Nicaragua

Sandinismo: Gobierno por y para las mayorías

La inversión social y el gasto público están garantizados

Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN)
Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) |

Noah A. Martínez |

La conciencia revolucionaria implica sensibilidad por los semejantes, rechazo a la explotación del ser humano y a su fuerza de trabajo para beneficio de una persona o grupo. El General de Hombres Libres, Augusto C. Sandino, encarnó este ideal y nos legó fraternidad, libertad, equidad y solidaridad.

Ese espíritu de lucha y resistencia de nuestro pueblo se ve reflejado en el Gobierno Sandinista presidido por el Comandante Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo, poniendo como centro de todas las políticas a las grandes mayorías, al ser humano.

Solo así se puede explicar que una vez más el Presupuesto General de la República para 2020 mantenga una prudencia en el manejo macroeconómico y garantice la inversión social y el gasto público, enfocado en la reducción de la pobreza y la eliminación de la extrema pobreza.

Pese a los desmanes ocasionados durante la intentona golpista del pasado año por parte de algunos que persisten en sembrar el odio, el objetivo del país es retornar a la senda del crecimiento sostenido del cinco por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). ¿Y esto a quién beneficia?

Ahí están las carreteras que conectan a pueblos antes olvidados, las escuelas para todos, los centros de salud con sus puertas abiertas, las viviendas dignas, los miles de kilómetros de tendidos eléctricos que llevan luz a los rincones más apartados del país…, sería interminable la lista de lo que resulta obvio para la gran mayoría del pueblo.

En este contexto, el Gobierno Sandinista fijó el Presupuesto 2020 en 79 mil millones de córdobas, del cual el 56.7 por ciento será destinado al gasto social, mientras el resto son para salud, educación y las universidades.

Con esto se garantizan programas como Hambre Cero, merienda escolar, paquetes alimentarios, Usura Cero, patio saludable, amor para los más chiquitos, titulación de la propiedad, subsidio de agua potable y energía eléctrica a sectores populares; sostenibilidad del seguro social y la lucha constante contra la pobreza en todas sus formas.

Al hacer la presentación del Presupuesto, el ministro de Hacienda y Crédito Público, Iván Acosta, subrayó que el Gobierno Sandinista redujo la pobreza del 48.3 por ciento al 24.5, al tiempo que la extrema pobreza retrocedió al 6,9 por ciento.

Acosta refirió que ello es posible por la diferencia abismal que existe entre sandinismo y el neoliberalismo. Y es que para el Gobierno Sandinista los sujetos económicos priorizados son los pobres, los sectores vulnerables y no solo los grandes capitales como ocurría en administraciones anteriores a la llegada del Frente Sandinista de Liberación Nacional.

De ahí que el compromiso del Comandante Daniel Ortega sea impulsar un Plan Nacional de Desarrollo Humano, en el cual los sujetos económicos a beneficiarse sean los micros, pequeños y medianos productores, sin excluir a los grandes empresarios que apuesten por la sostenibilidad de la nación, entendido como un todo para el bien de todos los nicaragüenses.

A fin de cuentas, la política económica del Gobierno no es generar riqueza en sí y por sí para unos pocos, sino para beneficiar a las grandes mayorías, a ese pueblo trabajador que sueña y cifra sus esperanzas en un mejor país.

“Esta es una Revolución que continúa, no se detiene, y avanza triunfal 40 años después para beneficio del pueblo”, dijo en una ocasión la Vice Presidenta Compañera Rosario Murillo. Y tiene razón.
mem/acl

también te puede interesar