Nicaragua

Presidente Daniel resalta valor de los nicaragüenses de crecer y sobreponerse a los golpes

El intento de golpe de estado de 2018 nos llevó a una crisis económica ante la cual hemos logrado retomar la ruta de crecimiento económico con justicia, equidad y paz, manifestó el Presidente de la República

Daniel-y-Rosario
Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega y Vice Presidenta Rosario Murillo |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Durante la ceremonia de entrega de cartas de estilo de nuevos embajadores, el Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega, destacó este miércoles la capacidad del pueblo nicaragüense de crecer ante las dificultades y la importancia de las alianzas internacionales para avanzar en la recuperación.

En el acto, encabezado también por la Vice Presidenta, Compañera Rosario Murillo, el Comandante Daniel indicó que no está en nuestras venas el deseo de ser colonia, por lo cual nunca nos doblegaremos ante gobiernos dictatoriales, agresiones yanquis e intentos de golpes de Estado.

Asimismo, señaló el sacrificio que le ha costado al país después de períodos de guerra, de pasar 17 años en la oposición, retomar el poder el Gobierno Sandinista en 2007 y mantener los logros alcanzados gracias a la integración entre trabajadores, campesinos, empresarios, entre otros actores.

“El país logró avanzar en la disminución de la pobreza y en la ampliación de servicios gratuitos de la salud y la educación para las familias nicaragüenses y la lucha contra el narcotráfico, el crimen organizado y el terrorismo, con el presupuesto más bajo de la región”, comentó.

Con escasos recursos evidenciamos los mayores índices de seguridad ciudadana en la región, mientras el crecimiento económico se vio truncado en el 2018 con el intento de golpe de Estado, el cual fue gestado por grupos armados financiados por Estados Unidos, que desde el ascenso al gobierno del Sandinismo fueron preparando la embestida.

Durante su alocución en este acto de bienvenida a los embajadores, el Presidente Daniel rememoró cómo los grupos antisandinistas fueron presentados en los medios de comunicación como patriotas que luchan contra la dictadura, señaló las consecuencias de esta guerra que dejó un saldo de más de 150 muertos, miles de heridos y la destrucción de hospitales, escuelas, centros de servicios, entre otros.

Simplemente se aplicó una reforma de la seguridad social en la cual se llamaba a los empresarios a que aportaran y ahí vino la explosión, sacaron las armas, pero no querían dialogar con el Gobierno sino pedían la destitución, recordó.

En ese momento un país que era reconocido por la forma en que venía logrando avanzar en el combate de la pobreza, salud, educación, en el campo productivo y comercio, se vio inmerso en un duro golpe que significó un retroceso en el desarrollo de la nación y un reto para el Gobierno empeñado en reconstruir y proveer paz, seguridad y bienestar.

Actualmente se registran avances en la estabilidad, no obstante, el Presidente señaló que para retomar la ruta de crecimiento económico con justicia, equidad y paz se necesita también el apoyo de la comunidad internacional.

En este punto, reconoció que se está haciendo difícil alcanzar una comunicación fluida y respetuosa con la Unión Europea, aunque recientemente hubo una buena experiencia con el acuerdo suscrito con Centroamérica, en el cual ambas partes mostraron madurez y abrieron las puertas al intercambio bilateral, el comercio e inversión extranjera.

Luego de la caída en picada de la economía ahora se evidencia una estabilidad gracias a las fortalezas del pueblo, los trabajadores e inversores que no se dejaron arrastrar hacia la política de destrucción que trataba de derrocar al Gobierno.

Sin embargo, los retos siguen siendo muy grandes, estamos tratando de consolidarnos, no se ha cerrado una escuela u hospital por recortes presupuestarios, al contrario, se están inaugurando y construyendo centros de salud y educativos, así como otros proyectos que incluyen caminos, carreteras, indicó Daniel.

El Presidente de la República aclaró que con el golpe sufrido en el país apostar por paralizarlo era extinguir las posibilidades, por ello el Gobierno continuó inaugurando obras sociales, entregando viviendas, mejorando pasos de nivel y carreteras, llevando la energía eléctrica a zonas rurales y fortaleciendo la red de acueductos y alcantarillados.

De ese hundimiento de menos cero, nos proponemos remontar en la economía, la situación presupuestaria no da para una mayor inversión, pero estaremos retomando un punto de partida para ir con un crecimiento sostenido a mediano y largo plazo, con el apoyo de los países hermanos.

Igualmente, significó que, más allá de las diferencias políticas e ideológicas, comprendan la situación de un pueblo que ha sido sometido a la agresión e intervención, por lo cual las buenas relaciones e intercambio bilateral sentarán las bases de su desarrollo.

Resaltó que Nicaragua es una nación dispuesta a desarrollar y profundizar relaciones. Somos un país pequeño en cuanto a extensión territorial, pero con mucha dignidad. “Esta casa es su casa, y tienen las puertas abiertas”, sentenció Daniel.

ale/lab

también te puede interesar