidades coherentes con su desarrollo físico e intelectual.

Las utilidades de loterías permiten subvencionar 67 centros de este tipo.

Como parte de las mejoras de estos centros, se han creado comités de padres de familia por sección.

Para matricular a los niños en los CDI el padre de familia debe presentar la partida de nacimiento, la tarjeta de vacunas, constancia, cédula y una foto del niño.

La directora del CDI de San Judas, Guisela Cecilia Pérez, destacó que los CDI tienen gran impacto porque les permite a los padres integrarse a los trabajos sabiendo que sus niños son cuidados, atendidos y alimentados.

“Viví la etapa oscura de 16 años de gobiernos neoliberales, con limitaciones económicas, dificultades en los CDI; pero cuando el FSLN ganó sabíamos que el presidente Daniel Ortega priorizaría la atención a la niñez; y así fue, inmediatamente pusieron mano en cada uno de los centros”, destacó.

“Los niños y niñas salen de los CDI dominando la lectura y la escritura, aprendiendo sobre el orden, con independencia y creatividad. Son niños listos para integrarse a la sociedad”, manifestó.

También refirió que es importante que los padres y madres de familia se involucren en el aprendizaje de los pequeños, como parte de la responsabilidad compartida.

En los Centros de Desarrollo Infantil resalta la atención inclusiva, ya que se atienden a niños y niñas, independientemente de su condición física.

En este sentido, la directora del Programa Amor, Carol Herrera, afirmó que acompañan a cuatro centros donde son atendidos niños con discapacidad, con una pequeña subvención y con capacitaciones.
mem/ana

también te puede interesar