Nicaragua

Masaya rindió honores al suboficial Carlos Alberto Suce Ortiz

En medio del dolor por su pérdida, la familia del oficial de policía asesinado subrayó que el pueblo nicaragüense debe mantenerse unido por la paz que defendió Carlos Alberto

masaya-8
Masaya rindió honores al suboficial Carlos Alberto Suce Ortiz |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Un mar de pueblo desbordó este lunes las calles de Masaya para rendirle honores al inspector Carlos Alberto Suce Ortiz, Héroe de la Paz que ofrendó su vida en cumplimiento del deber.

Las honras fúnebres del oficial, asesinado por integrantes de la banda delincuencial «El Chabelo», tuvieron lugar en la vivienda donde vivía junto a su esposa y sus padres. Y hasta allí llegaron cientos de nicaragüenses, miembros de la Policía Nacional, autoridades municipales y de la dirigencia del FSLN, para rendirle tributo.

En medio del dolor por su pérdida, la familia de Carlos Alberto expresó que el mayor logro que puede alcanzar Nicaragua es la paz a la que contribuyó el valiente joven, que deja una niña de cinco años.

«Le pido al Gobierno que combata fuertemente a la delincuencia y a las bandas criminales que han hecho mucho daño a todos los nicaragüenses», señaló Carlos Alberto Suce Paz, padre del oficial asesinado, al recordar que en una conversación con su hijo el sábado en la noche le pidió que se cuidara.

Asimismo, confesó sentirse orgulloso de él por contribuir a la paz e hizo un llamado para que se haga justicia y que no se repitan crímenes como este que solo causan dolor.

«Le pido al pueblo que nos unamos en favor de la paz», subrayó don Carlos.

Por su parte, el hermano de Carlos Alberto, Elmer Eliezer Suce Ortiz, que también integra las filas de la Policía Nacional, coincidió en que todos los nicaragüenses debemos seguir apostando por la paz.

«La lucha sigue, esto no termina aquí. La paz de Nicaragua tiene que seguir y nunca debemos perder ese horizonte, tenemos que seguir con ese espíritu revolucionario y todos los policías debemos seguir ese legado. Vamos a seguir adelante cumpliendo con la seguridad del pueblo», expresó.

Tanto Carlos Alberto como Elmer Eliezer estudiaron en la academia Walter Mendoza y se convirtieron en policías por vocación, con el ideal de trabajar por una Nicaragua mejor, en la que su gente se sienta segura y pueda transitar por sus calles sin temor.

Durante las exequias, el oficial fue vestido con el uniforme policial y su féretro cubierto con la bandera Azul y Blanco. En homenaje póstumo por su heroísmo e intachable conducta, la jefatura de la Policía Nacional le confirió la medalla al valor Subcomisionado Juan Ramón Torres Espinoza y el ascenso en grados.

ale/abc

también te puede interesar