Nicaragua

Último adiós a Mercedita Solís

Durante las honras fúnebres de la reconocida periodista y educadora de generaciones se le otorgó, posmortem, la orden Rigoberto Cabezas

Luchadora sandinista, periodista y educadora, Mercedita Solís
Luchadora sandinista, periodista y educadora, Mercedita Solís |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

A los 82 años y con una reconocida labor como luchadora sandinista, periodista y educadora, Mercedita Solís recibió del pueblo y Gobierno de Nicaragua el último adiós, antes de descansar para siempre en su cama mortuoria.

Durante el acto de homenaje, efectuado en el Palacio Nacional de la Cultura en Managua, el presidente de la Asamblea Nacional, Gustavo Porras, entregó la orden Rigoberto Cabezas al hijo de la periodista nicaragüense, Alejandro Hernández Solís, en reconocimiento de la labor de esta profesora de generaciones.

En la cita, Gixa Torres, resaltó la entrega y disposición de la periodista, fiel defensora de los derechos de las mayorías; mientras el compañero de profesión Martín Madriz, señaló su valía como mujer inclaudicable, correcta y seguidora de sus ideales.

Al encuentro asistieron familiares y amigos, así como la bancada sandinista, como el diputado Edwin Castro, quien manifestó lo que significa Mercedita para las nuevas generaciones por constituir un ejemplo de lucha por la libertad.

“Es uno de los ejemplos históricos más fuertes y más palpables del periodismo de catacumbas cuando la dictadura somocista frenó la verdad al pueblo, ella fue una de las que daba la verdad de lugar en lugar y eso le valió cárcel y represión”, apuntó.

Denis Schwartz, director de Tu Nueva Radio Ya, habló en nombre de los medios de comunicación y destacó el empeño de las instituciones de la información de continuar peleando por la consolidación a un pueblo solidario, cristiano, fraterno, entregado para el bien de todos, siguiendo el camino trazado por Solís.

Asimismo, el periodista Alberto Mora la señaló como ejemplo del tesón de la mujer nicaragüense en las luchas que llevaron a nuestro pueblo a su liberación definitiva ante la dictadura somocista en 1979.

Al finalizar, Alejandro Hernández, uno de sus hijos, afirmó que a pesar de los peligros en su niñez, siempre estuvieron resguardados por el amor y la sabiduría que transmitían sus padres.

ale/lab

también te puede interesar