Nicaragua

Trabajamos desde nuestra Fe para que a todos nos sea respetada nuestra Dignidad y nuestros derechos

Trabajamos desde nuestra Fe para que a todos nos sea respetada nuestra Dignidad y nuestros derechos

familia nicaragüense
Familias nicaragüenses |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Los nicaragüenses trabajamos desde nuestra Fe para que a todos nos sea respetada nuestra Dignidad y nuestros derechos, subrayó la Vice Presidenta de la República, Compañera Rosario Murillo.

«Estamos respetando el derecho a la vida buena, a la vida con trabajo, a la vida con seguridad, de tantas familias que ahora, en sus comunidades, en sus hogares tienen energía eléctrica para trabajar, estudiar en mejores condiciones y prosperar», expresó este viernes en su habitual intervención a través de los medios del Poder Ciudadano.

Y señaló cómo por estos días hay caminatas navideñas en toda Nicaragua, celebrando nuestra Fe cristiana, pero también la Paz, el cariño y la confianza que anima a cada nicaragüense, porque sabemos que el Porvenir es de los que creemos.

En tal sentido, la Vice Presidenta se refirió al mensaje con el que el Papa Franscico agradeció a quienes no se rinden y tratan todos los días de construir una sociedad más humana y más justa, recordando que no podemos ni debemos mirar para otro lado ante las injusticias, las desigualdades, el escándalo del hambre en el mundo y de la pobreza.

Un mundo, enfatizó Rosario, donde aún hay niños que mueren porque no tienen agua ni comida, o los cuidados necesarios.

«Dice el Santo Padre que no podemos cerrar los ojos ante nuestros hermanos que por causa de los conflictos, de la violencia, de la miseria o de los cambios climáticos, tienen que dejar sus países y, a menudo, van al encuentro de un triste destino», refirió.

Asimismo, manifestó que esa triste realidad contrasta con el espíritu que buscan promover estas fechas, en las que los pueblos cristianos celebran el Nacimiento del Niño Jesús.

De ahí que la Compañera citara el hermoso poema «Los tres Reyes Magos» que Rubén Darío, el Príncipe de las Letras Castellanas, compuso inspirado en ese espíritu de Paz y Fraternidad:

-Yo soy Gaspar. Aquí traigo el incienso.
Vengo a decir: La vida es pura y bella.
Existe Dios. El amor es inmenso.
¡Todo lo sé por la divina Estrella!

-Yo soy Melchor. Mi mirra aroma todo.
Existe Dios. Él es la luz del día.
La blanca flor tiene sus pies en lodo.
¡Y en el placer hay la melancolía!

-Soy Baltasar. Traigo el oro. Aseguro
que existe Dios. Él es el grande y fuerte.
Todo lo sé por el lucero puro
que brilla en la diadema de la Muerte.

-Gaspar, Melchor y Baltasar, callaos.
Triunfa el amor y a su fiesta os convida.
¡Cristo resurge, hace la luz del caos
y tiene la corona de la Vida!

Precisamente, manifestó Rosario, en Nicaragua «tenemos la Corona de la Vida: la Fe, la Esperanza, el Amor, que nos convida todos los días a celebrarnos, victoriosos, como pueblo amante de la Paz, mientras avanzamos desde los valores de Familia hacia un Futuro Mejor».

ale/abc

también te puede interesar