Nicaragua

¡Las calles están llenas de «Viejos»!

Este año los precios oscilan entre 250 córdobas, los medianos con pólvora incluida se cotizan en 700 y los más grandes a 1200

¡Las calles están llenas de "Viejos"!
¡Las calles están llenas de "Viejos"! |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Entre las tradiciones de Nicaragua para despedir un año que se va está la quema del “viejo” durante la medianoche del 31 de diciembre.

Los comerciantes de todo el país invitan a las familias a comprar los muñecos. Este año los precios oscilan entre 250 córdobas, los medianos con pólvora incluida se cotizan en 700 y los más grandes a 1200.


En el tramo donde se comercializa pólvora conocido por La Gata, ubicado en el sector del Ministerio del Trabajo, todos los años venden cerca de 100 viejos de variados precios.

El propietario de ese establecimiento, Luis Ortiz, señaló que desde hace varios días han recibido encargos con figuras variadas, con imágenes de futbolistas, enanos o personajes internacionales.

Apuntó que algunos de sus productos en exhibición ya están encargados, por lo que invitó a las familias a hacer sus compras a tiempo para despedir tradicionalmente el año.

El muñeco representa básicamente el año que termina, se elabora con ropa vieja, cartón, papel, relleno de paja, aserrín, paste montés u otro material que esté a la disposición siempre relleno con pólvora  para después ser quemado a la medianoche del 31 de diciembre a la víspera del año nuevo.

Esta práctica se realiza en varios países latinoamericanos, desde México, Uruguay, Colombia, Venezuela, Ecuador, Nicaragua, entre otros.

En nuestro país, la quema de «El Viejo» y representa una despedida de todo lo vivido durante el año que termina sea malo o bueno y al quemarlo se van supuestamente todas los males que se hayan tenido en ese año y poder así comenzar el nuevo año llenos de bendiciones.


¿Cómo surgió esta tradición?

Según se cuenta, dicha urbe se vio amenazada por un brote de fiebre amarilla y como medida sanitaria confeccionaron atados de paja y ramas con los vestidos de los familiares muertos para quemarlos en la calle el último día del año y ahuyentar así la peste y la desesperanza.

mel/nda

también te puede interesar